Panorama: Jordania

En el campamento de Za’atari (Jordania), mientras llega al día un millón de litros de agua, la atención se centra en la conservación y el suministro futuros

Por Guy Degan

AMÁN, Jordania, 22 de octubre de 2012. El campamento de refugiados Za’atari, en el norte de Jordania, es un refugio seguro para los casi 30.000 desplazados que han huido del conflicto en la República Árabe Siria. Cientos de personas llegan a diario.

VÍDEO: Concha Grijalba, de UNICEF, informa sobre el modo en que los esfuerzos se han dirigido a la conservación del agua en el campamento de refugiados de Za'atari (Jordania), donde todos los días llega un millón de litros de agua potable.  Véalo en RealPlayer

 

Desde su apertura en julio, el campamento ha establecido rápidamente los servicios de una pequeña ciudad, especialmente en el caso del agua.

Responder a las necesidades de agua

Todos los días, los camiones atraviesan el campamento y reparten más de un millón de litros de agua potable.

Sin embargo, en uno de los países más áridos del mundo, el suministro de agua potable para todos es un desafío enorme.
Por eso es tan importante el trabajo de los promotores del agua y la higiene, como Hala Abu Omar.

Ella y sus colegas de la organización aliada de UNICEF, la Agencia de Cooperación Técnica y Desarrollo, tratan de reducir el consumo de agua del campamento, familia por familia, tienda por tienda.

Su mensaje es sencillo: Hay que utilizar agua con prudencia y tratar de mantener las tiendas de campaña limpias para evitar brotes de enfermedades, una tarea difícil en un campamento ubicado en un terreno seco y polvoriento.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Jordan/2012/Al-Masri
Un niño refugiado sirio bebe agua de un grifo en el campamento de refugiados Za’atari. Al campamento llega un millón de litros de agua potable al día. UNICEF y su aliado Mercy Corps tienen el objetivo de perforar dos pozos cerca del campamento como una solución a largo plazo.

Difundir mensajes de higiene y gestión del agua

Todos los días, el equipo de Abu Omar se reúne temprano en su oficina del campamento para planificar el trabajo.

Mediante un mapa satélite del campamento de alta resolución establecen exactamente qué familias y tiendas de campaña van a visitar y señalan los problemas de saneamiento en los puntos de agua o los inodoros.

Hoy, Abu Omar visitará 10 familias por la mañana para examinar la gestión de la higiene y el agua, además llevará los nuevos carteles sobre conservación del agua que la Agencia distribuye.

En una de las primeras tiendas que visita, habla con una familia de Damasco. Han estado viviendo en Za’atari durante casi tres meses.

Abu Omar escucha atentamente cuando la familia describe cómo están tratando de salir adelante. A continuación, les explica la importancia de la conservación del agua, especialmente a los niños y ofrece a los padres y madres algunos consejos prácticos sobre cómo ahorrar agua al lavar la ropa.

“Son muy comprensivos. Tienen tres hijos con los que hablé. Les enseñé nuestros carteles y se han mostrado muy cooperativos”, dice Abu Omar.

Mientras camina de tienda en tienda, los refugiados con los que Abu Omar ha trabajado la saludan con cariño. Algunos se la llevan aparte para hablarle de los problemas existentes con el agua. Después de dos meses de trabajo en Za’atari, Abu Omar ha entablado relaciones con muchas de las familias.

“Creo que mi trabajo es muy importante, simplemente porque, si miras a tu alrededor, verás decenas de miles de sirios, algunos de cuyos hábitos trato de cambiar, al igual que las formas de utilizar el agua”, Abu Omar. “También les oriento sobre la higiene personal, para mantenerlos sanos mientras están en el campamento”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Jordan/2012/Al-Masri
La promotora de agua e higiene Hala Abu Omar sostiene un cartel que UNICEF y la aliada Agencia de Cooperación Técnica y Desarrollo usan para educar a los refugiados en el campamento de Za’atari (Jordania). Abu Omar y su equipo van de tienda en tienda para hablar con las familias de refugiados.

Garantizar agua para el futuro

El suministro de agua por camión a Za’atari no es una solución a largo plazo. Resulta caro, consume mucho tiempo y se puede retrasar o interrumpir.

UNICEF y el aliado Mercy Corps tienen el objetivo de reemplazar los camiones de agua mediante la perforación de dos nuevos pozos cerca del campamento.

Se trabaja también con miras a mejorar el abastecimiento de agua en los poblados de los alrededores Za’atari, lo que beneficiará a los refugiados sirios y a las comunidades de acogida.

Por ejemplo, los residentes en Mafraq –la ciudad más cercana a Za’atari–tienen ahora agua corriente durante aproximadamente 10 horas a la semana. El especialista en agua, saneamiento e higiene de UNICEF, Saeed Hameed, dice que el trabajo que lleva a cabo en Mafraq para ampliar una tubería beneficiará a 25.000 refugiados sirios y a los residentes locales.

UNICEF y Mercy Corps también trabaja en la mejora del acceso al agua en Ramtha, otra ciudad en el norte de Jordania que recibe a los refugiados.

“Las personas que viven aquí obtendrá el doble de cantidad de agua, una mayor presión y un abastecimiento más fiable. El trabajo que hacemos aquí no sólo ayudará a los refugiados sirios en el campamento, sino que también servirá a las personas en las comunidades circundantes”, comenta Hameed.

Se espera que los nuevos pozos de Za’atari estén terminados a mediados de noviembre. Aunque, como todos los días llegan nuevas familias de la República Árabe Siria, el trabajo de Abu Omar para garantizar que los recursos hídricos se utilicen lo mejor posible resulta fundamental.


 

 

Búsqueda