República Popular Democrática de Corea

Ayuda a los niños, niñas y familias damnificados por las violentas inundaciones en la República Popular Democrática de Corea

Imagen del UNICEF
© Reuters 2007
Pobladores de Pyongyang circulan por una calle inundada de la capital de la República Popular Democrática de Corea.

Por Dan Thomas

NUEVA YORK, Estados Unidos, 16 de agosto de 2007 – Las violentas inundaciones que castigaron a la República Popular Democrática de Corea dejaron un saldo de muchos niños y niñas ahogados, y un número aún mayor de damnificados.

Según las evaluaciones del Equipo de las Naciones Unidas de apoyo al país y otros organismos humanitarios basados en la República Popular Democrática de Corea, las inundaciones provocaron la muerte de 221 personas, mientras que 518 sufrieron lesiones y 82 continúan desaparecidas.

“Un número considerable de esas bajas son niños y niñas”, comentó Michel Le Pechoux, Representante Adjunto de UNICEF en la República Popular Democrática de Corea. El funcionario añadió que UNICEF ya comenzó a prestar ayuda a los sobrevivientes de las inundaciones, que fueron el resultado de las intensas lluvias que cayeron en varias zonas del país a partir del 7 de agosto.

Daños a la infraestructura

A su regreso a Pyongyang, la capital del país, tras su visita del 14 de agosto a la localidad de Sohung, en la provincia de Hwanghae Septentrional, el Sr. Le Pechoux declaró en entrevista telefónica que más de 350.000 personas han perdido total o parcialmente sus viviendas debido a la crecida de las aguas, que han afectado también a unas 88.500 familias. (Escuche la entrevista).

“Lo que vimos confirma los informes del gobierno sobre los graves daños que sufrió la infraestructura del país, la destrucción de caminos y puentes y la caída de muchos postes telefónicos”, explicó el Representante Adjunto de UNICEF. “A pesar de que las aguas ya comenzaron a retroceder, algunos vecindarios de Sohung continúan sumergidos bajo un metro de agua. Y en las zonas más inundadas de la ciudad, las aguas tenían dos metros de profundidad”.

Las inundaciones también afectaron gravemente la agricultura. Varios informes indican que se pueden haber perdido hasta 150.000 hectáreas de cultivos. En algunas partes, los campesinos han comenzado a cosechar el maíz –a pesar de que aún no ha madurado– por temor a que se pudra. Si la inminente cosecha fuera deficiente, el país podría sufrir escasez de alimentos en los meses posteriores.

Imagen del UNICEF
© UNICEF DPR Korea/2007/Le Pechoux
Las aguas crecidas de un río de Hwanghae Septentrional, una provincia de la República Popular Democrática de Corea afectada por las inundaciones.

La situación alimentaria es motivo de grave preocupación

“Nuestra principal preocupación son los daños que han sufrido los cultivos y la infraestructura del país”, dijo el Sr. Le Pechoux. “En algunas zonas, las inundaciones no sólo han destruido completamente los sembrados sino también los caminos y puentes. En Pyongyang, el suministro de energía eléctrica es irregular y con frecuencia se producen interrupciones prolongadas del servicio”.

“Según lo que yo vi”, añadió, “las inundaciones tienen graves consecuencias para las mujeres y los niños y niñas. En un país donde la situación alimentaria es crítica, las consecuencias de estas inundaciones son motivo de grave preocupación”.

“Lo que más afecta actualmente a los niños es el desplazamiento de sus familias debido a que perdieron sus hogares y viven en condiciones precarias”, apuntó el funcionario de UNICEF. “También sufren los efectos de la carencia de agua, ya que la mayoría de las fuentes han quedado sumergidas o están contaminadas. Los niños y niñas también se encuentran en una situación alimentaria precaria. Esa situación, que era frágil antes de las inundaciones, ahora continúa empeorando”.

Atención médica y agua potable

Pese a los cortes de energía y a los caminos dañados, UNICEF colabora con el gobierno en la distribución de:

  • Suministros médicos esenciales para el tratamiento de las enfermedades que amenazan a los niños, niñas y adultos debido a las inundaciones. El Sr. Le Pechoux explicó que se había hecho acopio preventivo de esos elementos y materiales en el país antes de las inundaciones para hacer frente de manera eficaz a una situación de emergencia como la actual.
  • Conjuntos familiares básicos para el agua suficientes para cubrir las necesidades de unas 5.000 familias. Esos materiales también habían sido almacenados de manera preventiva y serán entregados a las familias la semana próxima.
  • Cloro y tabletas para la purificación del agua a fin de que las localidades afectadas puedan desinfectar sus sistemas de agua una vez que se retiren las aguas de las inundaciones.

El Sr. Le Pechoux agregó que a mediano plazo, UNICEF se propone colaborar con los ministerios de Salud y Educación y brindar ayuda a los centros sanitarios y escuelas que hayan sido dañados por las inundaciones. Las escuelas de todo el país están cerradas debido a las vacaciones de verano, pero reabrirán sus puertas en septiembre.

Consecuencias para los niños

“No tuvimos oportunidad de conversar con familias desplazadas, pero fuimos testigos de las adversidades que sufren no sólo las familias que perdieron sus viviendas sino también la población en general”, explicó el Sr. Le Pechoux refiriéndose a su visita a la provincia de Hwanghae Septentrional. “Los niños y niñas que vimos hacían todas las cosas que hacen en circunstancias normales, pero en vez de jugar en calles polvorientas lo hacían en sitios cubiertos por 30.40 o 50 centímetros de agua”.

Asimismo, el Sr. Le Pechoux dijo que algunos de esos niños parecían tener frío debido a las prolongadas lluvias o a la humedad ambiente.

UNICEF lleva a cabo labores en la República Popular Democrática de Corea desde 1985, e inauguró una oficina permanente en ese país en 1997. El organismo internacional suministra equipos y capacitación a médicos y enfermeras locales con el objetivo de garantizar el crecimiento y desarrollo normal de los niños y niñas coreanos. Una condición fundamental para el logro de ese objetivo en la prevención de la desnutrición, que UNICEF lleva a cabo mediante la prestación de servicios a las familias y a los establecimientos de cuidado de los niños.

Las contribuciones al programa de UNICEF en la República Popular Democrática de Corea se emplean principalmente para adquirir suministros esenciales. Los funcionarios internacionales de UNICEF vigilan la distribución de los mismos y suministran valiosa asistencia técnica.


 

 

Audio (en inglés)

16 de agosto de 2007:
Michel Le Pechoux, Representante Adjunto de UNICEF en la República Popular Democrática de Corea, explica las consecuencias que han tenido las violentas inundaciones para los niños, niñas y familias de ese país.
AUDIO escuchar

Búsqueda