Panorama: Japón

UNICEF establece espacios acogedores para los niños japoneses afectados por el terremoto

Imagen del UNICEF
© UNICEF Japan/2011/Goto
Una niña juega con un conjunto para el desarrollo en la primera infancia en un refugio de la ciudad de Sendai, en la prefectura de Miyagi, Japón.

Por Mihoko Nakagawa

TOKIO, Japón, 5 de abril de 2011. Cuando el personal del Comité Nacional de Japón pro UNICEF abrió la caja que contenía materiales para el desarrollo en la primera infancia, como muñecas y juguetes de colores, a los niños damnificados por el terremoto –que se encuentran en un refugio en la región nororiental de Japón– se les iluminó la mirada.

 “Estos niños”, señaló una mujer alojada en el refugio que observaba la escena, “han estado escondiéndose bajo sus mantas desde que sufrimos el terremoto hace tres semanas. ¡Pero ahora juegan y se muestran tan felices!”.

Seguridad y diversión

El Comité Nacional de Japón recibió los materiales de recreación y desarrollo en la primera infancia que se enviaron desde el almacén central de UNICEF, en Copenhague, (Dinamarca) para su empleo en los espacios acogedores para los niños que se han establecido en los refugios y las guarderías.

Esos espacios constituyen sitios seguros y divertidos donde se brinda ayuda gratuita a los niños y niñas que sufrieron experiencias traumáticas durante y después del terremoto. Muchos de esos niños quedaron separados de sus amigos y algunos han perdido uno o ambos progenitores.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Japan/2011/ Kikugawa
Tras el seísmo y el maremoto que devastaron la zona nororiental del Japón, a los niños y niñas de la región les quedaron muy pocos juguetes. En la foto, una muñeca frente a un edificio de Otsuji, una ciudad situada en la prefectura de Iwate.

“Esto es exactamente lo que necesitaban estos niños”, afirma Ken Hayami, Director Ejecutivo del Comité Nacional de Japón pro UNICEF. “Quedé convencido de ello cuando les vi tan entretenidos con esos juguetes y dibujando con los lápices de colores. Esos conjuntos de materiales son el fruto de la larga experiencia de UNICEF con los niños y niñas de todo el mundo”.

La ampliación de los programas

 “Las sonrisas de estos niños me impulsa a dar más de mí”, comentó Miwa Kurumisawa, una de las voluntarias del Comité, que se encarga de organizar diariamente los espacios acogedores para los niños en diversos refugios. Muchos estudiantes secundarios y universitarios, que también resultaron damnificados por el terremoto, colaboran todos los días con las actividades que se llevan a cabo en esos espacios.

Asimismo, se están ampliando y profundizando las actividades de capacitación de los maestros, los padres y madres y el personal de las guarderías en materia de educación apropiada para los niños. “Siento un gran alivio al poder compartir mis experiencias difíciles con mis colegas”, comentó una maestra que participó en los cursos. “Ahora me siento más capacitada y más decidida a responder de manera más eficaz ante las necesidades de los niños”.

La población en general también tiene una participación activa mediante el proyecto de minibibliotecas infantiles. Hasta la fecha se han donado más de 80.000 libros para niños, que se distribuyen a los espacios acogedores para los niños en las regiones afectadas por el desastre natural.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Japan/2011/Saito
En la sede de UNICEF en Takwanawa (Tokio), dos niñas donan libros destinados al proyecto de minibibliotecas infantiles. Hasta la fecha, en Japón se han donado más de 80.000 libros infantiles para los niños y niñas afectados por los recientes desastres naturales.

Los aliados mundiales de UNICEF también desempeñan un papel importante. La compañía aérea Japan Airlines posibilitó la rápida distribución de los materiales para las actividades relacionadas con el desarrollo en la primera infancia, así como de otros elementos esenciales. Las colchonetas de colores sobre las que juegan los niños, donadas por IKEA, se han convertido en el símbolo de los espacios acogedores. Los niños se reúnen y esperan agrupados que el personal coloque las colchonetas en las esquinas de los refugios para dar comienzo a los juegos.

 De regreso a la escuela

Mientras que la iniciativa de los espacios acogedores para los niños logra con gran éxito sus objetivos, el Comité Nacional de Japón pro UNICEF colabora con los gobiernos locales en la puesta en práctica de un programa de regreso a la escuela.

“Los niños deberían poder disfrutar de su infancia e ir a la escuela”, afirma Hayami. “Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para garantizar el cumplimiento de los derechos de todos los niños”.

Debido a que abril es el mes en el que tradicionalmente comienza el año escolar en Japón, será necesario satisfacer un número mayor de necesidades de los niños y niñas que esperan con ansiedad la oportunidad de volver a clases.


 

 

Búsqueda