Iraq

Jóvenes refugiados sirios viven un poco de normalidad a través de un torneo de fútbol en Sulimaniyah, Irak

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iraq/2013/Niles
Un niño juega en un torneo de fútbol organizado por la Universidad Americana de Sulimaniyah para los niños refugiados sirios que viven en el campamento de Arbat, Irak. Durante unas horas, los partidos le permiten a él y a otros niños dejar la vida de refugiados atrás.

Por Chris Niles

Un sábado por la tarde, un grupo de jóvenes se pone sus uniformes y se sube en un autobús para jugar en un torneo de fútbol

SULIMANIYAH, Irak, 5 de noviembre de 2013 - Es el mismo espectáculo que se ve en todo el mundo un sábado por la tarde: un grupo de  jóvenes alineados en sus uniformes de fútbol, preparándose para salir al terreno de juego.

El fútbol es uno de los deportes más populares del mundo, pero para estos chicos, en este día, tiene un significado adicional.

Son refugiados sirios que viven en el campamento de Arbat, en el norte de Irak. Están de pie en un almacén en el campo poniéndose sus uniformes nuevos, a la espera de dos autobuses para llevarlos lejos.

El simple viaje ha tomado días de planificación y ejecución. La mayoría de los partidos de fútbol colegial no necesita autorización del gobierno, controles de seguridad, un convoy de vehículos de UNICEF ni inspecciones de bombas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iraq/2013/Niles
"Estoy muy contento. Es mi primera vez fuera del campo“, dijo Loran, de 14 años, que jugó en el torneo. Loran ha estado viviendo en Arbat durante dos meses.

"Estoy muy contento. Es mi primera vez fuera del campo", dijo Loran, de 14 años, quien juega de defensor y sigue al FC Barcelona, y ha estado viviendo en el campamento de Arbat durante dos meses.

Este día es posible gracias a la dedicación de otra joven, Dana Salahuddin, de 20 años. Está en su primer año en la universidad. El día después de que terminó sus exámenes en agosto, fue directo al campo a trabajar.

"Yo estaba trabajando como voluntaria, y vi que no había actividades para los niños", dijo.

Decidió utilizar fondos del UNICEF para organizar un torneo de fútbol.

Una vez que los niños reciben sus uniformes, se suben en autobuses y emprenden camino hacia la Universidad Americana de El Sulimaniyah. Pasan a través de un puesto de control militar sin problemas y llegan media hora más tarde a los modernos edificios de la universidad.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iraq/2013/Niles
Trabajando como voluntaria en Arbat, Dana Salahuddin (izquierda) se había dado cuenta de que no había actividades para los niños. Con el apoyo de UNICEF, organizó el torneo. Nuestro objetivo fue "hacer felices a los niños", dijo.

Los niños se dividen en tres equipos, representando al FC Barcelona, al Real Madrid y al Manchester United. Sus anfitriones en la universidad también forman un equipo.

El torneo comienza y, por unas horas, olvidan su vida como refugiados y viven un poco de la vida normal.

"Es bueno para ellos tener algo en que pensar, aparte de si tienen suficiente agua y comida", dice Atheer Al Yaseen, Consultor en temas de Agua, Saneamiento e Higiene de UNICEF, quien ayudó a Dana a organizar el evento, y también hace las veces de árbitro.

Dana, que también participa en el juego, dice que está satisfecha con las caras sonrientes que ve a su alrededor.

"Ese era nuestro objetivo, hacer felices a los niños", dice.


 

 

Fotografía UNICEF: Crisis en Siria

Búsqueda