Panorama: Líbano

Rehabilitar los sistemas de agua y aumentar la concienciación sobre la higiene en el sur del Líbano

Imagen del UNICEF
© UNICEF Lebanon/2007/Debbas
Unos escolares en el sur del Líbano observan un espectáculo de marionetas que les enseña buenas prácticas de higiene.

Por Serene Assir

Seis meses después del acuerdo del 14 de agosto del 2006 que terminó la guerra en el Líbano, este artículo es el primero de una serie de informes sobre la situación.

HENNIYE, Líbano, 15 de febrero de 2007 – Durante un día despejado de invierno en este poblado del sur del Líbano, unos escolares sentados con las piernas cruzadas en el suelo de su aula observan con atención un espectáculo de marionetas protagonizado por el conejo Fufu.

El espectáculo, destinado a aumentar la concienciación sobre la higiene entre los niños y niñas, había influido claramente en Zahraa, de 9 años. “Antes de ir a dormir”, dijo con una voz cantarina, “tengo que lavarme los dientes. E igual que Fufu, debo lavarme las manos siempre que regreso de la escuela o cuando juego en la calle con mis amigos”.

Los efectos persistentes de la guerra

En colaboración con InterSOS, un asociado no gubernamental, UNICEF ha proporcionado fondos, suministros y apoyo técnico a este programa de concienciación sobre la higiene que se lleva a cabo en las zonas afectadas por la guerra de este verano. Alrededor de 1.400 habitantes del Líbano, de ellos una tercera parte niños y niñas, perdieron su vida en ese conflicto.

Los voluntarios y el personal que organizan programas consideran que la mejor manera de aumentar la concienciación es involucrar a los niños y niñas en actividades que disfrutan genuinamente, como los espectáculos de marionetas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Lebanon/2007/Debbas
UNICEF apoyó la construcción de esta torre de agua casi terminada en Al-Khiam, al sur del Líbano.

Aunque la labor ha dado buenos resultados, la tarea de promover una higiene apropiada y el mantenimiento del saneamiento en el sur del Líbano sigue siendo problemático. Los daños causados a la infraestructura hidráulica después del conflicto de hace seis meses a agravado las dificultades.

Rehabilitar el sistema de agua

“El agua nos llega a la casa como mucho dos veces a la semana”, dijo Samar, de 16 años, residente de Al-Khiam, en el sur del Líbano. “Nunca tenemos agua suficiente para la familia. Mi madre no puede cocinar y no podemos lavarnos siquiera las manos con la frecuencia que quisiéramos”.

Samar explicó que su familia paga las facturas al Servicio de Aguas. Para complementar sus necesidades cotidianas, la familia compra también agua de todos los días, y gasta alrededor de 25 dólares al mes. Para las familias pobres que viven en el sur, mayormente agrícola, el costo del agua significa una pesada carga.

“La mayoría de las redes existentes son viejas y están gastadas”, dijo el Oficial Superior de Programas de UNICEF, Mohamed Bendriss-Alami. “El Servicio de Aguas nos pidió ayuda para rehabilitar el sistema a fin de reducir las pérdidas de agua y el riesgo de contaminación”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Lebanon/2007/Debbas
Un niño frente a los tanques provisionales de agua construidos con apoyo de UNICEF en la ciudad de Al-Khiam.

Proyectos a largo plazo

Seis meses después del fin de la guerra, las actividades de UNICEF en actividades relacionadas con el agua son múltiples. La organización no solamente participa directamente en la fase de ingeniería, sino que también ha proporcionado fondos para la reconstrucción de tanques de agua destruidos en ciudades enteras y en los pueblos de los alrededores.

Un ejemplo se puede observar en Al-Khiam, donde la construcción de un tanque de agua con capacidad para 1.000 metros cúbicos está casi terminada. El proyecto, que resulta vital para la salud y la supervivencia de los 30.000 residentes de Al-Khiam, ha despertado una sensación de esperanza en la ciudad.

“Supongo que cuando se termine el tanque ya no tendremos ningún problema relacionado con el agua”, dijo Samar.

A  medida que las tareas más urgentes están a punto de terminarse, UNICEF está ampliando sus horizontes para participar en proyectos a medio y largo plazo. En un intento por asegurar el abastecimiento de agua potable en un mayor número de comunidades del sur del Líbano, la organización trabaja en la actualidad en la reconstrucción de 29 estaciones de cloro.

“Estamos tratando también de reducir la dependencia de la población de las estaciones de bombeo y los pozos, a fin de reducir los costos del Servicio de Aguas”, dijo el Sr. Bendriss-Alami. “Trabajamos para proporcionar sistemas –no sólo en las zonas afectadas por la guerra– que ayuden a la gente a depender más de los sistemas de gravedad”.


 

 

Búsqueda