Jamaica

Una campeona olímpica jamaicana comienza a colaborar oficialmente con UNICEF

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Colin Reid
Shelly-Ann Fraser, campeona olímpica jamaicana, recibe de manos de Robert Fuderich, Representante de UNICEF en Jamaica, el certificado que le acredita como primera Embajadora de Buena Voluntad delorganismo internacional.

Por Allison Hickling

KINGSTON, Jamaica, 15 de marzo de 2010 – Shelly-Ann Fraser, de 23 años, fue la primera jamaicana que ganó la medalla de oro olímpica en 100 metros lisos. Y recientemente estableció un nuevo récord en pro de la infancia de su país.

Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF

El mes pasado, Fraser fue nombrada Embajadora Nacional de Buena Voluntad de UNICEF. Se trata de la primera jamaicana que recibe ese título, otorgado por su reconocida capacidad para servir de inspiración e influencia sobre los jóvenes.

Su nombramiento se produjo en un acto lleno de personajes estrella–que ella misma diseñó y organizó– de recaudación de fondos para las labores de socorro y reconstrucción de UNICEF en Haití. Al banquete asistieron 14 atletas que se ofrecieron como voluntarios para compartir una velada con los ganadores de una rifa que se llevó a cabo durante la reunión.

Entre los deportistas figuraron Usain Bolt, el velocista más rápido del mundo, y Asafa Powell, Michael Frater y Melaine Walker, todos ganadores de medallas de oro olímpicas. Con la colaboración de ellos y otros, Fraser logró recaudar unos 5.000 dólares estadounidenses para las labores de UNICEF en Haití.

Al anunciar el nombramiento de Shelly-Ann Fraser, el Representante de UNICEF en Jamaica, Robert Fuderich, dijo que la campeona olímpica “se complementa a la perfección” con UNICEF. “Se trata de alguien que se preocupa profundamente por el bienestar de los niños jamaicanos”, añadió, “y que sirve de modelo para un gran número de niños y niñas que se sienten inspirados por la manera en que ella logró progresar y superar todos los obstáculos”.

Modelo para los niños

La brillante carrera deportiva de Shelly-Ann, que nació y creció en Waterhouse, un barrio pobre de Kingston, y que terminó compitiendo en los Juegos Olímpicos, sirve de inspiración a muchos niños y niños jamaicanos.

Tras su triunfo en los Juegos Olímpicos de Beijing, Fraser regresó a Jamaica y cursó estudios sobre Desarrollo Infantil y Adolescente en la Universidad Tecnológica de Kingston. Shelly-Ann es la primera integrante de su familia que realizó estudios universitarios.

Fraser se mostró muy entusiasmada por su nombramiento como Embajadora Nacional de Buena Voluntad de UNICEF.

 “Me siento muy esperanzada por esta colaboración con UNICEF, que me permitirá cumplir los objetivos que me fijé”, comentó. “Sé que cumpliré con mi responsabilidad de crear conciencia en todos los jamaicanos de que los niños y las niñas son nuestro futuro”.


 

 

Búsqueda