Panorama: Jordania

Un centro comunitario ofrece cursos que potencian a las mujeres palestinas en Jordania

Imagen del UNICEF: Jordan, community development
© UNICEF Jordan/2007/Noorani
Mientras sostiene a su hijo en brazos, Un Tamer conversa con una voluntaria del Centro comunitario para el desarrollo social, que funciona en el distrito de Shallah, en Aqaba, y que cuenta con el apoyo de UNICEF.

Por Hind-Lara Mango

AQABA, Jordania, 20 de agosto de 2007 – Um Tamer, de 32 años de edad, reside en el distrito de Shallah, en Aqaba, donde viven unos 6.000 refugiados palestinos. La Sra. Tamer, que es madre de seis niños, solía sufrir ataques de depresión grave. Pero eso comenzó a cambiar hace cuatro años, cuando las voluntarias del Centro comunitario para el desarrollo social llamaron por primera vez a la puerta de su casa.

“Las voluntarias visitaron cada uno de nuestros hogares y nos invitaron a asistir a sesiones de información en el local del centro o a reunirnos en alguno de nuestros hogares para compartir información”, recuerda la Sra. Tamer.

Ella decidió participar en los cursos, y ahora está convencida de que desde entonces su vida cambió para bien. Entre las clases que le parecen más útiles figuran las de capacitación para la crianza de los hijos; las de derecho familiar, que cubre aspectos como el matrimonio, el divorcio y la tenencia de los hijos, y las que se refieren a proyectos de generación de ingresos.

En los cursos, los padres y madres también aprenden acerca de los peligros que amenazan a sus hijos e hijas adolescentes, como el abuso de las drogas, la violencia doméstica, la deserción escolar y el consumo de tabaco. Los adolescentes de Shallah son particularmente vulnerables debido a las altas tasas de pobreza y desempleo de la región, así como a los problemas ambientales, sociales y sanitarios que se derivan de las condiciones de hacinamiento en que viven.

Las etapas del desarrollo de los niños

La Oficina de UNICEF en Jordania presta apoyo al Centro comunitario para el desarrollo social desde hace más de cinco años. Como parte del proyecto de desarrollo comunitario, el centro presta especial atención a las necesidades de los niños, niñas y mujeres en situación de desventaja.

Imagen del UNICEF: Jordan, refugees
© UNICEF Jordan/2007/Noorani
Shallah, donde residen unos 6.000 refugiados palestinos, tiene elevadas tasas de pobreza y desempleo, además de problemas sociales y sanitarios derivados de las condiciones de hacinamiento de sus pobladores.
“Um Tamer se ha convertido en una mujer muy enérgica”, explica Hanan Dghaimat, una de las voluntarias del centro. “Ha superado su depresión y a convenció a su marido acerca de la importancia de nuestros cursos”.

“Ahora, cuando mis hijos lloran, les presto atención. Trato de averiguar a qué se debe el llanto y, me preocupo cuando tienen fiebre”, comenta la Sra. Tamer mientras se ajusta la pañoleta que le cubre la cabeza con una mano y sostiene a su hijo con el otro brazo. La mujer agrega que una de las cosas más útiles que ha aprendido es saber qué esperar en cada una de las etapas del desarrollo de sus hijos.

Nuevos conocimientos

La Sra. Tamer añade que Abu, su marido, cuyo trabajo de chofer en la industria del turismo le exige alejarse del hogar durante largas horas, y a veces durante varios días, también ha participado en algunos cursos. “Ha aprendido que no sólo debe concentrarse en su trabajo sino también preguntar por sus hijos, conversar con ellos, preguntarles adónde van y quiénes son sus amigos”, explica la mujer.

Una vez por semana, varias mujeres del vecindario se reúnen en el hogar de la Sra. Tamer para hablar francamente sobre los temas que les conciernen, aprovechando para ello los nuevos conocimientos que han adquirido en la sesiones de información en el centro.

La mujer dice que ha descubierto que su misión en la vida consiste en educar a sus hijos y asegurarse de que puedan cursar estudios universitarios. Para hacer realidad ese sueño, la Sra. Tamer ya obtuvo un préstamo con el que puso en marcha una empresa comercial que administra desde su hogar.


 

 

Búsqueda