Kenya

Una encuesta revela altas tasas de desnutrición en las mujeres embarazadas de Kenya

Imagen del UNICEF: UNICEF video
© UNICEF video
Emily Teshome, Oficial de Proyectos de Nutrición de Situaciones de Emergencia de UNICEF, mide el diámetro del brazo de una mujer embarazada desnutrida en el distrito de Samburu, en Kenya.
Por Rachel Bonham Carter

NUEVA YORK, Estados Unidos, 4 de mayo de 2006 – En algunas partes de Kenya que sufren los efectos de la peor sequía de la región en una década, las mujeres embarazadas tienen tasas de desnutrición aún más elevadas que los niños y niñas. Los nutricionistas de UNICEF que llevaron a cabo investigaciones en las comunidades apartadas de los distritos de Moyale, Marsabit y Samburu afirman que los resultados de sus estudios indican que para que las mujeres y niños y niñas más vulnerables sobrevivan a lo que se ha convertido en una situación de emergencia crónica es necesario que reciban más ayuda.

Asetiyo Lenawase, madre de cinco niños, vive en la aldea de Noisetet, distante unos 20 km de la ciudad de Maralal. Una vez por semana, su familia vende una cabra o un cordero en el mercado, lo que le permite comprar alimentos suficientes para unos tres días. Pero casi todas las semanas, la familia pasa tres o cuatro días sin probar bocado.

“Las cabras que nos quedan están en los huesos", explica la Sra. Lenawase. “Además, no producen leche. Estos niños tan pequeños sólo pueden alimentarse con leche, de manera que les preparamos té negro, pero tampoco pueden beber té sin leche. Buscamos otros medios para poder comprar leche, porque ya no podemos adquirirla en las tiendas. Nos resulta muy difícil alimentar a nuestros hijos".

Las madres se sacrifican por sus hijos

Emily Teshome, Oficial de Proyectos de Nutrición de Situaciones de Emergencia de UNICEF, colaboró en la realización de la encuesta sobre nutrición. "Hicimos el estudio para poder establecer cuál es la situación en materia de nutrición y, al mismo tiempo, individualizar a la población afectada", explica la funcionaria. "De esa manera podemos asignar los escasos recursos con que contamos en materia de socorro alimentario, y tomar las medidas necesarias sobre cuestiones sanitarias y de suministro de agua y saneamiento ambiental con más precisión".

Según los resultados de la encuesta, más de un 60% de las mujeres embarazadas de Samburu sufren desnutrición, lo que pone en grave peligro no sólo sus vidas sino las de sus hijos por nacer. En ese distrito, la situación de los niños y niñas es relativamente mejor que la de las embarazadas, ya que tienen una tasa de desnutrición aguda del 19%.

Imagen del UNICEF: UNICEF video
© UNICEF video
Tres niños frente a su hogar, en el distrito Samburu de Kenya. Como consecuencia de la peor sequía que ha castigado a la región en los últimos 10 años, a menudo pasan días sin probar alimento.

En el distrito de Marsabit, en cambio, las tasas de desnutrición de los niños y niñas son más altas (31%) que las que corresponden a Samburu, mientras que las de las mujeres embarazadas son más bajas (37%). Y en Moyale, el tercer distrito en que se llevó a cabo la encuesta, la tasa de desnutrición infantil es del 18% y la de las mujeres embarazadas del 29%

Refiriéndose a Samburu, la Sra. Teshome  explica que “en esa comunidad, la mayoría de las madres le cede sus propios alimentos a sus hijos más pequeños". Y agrega: "Y si nuestro estudio indica que hay más adultos y más niños y niñas desnutridos, eso es una razón adicional para distribuir raciones de alimentos a la población del distrito en general".

Programas de educación y nutrición

La funcionaria añade que además de aumentar el suministro de alimentos de emergencia, UNICEF tiene interés en que en esas zonas rurales también se instalen centros de alimentación terapéutica basados en las comunidades y se pongan en práctica programas de nutrición suplementaria a fin de combatir los devastadores efectos de la sequía.

La encuesta sobre nutrición también estableció que las tasas de desnutrición son exacerbadas por los hábitos deficientes de cuidado de los niños y niñas y por la falta de conocimientos sobre las prácticas higiénicas, que UNICEF desea mejorar mediante programas de educación.

En todo el Cuerno de África, la falta de precipitaciones durante las últimas cuatro temporadas anuales de lluvias ha dejado a unos ocho millones de personas desesperadamente necesitadas de ayuda vital. Entre ellas figuran unos 1,6 millones de niños y niñas menores de cinco años. Aunque recientemente ha comenzado a llover en algunas partes de la región, los niños, niñas y mujeres de Kenya sentirán las consecuencias de la sequía durante muchos meses más.


 

 

Vídeo (en inglés)

4 de mayo de 2006:
Rachel Bonham Carter, corresponsal de UNICEF, informa sobre la desnutrición de las mujeres y los niños y niñas debido a la sequía en Kenya.

Anchura de banda
baja
| alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda