Panorama: Jordania

En Jordania, UNICEF y sus aliados ofrecen servicios a los niños refugiados para ayudarlos a recuperarse del conflicto en Siria

Por Samir Badran

MA’AN, Jordania, 8 de marzo de 2012. En un frío día de febrero, los niños sirios refugiados y sus progenitores se reunieron en el Fondo jordano hachemita para el desarrollo humano, un aliado de UNICEF situado en Ma'an, un municipio meridional de Jordania.

Son algunos de los miles de sirios que recorrieron el peligroso viaje a través de la frontera, huyendo de la violencia y los disturbios en sus poblaciones de origen. Desde marzo de 2011, más de 4.000 refugiados sirios se han inscrito en Jordania en el organismo de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y esta cifra sigue en ascenso.

Imagen del UNICEF
© UNICEF 2012/Jordan/Raji
Los niños sirios desplazados reciben atención psicosocial en unas instalaciones de Ma'an (Jordania), que cuentan con el apoyo de UNICEF.

Durante los últimos meses, Ma'an se ha convertido en el hogar de muchas de estas familias de desplazados. Ma'an está a cinco horas de la ciudad siria de Homs y del suburbio de Baba Amr, sometido a intensos bombardeos durante más de un mes. La violencia ha provocado daños importantes a la infraestructura y un trastorno significativo en las vidas de los niños.

Sobrellevar la violencia y el desplazamiento

Para ayudar a estos niños vulnerables a sobrellevar su exposición a la extrema violencia y el desplazamiento, UNICEF se ha aliado con el Fondo para prestarles apoyo psicosocial y actividades recreativas en un entorno seguro.

Durante las sesiones celebradas en el centro del Fondo, unos trabajadores psicosociales con formación se reúnen con los niños, detectan y derivan a aquellos que necesitan servicios especializados de psicología y salud. Casi 200 niños y jóvenes sirios, así como 150 progenitores, han participado en estas sesiones.

En ese día invernal, los niños se sentaron en pequeños grupos y pintaron, dibujaron y participaron en otras actividades artísticas, bajo la supervisión de adultos capacitados.

Sus progenitores fueron partícipes en sesiones de grupo donde aprendieron acerca de los servicios a su disposición. El Gobierno de Jordania anunció recientemente que abrirá sus escuelas públicas a los niños sirios desplazados, una decisión acogida calurosamente por todos los padres y madres de la sala.

Consuelo para familias y niños

Para los niños, estas sesiones han constituido una oportunidad crucial para aprender y jugar, así como una ocasión para reanudar su infancia.

Imagen del UNICEF
© UNICEF 2012/Jordan/Raji
Dominique Hyde, Representante de UNICEF en Jordania, sentada con niños desplazados de Siria en unas instalaciones respaldadas por UNICEF en Ma'an (Jordania).

“La huida de sus hogares y la violencia de la que han sido testigos han afectado profundamente a estos niños", afirmó Dominique Hyde, Representante de UNICEF en Jordania. "La creación de espacios acogedores para la infancia en los que los niños pueden recibir apoyo psicosocial, junto con clases de recuperación, les ayudará a recobrar una sensación de normalidad en sus vidas".

También es un consuelo para sus familias.

“Estamos verdaderamente agradecidos por este espacio en el que respirar", comentó Abu Ali, que llegó junto con su familia y la de su hijo: diez personas en total.

“Es imposible imaginarse lo difícil que es vivir encerrado entre cuatro paredes, constantemente enchufados a nuestra televisión para saber qué está pasando en nuestro país".

*Los nombres se han cambiado para proteger la identidad de los entrevistados.


 

 

Búsqueda