Iraq

En Irak, la campaña de vacunación llega a miles de refugiados sirios

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iraq/2013/Abdulmunem
Un niño recibe un suplemento de vitamina A durante una campaña de vacunación contra el sarampión y la meningitis que recibió apoyo de UNICEF en el campamento de refugiados sirios de Domiz, en Iraq.

Por Karin Ulin

UNICEF y sus aliados llevaron a cabo una campaña de vacunación para los refugiados sirios en el campamento de Domiz, en Irak, para asegurar que los brotes de sarampión y meningitis se mantengan bajo control.

DOHUK, IRAK, 29 de abril de 2013 – “¡Me acaban de poner las inyecciones y no he llorado!”, dice la niña a sus hermanos y hermanas. En la mano sostiene un helado.

Esta niña es una de los miles de niños y niñas que recibieron inyecciones contra el sarampión y la meningitis durante una campaña de vacunación generalizada que se llevó a cabo en el campamento para refugiados sirios de Domiz, en el norte de Irak.

Un mayor riesgo de enfermedad

En el campamento de Domiz se encuentran más de 35.000 refugiados de la República Árabe Siria, una cifra que aumenta todos los días. Las condiciones de hacinamiento aumentan el riesgo y la vulnerabilidad ante las enfermedades de los residentes del campamento.

Para asegurar que los brotes de sarampión y meningitis se mantengan bajo control, Médecins Sans Frontières (MSF) y el Departamento de Salud local en Dohuk, con el apoyo de UNICEF, organizó una campaña de vacunación generalizada durante un período de seis días.

Campaña en todo el campamento

En respuesta a un llamamiento a la vacunación realizado por los equipos de movilización social de UNICEF en el campamento, la mayoría de la población que cumplía con las características aprovechó la campaña. Ubicados en tres tiendas de campaña dedicadas a la inmunización, los profesionales de salud administraron inyecciones contra la poliomielitis a 19.303 personas entre los 6 meses y 30 años de edad. La vacuna contra la meningitis se administró a 17.663 personas entre 2 y 30 años de edad.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iraq/2013/Abdulmunem
Más de 19.000 niños, niñas y adultos entre los 6 meses y los 30 años fueron vacunados contra el sarampión y la meningitis durante la campaña.

"El sarampión y la meningitis son dos enfermedades altamente contagiosas con efectos duraderos sobre los niños", dijo el Representante de UNICEF en Irak Dr. Marzio Babille durante una visita al campo. "Es vital que nos aseguremos de que estos niños, que ya están pasando por tiempos difíciles, tengan la oportunidad de crecer sanos."

Tensión en los servicios de salud

El Departamento de Salud de Dohuk, en colaboración con MSF, dirige una clínica de salud que ofrece servicios generales de salud en el campamento. Sin embargo, el aumento del número de refugiados que llegan pone una enorme presión sobre los servicios prestados.

Se necesitan urgentemente fondos para ayudar con la creación de dos puestos de vacunación, para continuar con la prestación de servicios vitales de salud a los niños y las madres refugiadas en el campamento y en las comunidades de acogida. Estas instalaciones proporcionarán vacunas contra el sarampión a los recién llegados al campamento, además de las vacunas de rutina para todos los niños del campamento.

UNICEF también está apoyando al Departamento de Salud Dohuk para abordar la nutrición en niños menores de 5 años de edad. Entre los esfuerzos que están promoviendo están la lactancia materna exclusiva y el establecimiento de "chozas para bebés" cerca de los centros de salud existentes en los que las madres puedan amamantar cómodamente a sus hijos lejos de las condiciones de hacinamiento en el campamento.

La campaña de vacunación realizada en el campo de Domiz es parte de un esfuerzo más grande llevado a cabo por UNICEF y sus aliados para asegurar que los niños y jóvenes adultos refugiados  de la República Árabe Siria estén protegidos de las enfermedades que se propagan rápidamente en tiempos de conflicto y desplazamiento.


 

 

Fotografía UNICEF: Inmunización

Búsqueda