Kenya

Los esfuerzos para contener el brote de polio se intensifican en el campamento de refugiados de Kenya

Conoce más acerca de la historia de Fátima y de las campañas de inmunización en marcha para tratar de llegar a los niños de Kenya que no han sido vacunados contra la polio  Véalo en RealPlayer

 

Por Kun Li

A medida que el brote de poliomielitis en África oriental continúa propagándose, la urgencia de las campañas de vacunación es mayor que nunca.

DADAAB, Kenya, 5 de septiembre de 2013 – Sentada cómodamente en el regazo de su madre, Fatuma, de 7 meses de edad, es juguetona y está contenta. Sus ojos son brillantes y curiosos, y analiza a cada visitante que entra en la habitación. Pero sus piernas no son normales, ni siquiera las ha movido un poco, y sus pies diminutos están vencidos casi 90 grados a cada lado.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
A medida que el brote se propaga, se han intensificado los esfuerzos para vacunar a la población que vive en el campamento de refugiados de Dadaab y sus alrededores. Todo el mundo, niños y adultos, deberán ser vacunados.

“Una noche comenzó a tener fiebre y vómitos”, recuerda Mad Hassan, madre de Fátima. “Fuimos al puesto de salud, y los médicos le llevamos al hospital principal de Hagadera. Luego se quedó paralizada. Revisaron las heces y nos dijeron que era la polio”.

Fátima fue el primer caso confirmado de un brote de poliomielitis que ha asolado Kenya desde mayo. La familia vive junto a otros somalíes en el campamento de refugiados de Dadaab, en el noreste de Kenya, donde se han originado la mayoría de los 13 casos confirmados.
“Quiero un tratamiento para mi hija”, dice la madre preocupada. “Y necesitamos mejores condiciones de vida y mejor agua y saneamiento”.

Contener el brote

Aunque Kenya y sus vecinos han estado libres de la poliomielitis en los últimos años, la situación ha cambiado, ya que por primera vez este año se registraron casos de polio en Somalia, a continuación en Kenya, y últimamente en Etiopía. En la actualidad, hay más de 140 casos confirmados en los tres países, y el brote ha afectado tanto a adultos como a niños. Entre ellos se encuentra Awil, de 19 años, otro residente del campamento de Dadaab que nunca fue vacunado contra la enfermedad

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Los trabajadores de salud, como la supervisora del equipo de vacunación Wardah Rashid y sus colegas, van de puerta en puerta en el campamento para inmunizar a los niños y asegurarse de que nadie quede sin vacunar.

Para contener el brote en Kenya se han realizado campañas de vacunación en todo el país, y hay más previstas para los próximos meses. Los esfuerzos se han intensificado en los alrededores de Dadaab, y todo el mundo aquí, niños o adultos, están listos para que los vacunen. La principal preocupación es que podría haber otras personas que, como Awil, no hayan sido vacunados, lo que puede comprometer la inmunidad de toda la población.

Wardah Rashid, una supervisora del equipo de vacunación, explica que sus esfuerzos iniciales encontraron algunos problemas, entre ellos la resistencia de la comunidad. “Algunas personas pensaban que eran demasiado mayores para ser vacunados”, dice. “Pero a medida que  se realizan más rondas, y aumenta la concienciación de nuestros equipos y en la radio, Dadaab FM, rara vez encontramos más ahora este tipo de resistencia”.

La información correcta

El éxito de la campaña depende de muchos factores, y en primer lugar, el compromiso de los trabajadores de salud como Wardah y sus colegas, que van de puerta en puerta para vacunar a los niños y asegurarse de que no quede ninguno sin vacunar. También depende del apoyo de los aliados, así como el respaldo y la participación de la comunidad. Por esta razón, el Imán Abdinoor Mohamed acudió al estudio de Dadaab FM junto a expertos de la Organización Mundial de la Salud y la Agencia de Refugiados de la ONU para debatir sobre la poliomielitis y responder a las preguntas de los oyentes durante una emisión de radio en directo.

“Como líder religioso, es mi responsabilidad informar a la comunidad sobre lo que está bien y lo que está mal”, dijo el imán. “Así que mi responsabilidad es darles la información correcta sobre la polio y la forma de luchar contra la enfermedad mediante la vacunación”.

Tener éxito únicamente en Kenya no es suficiente. El brote se está propagando con rapidez y poniendo a los países cercanos –Djibouti, Eritrea, Sudán del Sur, Uganda y Yemen– en grave riesgo.

Aún más difícil es el alto el número de niños en la región que no fueron vacunados durante los años de conflicto e inseguridad, sobre todo en Somalia. Sólo cuando se llegue a estos niños y se les proteja con vacunas que salvan vida, la región tendrá la oportunidad de volver a estar libre de la poliomielitis.


 

 

Fotografía UNICEF: Llegar a todos los niños

Búsqueda