Kenya

UNICEF y la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea colaboran en la recuperación de las víctimas de la violencia

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2008-1467/Bonn
En el pueblo de Eldoret, en la provincia del Valle del Rift de Kenya, Grace Githinji (der.) frente a su tienda, que ella misma reconstruyó tras los episodios de violencia posteriores a las elecciones de 2008. La Sra. Githinji brinda albergue a Lucy Tendwa y su familia.

Por Chris Niles

ELDORET, Kenya, 14 de mayo de 2009 – Grace Githinji tiene un pequeño huerto en Eldoret, en la región central de Kenya, donde se produce la mayor parte de los alimentos que se consumen en el país. La fértil tierra roja de la región hace posible que la Sra. Githinji logre abundantes cosechas de coles, acelga y maíz.

Vea el VÍDEO

La existencia tranquila de la que disfruta ahora Grace Githinji es diametralmente opuesta a los horrores que vivió en enero de 2008, cuando el país fue sacudido por la violencia intertribal como resultado de las disputadas elecciones presidenciales. En esa ocasión, centenares de personas perdieron la vida y decenas de miles perdieron sus hogares.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2008-1468/Bonn
Grace Githinji reconstruye las paredes de adobe de su tienda en el pueblo de Eldoret, en la provincia keniana del Valle del Rift.

La destrucción provocada por los incendios

A unos pocos cientos de metros de la vivienda de la Sra. Githinji, a la vera de un camino de tierra, hay un terreno descampado. Allí se encontraba la antigua iglesia de la aldea, que fue incendiada con un gran número de feligreses en su interior.

“El incendio comenzó en el techo, que se desplomó en llamas sobre la gente que estaba dentro del templo. Quedaron atrapados, la mayoría no pudo escapar”, recuerda Jane Mweru, una vecina del lugar.

Una de las personas que logró huir a tiempo fue la Sra. Githinji. “Logré salir de la iglesia y me acurruqué al pie de una cerca”, explica. “Cuando miré la iglesia, vi que estaba envuelta en llamas y a punto de derrumbarse”.

Durante esos episodios de violencia, también fueron incendiadas la vivienda y la tienda de hortalizas de la Sra. Githinji. Debido a que la mujer no tenía dónde albergarse debió mudarse a un campamento de desplazados que se instaló en un parque público de Eldoret.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2008-1471/Bonn
Una mujer recoge agua en un campamento de Eldoret, que albergó a miles de kenianos desplazados por la violencia postelectoral de 2008. UNICEF y la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea suministraron agua a éste y a muchos otros campamentos.

Apoyo de UNICEF y la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO)

El campamento de desplazados fue organizado con ayuda de UNICEF y financiado con fondos suministrados por la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO en sus siglas inglesas).

“Pocos días después de que iniciara la violencia, decidimos asignar unos ocho millones de dólares a esta situación de emergencia”, explica Yves Horent, Oficial de Asistencia Técnica de la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea. “UNICEF recibió de inmediato alrededor de dos millones de dólares para sus labores de ayuda de emergencia”.

Al igual que muchos otros campamentos de desplazados de todo el país, el de Eldoret fue equipado con instalaciones de agua potable.

“Los fondos suministrados por la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea se emplearon para adquirir los elementos necesarios para el suministro de agua potable de emergencia. Por ejemplo, bidones, cubos y planchas de plástico para la instalación de letrinas, además de las tuberías y conexiones necesarias para abastecer de agua al campamento”, detalla Martin Worth, Oficial de Suministro de Agua y Saneamiento de Emergencia de UNICEF.

La prevención de las enfermedades

Esas medidas de ayuda inmediata salvaron muchas vidas. Pese a que en la fase de violencia más intensa los campamentos llegaron a albergar a más de 350.000 desplazados, en los mismos no se produjo ni un solo brote de enfermedades peligrosas como el cólera, que en las situaciones de emergencia puede propagarse rápidamente debido a la contaminación del agua.

Hoy, la Sra. Githinji se siente muy feliz de haber vuelto a su hogar, aunque reconstruir su vivienda a mano le requerirá tiempo y trabajo. Su marido, que pertenece a una tribu kikuyu rival, se vio obligado a huir a su tierra natal al desatarse la violencia y aún no ha regresado porque teme por su seguridad.

 “Todavía poseo mi granja, en la que cultivo mis alimentos. Eso me alcanza, por lo menos, para sobrevivir”, afirma la Sra. Githinji.


 

 

Vídeo (en inglés)

El corresponsal de UNICEF, Chris Niles, informa sobre el apoyo de UNICEF y la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea a la recuperación de las víctimas de la violencia desatada tras las elecciones de Kenya de 2008.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

UNICEF y la UE

Ayuda humanitaria
(enlace externo en inglés, se abre en una nueva ventana)

Búsqueda