Kenya

Debido a la sequía, podría haberse duplicado el número de niños y niñas desnutridos en Kenya

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Un niño gravemente desnutrido recibe alimentos en el Hospital del Distrito de Wajir, al que lo llevó su madre para que lo atendieran. Como resultado de la sequía, el hospital se ha visto abrumado por el gran número de niños enfermos que requieren tratamiento médico.

Por Jane O’Brien

Nueva York, Estados Unidos, 20 de enero de 2006 – UNICEF advierte que en Kenya, un país asolado por la sequía, el número de niños y niñas gravemente desnutridos podría haberse duplicado en meses recientes. En octubre de 2005, se calculaba que el número de niños y niñas en esas condiciones rondaba los 20.000. En la actualidad, se cree que los que necesitan ayuda inmediata para poder sobrevivir llegan a 40.000.

En la región septentrional del país, millones de personas confrontan la amenaza de las enfermedades y la inanición debido a la persistencia de una sequía que comenzó hace un año. Unos 1,2 millones de personas reciben ya ayuda alimentaria, pero se estima que para fin de año el número de personas necesitadas de esa asistencia podría llegar a los 2,5 millones. Los sectores de la población más amenazados son los niños y niñas de corta edad, las mujeres embarazadas y las madres que amamantan a sus hijos.

El Gobierno de Kenya ha declarado el estado de emergencia en la región y solicita donaciones de alimentos y otras formas de ayuda.

“Yo querría que todo el mundo prestara atención a los informes provenientes de esos distritos, de las zonas afectadas, y que se comenzara a dar respuesta a la crisis", afirma Heimo Laakkonen, Representante de UNICEF en Kenya. “Que se comenzara a ayudar a los organismos involucrados en la prestación de ayuda, al gobierno y a otros organismos externos que llevan a cabo sus labores en condiciones tan difíciles".

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Diversos programas de salud que cuentan con el respaldo de UNICEF y sus aliados ayudan a alimentar a centenares de niños y niñas desnutridos en el Distrito de Mandera.

Sobre las áridas planicies de la región abundan los restos de ganado muerto. El ganado resulta fundamental para la supervivencia de la población local. Sin embargo, los campesinos han perdido hasta un 40% de sus cabezas de ganado, y en los meses inmediatos se podrían producir aún más pérdidas catastróficas.

“A partir de ahora y hasta abril, la situación se irá deteriorando más y más", explica Abdi Rizak Ahmed, Subjefe de las operaciones de lucha contra la sequía del Distrito de Wajir. "Calculamos que para abril se podrá haber perdido hasta un 70 u 80% del ganado”.

Los programas de alimentación complementaria de UNICEF, así como la distribución de alimentos básicos, han ayudado a reducir parcialmente el número de muertes infantiles, pero persiste la amenaza de diversas enfermedades, como el sarampión y la diarrea.

UNICEF redobla sus esfuerzos para ayudar al gobierno a prevenir y combatir esas y otras enfermedades, y continuará aumentando el número y la intensidad de los programas de alimentación orientados a los sectores más necesitados.

Unos 150.000 niños y niñas recibirán mosquiteros tratados con insecticida de acción prolongada, mientras que unos 40.000 adultos y 100.000 niños y niñas recibirán tratamiento antipalúdico.

Para poder realizar esas labores de atención de la salud y alimentación de emergencia se necesitan unos 8 millones de dólares estadounidenses, de los cuales se calcula que habrá un déficit de más de 3,5 millones.

En la medida en que la sequía se prolongue y sigan aumentando las temperaturas, continuará esta situación de crisis que, de no mediar el envío de ayuda con carácter urgente, se cobrará muchas más vidas.


 

 

Vídeo (en inglés)

20 de enero de 2006:
Jane O’Brien, corresponsal de UNICEF, informa sobre la creciente crisis que afecta a la niñez en la región septentrional de Kenya.

Anchura de banda
baja | alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda