Panorama: Jordania

En Jordania, las mezquitas ayudan a los padres a criar mejor a sus hijos.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Geneva/2004/Vergara
El facilitador Ra’ed Mohsen con un grupo de participantes del taller en la mezquita de Al Rida

Un innovador proyecto del UNICEF colabora con imanes en mezquitas de Jordania para ayudar a los padres a criar mejor a sus hijos y, a la vez, contribuir a que los niños tengan mejores perspectivas en la vida.

Por Marc Vergara
AMMÁN, Jordania, 9 de julio de 2004 – A primera vista, en la reunión no hay nada fuera de lo común: un grupo de hombres jordanos con sus hijos, sentados, hablando y escribiendo. Cuando el facilitador así lo indica, los participantes en el taller anotan rápidamente algunas ideas: “Es importante que el recién nacido tenga un buen nombre”. “Debemos proporcionar la mejor atención de la salud”. “En la familia debe haber respeto mutuo”. Hasta aquí, esto es lo habitual para quienes estén familiarizados con talleres, rotafolios y debates en grupo.

Pero el ámbito y los participantes no son tan usuales. El taller se realiza en la mezquita Al Rida, Ammán oriental. Los participantes son mayormente hombres adultos y el facilitador, Raled Mohsen — un hombre con una espléndida barba — también trabaja para el Ministerio de Asuntos Islámicos de Jordania.

“El uso de las mezquitas ha sido un gran adelanto para llegar a los hombres”, dice Maha Homsi, Oficial de Educación y Protección Tempranas, UNICEF.

Éste es uno de los logros del “Proyecto de mejor crianza de los hijos”, iniciativa del UNICEF en que participan 16 organizaciones y que ha beneficiado a 40.000 padres desde su creación en 1998. El proyecto se guía por la idea de que la mejor manera de crear un ámbito para el buen cuidado de un niño es que lo haga la familia en su propio hogar.

De los niños jordanos, sólo 25% acuden a jardines de infantes; el resto permanece en el hogar. Al mismo tiempo, sólo un 14% de las mujeres trabajan; el restante 86% de ellas permanecen en el hogar para criar a sus hijos.

Dado que las mujeres y los niños están en el hogar, ¿dónde están los hombres? Para transmitir el mensaje de que la atención de los niños también es responsabilidad de los hombres, el UNICEF concertó alianzas con asociaciones islámicas, entre ellas la organización no gubernamental (ONG) “Abu Thur Gafari”, dirigida por Fawaz Mazrawi. En un principio Fawaz titubeó en participar, pero luego se percató de los beneficios para la comunidad. “Gracias a él, otras 13 ONG acudieron a trabajar en esta zona”, dice Maha Homsi.

Para obtener la adhesión de los imanes y otros influyentes líderes religiosos, el UNICEF preparó la Guía del Imán sobre el desarrollo en la primera infancia, que utilizan hoy los facilitadores en la mezquita Al Rida. En el folleto figuran los “Doce sermones del viernes”, versículos pertinentes del Corán y citas del Profeta, entre ellas “Quien no gusta de un niño no tiene corazón”.

El éxito se está propagando. Maha Hosmi dice: “El UNICEF comenzó con la capacitación de 10 imanes en tres mezquitas y ahora, en esta zona, trabajamos con 30 imanes en 40 mezquitas”.

Algunos padres acuden con sus hijos varones. Es frecuente que ambas generaciones traten temas que probablemente no se mencionarían en el hogar, como los derechos del niño, los derechos de padres y madres, las necesidades de los adolescentes, o los efectos del cigarrillo para la salud.

Las sesiones sobre “Mejor crianza de los hijos” también se ofrecen en oras ubicaciones, inclusive centros comunitarios, escuelas y centros de salud. La Oficina del UNICEF en Jordania sufraga dos terceras partes del costo de los cursos. El UNICEF también apoya la producción de instrumentos esenciales, como videofilmes y folletos sobre desarrollo de la infancia.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Geneva/2004/Vergara
Najah, 13 años, y su hermana Hannan, 12 años, con su padre Abu Khaled, 63 años, en su hogar del barrio de Al Nasser, Ammán oriental (Jordania).

“Comencé este curso porque quería aprender más sobre higiene”, explica Abu Khaled, 63 años. Tiene siete hijos de su matrimonio con Um Abdallah y dos más de un matrimonio anterior. Abu y su esposa iniciaron las sesiones de capacitación hace tres meses; ambos dicen que ahora se sientan a conversar con sus hijos, cosa que no hacían antes.

Cuando mi niñito tenía sarpullidos, yo solía poner sal en su piel”, recuerda Um Abdallah, “pero en una de las sesiones aprendí que esto hace más mal que bien, de modo que ya no lo hago más”.

Dos hijas, Najah, 13 años, y su hermana Hannan, 12 años, explican claramente cómo este proyecto cambió su rutina diaria. “Antes, estábamos en la calle y nuestro padre no se ocupaba. Ahora quiere saber qué aprendemos en la escuela e incluso lee para nosotros”, dice Najah. “Pasamos más tiempo juntos, como un equipo”, agrega Hannan, “y también jugamos mucho más con nuestros hermanos”.


 

 

Video

23 julio 2004: Thomas Nybo, del UNICEF, informa cómo las mezquitas en Jordania están ayudando a los padres a criar mejor a sus hijos.

Anchura de banda baja
View clip (Real Format)

Anchura de banda alta
View clip (Real Format)

Búsqueda