Panorama: Líbano

En el Líbano, un niño sirio trata de superar la discapacidad y la pérdida

Imagen del UNICEF
© UNICEF Lebanon/2013/Hunter
Sahar Samhoun, una trabajadora psicosocial libanesa de la ONG Himaya, cuida de un niño en el organismo Arc en Ciel, un espacio amigo de la infancia situado en el este de Líbano.

Por Miriam Azar y Benedicte Vene

Como todos los niños, los que tienen una discapacidad poseen muchas capacidades, pero a menudo son excluidos de la sociedad debido a la discriminación y la falta de apoyo, lo que les deja entre los niños más invisibles y vulnerables del mundo.

UNICEF presentó el 30 de mayo de 2013 su principal informe, el Estado Mundial de la Infancia: Niñas y niños con discapacidad. El informe llama la atención del mundo sobre las necesidades urgentes de una población en gran parte invisible.

Según el ACNUR, casi medio millón de ciudadanos sirios se han refugiado en el Líbano desde el estallido del conflicto en su país. Uno de ellos es Ali, que también está aprendiendo a afrontar otra terrible consecuencia de la guerra: su propia discapacidad.

BEIRUT, Líbano, 30 de mayo de 2013 – Imagine que usted es un niño sano de 13 años de edad, de una familia próspera. Un día, en la escuela, usted es testigo de la muerte de sus compañeros de clase en una explosión terrible, y se da cuenta de una de que sus piernas ha desaparecido. De repente se ve obligado a abandonar su hogar y sus pertenencias, y tiene que caminar a través de la frontera hacia un país nuevo. Se instala en un campamento improvisado, donde vive en la pobreza. Y vive también con una discapacidad.

“A veces me gustaría haber muerto en la explosión”, dice Ali. Mira hacia el suelo mientras habla a Sahar Samhoun, una trabajadora social de la organización no gubernamental Himaya, apoyada por UNICEF, un organismo subsidiario de Arc en Ciel, una ONG libanesa que trabaja con niños con discapacidades.


Tratar de adaptarse

Ali, sus progenitores y cuatro hermanas mayores huyeron de su patria siria hace seis meses en busca de seguridad. Llegaron al Líbano y tuvieron que reconstruir sus vidas desde cero mientras vivían en una tienda de campaña improvisada. Ali ha tenido que aprender a afrontar no sólo esta situación, que ha cambiado su vida, sino también la pérdida de una extremidad.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Lebanon/2013/Hunter
Los niños mayores disfrutan del aire libre y la compañía del otro en el centro de Arc en Ciel.

“Ali sigue tratando de adaptarse a la tragedia que vivió en Siria, y de aprender a hacer frente a su nueva discapacidad”, dice la Sra. Samhoun, que ofrece apoyo psicosocial a los niños con discapacidades.

Además de las intervenciones psicosociales, UNICEF apoya a los aliados de las ONG en la prestación de terapia del habla y fisioterapia para niños con discapacidad en el Valle de Bekaa, en el este de Líbano. Las ONG Arc en Ciel e Himaya dirigen un centro para niños y niñas con discapacidad y sus familias.

Una mayor vulnerabilidad

Los trabajadores humanitarios y los trabajadores sociales están viendo un número creciente de niños refugiados que llegan de Siria con discapacidades causadas por el conflicto.

“Los conflictos armados son una causa importante de discapacidad entre los niños”, dice la Representante de UNICEF en el Líbano, Annamaria Laurini. “Los niños que han sido desplazados de Siria hacia el Líbano han experimentado o presenciado a menudo actos de violencia; además, se encuentran ahora en la pobreza y se enfrentan a un futuro incierto. Aprender a vivir con una discapacidad representa una mayor vulnerabilidad”.

Hay esperanza para algunos.

La Sra. Samhoun visita regularmente a Ali y a su familia en el asentamiento ubicado en el este del Líbano para ofrecer asesoramiento. Aunque todavía se encuentra abrumado, Ali está aprendiendo a adaptarse a la nueva situación y a su discapacidad. Como hijo único, está decidido a ayudar a su padre y a contribuir a mantener a sus cuatro hermanas y su madre.

Mientras la Sra. Samhoun insiste en que Ali volverá a la escuela un día, actualmente asiste a los talleres de formación profesional que ofrece Arc en Ciel. Ali está aprendiendo a reparar computadoras y teléfonos móviles.

Para poder recibir una pierna ortopédica, Ali tiene que someterse a más operaciones que la familia no puede permitirse. Así que la Sra. Samhoun lleva a Ali al centro de fisioterapia para ayudarle a desarrollar la fuerza suficiente como para caminar con muletas. No quiere que se acostumbre a usar una silla de ruedas, porque piensa que esto le restará posibilidades en el futuro.

Su objetivo para Ali es que un día vuelva a moverse de forma independiente, y que nunca acepte limitaciones innecesarias.


 

 

Fotografía UNICEF: Niñas y niños con discapacidad

Búsqueda