Panorama: Japón

Agnes Chan, Embajadora de Buena Voluntad del Comité Nacional de Japón pro UNICEF, comenta sobre los viajes que ha realizado representando al organismo internacional

Imagen del UNICEF
© UNICEF Japan/2010/Kaneko
Agnes Chan, Embajadora de Buena Voluntad del Comité Nacional de Japón pro UNICEF, visita la escuela primaria de un campamento de desplazados en Somalia que fue construida por UNICEF con apoyo de varios países donantes, entre ellos Japón.

TOKYO, Japón, 22 de marzo de 2010 – Agnes Chan, Embajadora de Buena Voluntad del Comité Nacional de Japón pro UNICEF, que también es una famosa cantante popular, doctora en educación y estrella de televisión, ha realizado más de una decena de visitas a países de África, Asia y Oriente Medio desde 1998, cuando comenzó a colaborar con el comité japonés de UNICEF. Conjuntamente con su colaboración con UNICEF, Chan realiza otras actividades de fomento de la paz y de representación y defensa de los derechos de los niños, niñas y mujeres.

AUDIO: escuche

Chan comenzó a realizar labores voluntarias relacionadas con los derechos de los niños cuando era estudiante secundaria en Hong Kong.

“Siempre me he interesado por los niños”, comenta.

Más adelante, cuando se convirtió en madre, comenzó a llevar a su hijo a diversas actividades relacionadas con UNICEF, para que aprendiera a ayudar a los demás. Fue en esos actos y actividades que Chan comprendió la importancia que reviste la protección de los derechos de los niños y niñas.

“No hacemos suficiente por los derechos de los niños”, dice Chan, “y por eso los niños sufren. Tenemos la responsabilidad de prestarles ayuda”.

De regreso en Somalia, un país sin igual

Chan regresó recientemente de una gira de una semana por la región noroccidental de Somalia. El objetivo de la visita consistió en poner de relieve las cuestiones que afectan a los niños, niñas y mujeres de esa región y los problemas que confrontan miles de personas desplazadas en ese país africano.

Imagen del UNICEF
© 2010 UNICEF Somalia/Morooka
Chan realiza una visita a niños y niñas gravemente desnutridos internados en el centro de estabilización del hospital de Hargeisa (Somalia), que recibe apoyo de UNICEF.

Durante su visita a la ciudad de Hargeisa, Chan comprobó la situación de los niños, niñas y mujeres que viven en campamentos de desplazados. En un asentamiento que alberga a más de 16.000 somalíes desplazados por los conflictos armados, Chan conversó con un grupo de madres sobre la lucha diaria por la supervivencia de esas mujeres y sus familias. Asimismo, pudo comprobar las precarias condiciones en que viven los refugiados, que carecen de vivienda adecuada, de oportunidades de trabajo y de servicios sociales básicos, además de sufrir pobreza extrema y desnutrición.

“En ese campamento, conversé con una mujer de 37 años que tuvo que huir de Mogadishu con sus nueve hijos porque su hogar había sido destruido durante un ataque con morteros en el que murieron seis integrantes de su familia”, rememoró  Chan. “Esa mujer me dijo que su familia era afortunada porque por lo menos se había podido refugiar en ese campamento, pero también me contó que las condiciones de vida de su familia son muy difíciles”.

Numerosos retos

Chan agregó que en las 13 visitas a diversas naciones del mundo que realizó en representación de UNICEF jamás conoció un país como Somalia, cuyos niños y niñas no sólo sufren las consecuencias de los enfrentamientos armados y la inestabilidad sino que también afrontan muchos desafíos en materia de salud y educación.

Uno de cada seis niños somalíes sufre desnutrición aguda. Chan comprobó las consecuencias de ese grave problema de salud cuando visitó el centro de estabilización del hospital de Hargeisa, donde se brinda tratamiento a los niños y niñas gravemente desnutridos. El centro de estabilización recibe apoyo de UNICEF.

Chan también visitó una escuela primaria de la localidad. UNICEF suministró todos los libros de texto y artículos escolares que se emplean en las escuelas primarias de Somalia.

Imagen del UNICEF
© 2010 UNICEF Somalia/Kaneko
Agnes Chan, Embajadora de Buena Voluntad del Comité Nacional de Japón pro UNICEF, aborda en Nairobi un avión de las Naciones Unidas con destino a Somalia, en febrero de 2010.

Otro de los temas en que hizo hincapié Chan durante su reciente visita a Somalia fue la mutilación/escisión genital femenina, una práctica común en ese país. Al respecto, la Embajadora de Buena Voluntad se reunió con mujeres somalíes que se oponen a esa práctica y escuchó las historias de varias mujeres que fueron sometidas a esa forma de mutilación.

Influencias en la música

Chan afirma que sus visitas a regiones fracturadas por la guerra como Iraq, Darfur y Somalia han tenido profundos efectos en ella como individuo y como artista. La Embajadora de Buena Voluntad afirma que sus labores en pro de UNICEF han ejercido influencias en su música, y que muchas de sus canciones recientes se refieren a los niños y niñas y a la paz mundial.

“Me cuesta trabajo escribir canciones de amor”, comentó. “Pero creo que tengo muchos nuevos admiradores porque canto canciones que les llegan al corazón”.

Agnes Chan, nativa de Hong Kong, obtuvo un doctorado en educación de la Universidad de Stanford y es autora de más de 70 libros. La primera canción que grabó comercialmente, cuando sólo tenía 14 años, fue la pieza más vendida en toda la historia musical de Hong Kong. Chan también es conocida por su infatigable labor en pro de los niños y niñas, especialmente los que sufren debido a los conflictos armados.


 

 

Audio (en inglés)

Agnes Chan, Embajadora de Buena Voluntad del Comité Nacional de Japón pro UNICEF, visita la escuela primaria de un campamento de desplazados en Somalia que fue construida por UNICEF con apoyo de varios países donantes, entre ellos Japón.
AUDIO escuche

Búsqueda