Kenya

Millones de personas necesitan ayuda urgente en medio de la sequía, el conflicto y la crisis alimentaria del Cuerno de África

By Kun Li

NAIROBI, Kenya, 5 de julio de 2011. Más de 10 millones de personas en todo el Cuerno de África necesitan urgentemente la ayuda humanitaria debido a una combinación mortal de sequía, la escalada del precio de los alimentos y el conflicto armado. Entre los más vulnerables están dos millones de niños con edad inferior a los cinco años en Somalia, Kenya, Etiopía y Djibouti.

VÍDEO (en inglés): 30 de junio de 2011. El Consejero de Emergencia Regional de UNICEF para África oriental y meridional, Robert McCarthy, explica la crisis alimentaria producida por la grave sequía y el conflicto armado en el Cuerno de África.  Véalo en RealPlayer

 

“Esta región ha visto muchas crisis pero la actual puede ser la peor en décadas”, expresó Robert McCarthy, Consejero de Emergencia Regional de UNICEF para África oriental y meridional.

“Cualquier mejora a corto plazo es muy improbable,” añadió. “Se espera que la siguiente cosecha sea pobre en las zonas más afectadas y no hay indicios de un final para el conflicto somalí. Al mismo tiempo, los altos precios de los alimentos ejercen una presión diaria en todo el mundo, especialmente los más pobres. Como de costumbre, los niños –sobre todo los somalís– sufren silenciosamente y pagan el precio más alto”.

Imagen del UNICEF
© REUTERS/Elkington
Una niña somalí refugiada lleva a su hermano al campamento de refugiados de Dagahaley, uno de los tres existentes en Dadaab en las cercanías con la frontera entre Kenya y Somalia. La sequía y el conflicto obligan a los somalíes a huir de su país.

Desplazamiento de refugiados en masa

Debido a la sequía y conflicto civil en curso en Somalia, las cifras de refugiados en masa se han desplazado de ese país a Kenya y Etiopía en los últimos meses.

Más de 10.000 somalís llegan cada semana a los campamentos de Dadaab en Kenya oriental, después de haber caminado durante días por la tierra seca. Su estado de salud es precario y las altas tasas de desnutrición infantil son alarmantes.

Las condiciones dentro de los campamentos son motivo de inquietud, al tiempo que el gobierno anfitrión y los aliados en la ayuda humanitaria, como el organismo de las Naciones Unidas para los refugiados, luchan para cubrir las necesidades básicas de 360.000 residentes en instalaciones construidas para albergar a 90.000.

Mientras tanto, en Etiopía más de 80.000 somalís han buscado refugio en la región oriental del país. Casi la mitad de ellos han llegado recientemente.

Desnutrición infantil

Después de dos temporadas consecutivas de lluvias escasas el año pasado, muchas zonas de pastoreo en el Cuerno de África experimentan una de las épocas más seca en más de 60 años. La repercusión de la sequía se ha visto acrecentada por los precios de los alimentos que han crecido bruscamente, la pérdida del ganado, el conflicto y el restringido acceso humanitario en algunas zonas.

Imagen del UNICEF
© REUTERS/Omar
Un niño somalí desplazado se sienta frente a la dañada catedral de Mogadishu, la capital de Somalia, mientras las recurrentes crisis humanitarias en el Cuerno de África dejan a las agencias humanitarias escasas de fondos para acometer su labor.

En Baidoa (Somalia), por ejemplo, el precio del sorgo rojo ha aumentado en un 240%. El precio del maíz ha aumentado en un 117% en partes de Etiopía y 58% en algunas zonas en Kenya.

La carencia de alimentos para la distribución general es una amenaza principal para la supervivencia infantil en  Somalia meridional, y uno de los motivos principales por el que tantas familias emigran a Kenya y Etiopía. Entre los niños somalís de los campamentos de refugiados, en particular los últimos llegados, se ha registrado una tasa de desnutrición aguda del 40% en algunos casos.

Escasez de fondos

Según la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, el Cuerno de África afronta ahora la crisis alimentaria más grave del mundo. Alrededor de 3,5 millones de personas en Kenya, 2,85 en Somalia y 3,2 en Etiopía necesitan ayuda humanitaria urgente. Unas 117.000 personas adicionales se han encontrado en la misma situación en Djibouti y hay 600.000 afectados al norte de Uganda.

Entre esta crisis, la respuesta de UNICEF y sus aliados se ha visto seriamente obstaculizada por una carencia de financiación suficiente. Sólo en Somalia será necesario un total de 10 millones de dólares el próximo mes para sostener las imprescindibles intervenciones para la vida de UNICEF, mientras Kenya y Etiopía necesitan cada uno entre 3 y 4 millones de dólares.

“Las sequías son previsibles, como son hasta cierto punto, las fluctuaciones de los precios”, dijo McCarthy. “Las Naciones Unidas procuran apoyar a los gobiernos en la dirección y coordinación de la respuesta humanitaria. Mientras ahora mismo concentramos nuestros esfuerzos en las consecuencias humanas inmediatas, debemos comprometernos igualmente con planteamientos viables y a largo plazo en favor de la infancia en estas zonas. Debemos garantizar que este tipo de crisis nunca pase otra vez”.


 

 

Búsqueda