Iraq

Contra el cólera en el Iraq para proteger a los miles en peligro

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iraq/2007/Arar
Mediante el transporte de agua en camiones cisterna UNICEF ayuda a proteger de las enfermedades transmitidas por el agua a centenares de miles de niños y niñas iraquíes, así como a sus familias.

Por Claire Hajaj

AMMAN, Jordania, 25 de septiembre de 2007 – El 14 de agosto se confirmó que en la ciudad de Kirkuk, en la región septentrional del Iraq, un hombre que sufría diarrea acuosa aguda también padecía de cólera, una noticia que los expertos en temas de la salud habían estado temiendo durante todo el verano. Pese a todas las medidas de prevención de emergencia, la enfermedad se propagó velozmente y el brote pronto se convirtió en el más grave en la historia reciente del país.

Hasta la fecha, el cólera ha producido 11 muertes y ha dejado un saldo de más de 2.100 personas gravemente enfermas en 28 distritos de todo el país. Muchos miles más corren grave peligro.

El epicentro del brote fue la ciudad de Suleimaniyah, en la región del Kurdistán iraquí. Sin embargo, la enfermedad pronto se propagó hacia el sur debido al agua contaminada. Las noticias más recientes son las más alarmantes, ya que se informa sobre dos casos de cólera, así como una muerte debida a esa enfermedad, en Bagdad, la capital del Iraq, y sobre otra persona –una niña de siete meses de edad en este caso– enferma de cólera en la ciudad de Basra, que se encuentra aun más al sur.

“Es una situación peligrosa y atemorizante”,  comentó Bahktiyar Ahmed, agente sanitario de emergencia de UNICEF que se desempeña sobre el terreno en la región de Suleimaniyah.

“Al principio”, agrega el Sr. Ahmed, “recibíamos más de 200 casos por día, y el personal de los hospitales estaba tan abrumado que ni siquiera podía examinar todos los casos. Las autoridades sanitarias pidieron a UNICEF que ayudara con el tratamiento de los enfermos y que colaborara con la contención de la enfermedad mediante la divulgación de información preventiva y la purificación del agua que consumen las familias”.

La respuesta inmediata salva vidas

Al día siguiente de confirmarse la existencia del brote, UNICEF puso en marcha su respuesta en colaboración con las autoridades sanitarias locales y la Organización Mundial de la Salud, que está al frente de la lucha contra el cólera en todo el país.

El objetivo prioritario consistió en entregar suministros médicos de emergencia y sales de rehidratación oral a los hospitales de la región septentrional del Iraq para que pudieran tratar los casos leves y moderados de diarrea. Las sales de rehidratación oral son una mezcla simple de sales y azúcares que, cuando se las ingiere en combinación con zinc, ayudan a impedir la muerte por deshidratación. Como parte de la respuesta, UNICEF distribuyó en un plazo de 24 horas más de 15.000 unidades de sales de rehidratación oral provenientes de sus almacenes en la cercana localidad de Erbil.

“Pese a que el cólera puede causar la muerte en pocas horas, si se lo trata a tiempo, antes de que el paciente sufra deshidratación grave, es una enfermedad relativamente fácil de vencer”, afirmó el Dr. Alexander Malyavin, que dirige las actividades relacionadas con la salud de la Oficina de UNICEF en el Iraq. “Por eso son tan valiosas las sales de rehidratación oral, porque salvan vidas a un costo de unos pocos centavos por bolsa”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iraq/2007/Arar
La carencia en todo el territorio del Iraq de servicios de suministro de agua potable y saneamiento ambiental constituye una amenaza de enfermedades, entre ellas el cólera, para los niños, niñas y familias.
La contención del brote

UNICEF también despachó a las regiones del Iraq septentrional castigadas por el cólera 12.000 conjuntos de materiales para agua destinados a las familias, 13.400 bidones para el transporte y almacenamiento del agua potable, 30.000 barras de jabón, 34.000 paquetes de tabletas para la depuración del agua, 4.800 tabletas de cloro de disolución lenta y tres toneladas de cloro para la purificación de pozos de agua domésticos.

UNICEF también distribuirá agua en camiones cisterna a las familias de las zonas más castigadas por el brote de cólera, a las que suministrará un total de dos millones de litros por día.

Las labores de contención del brote de UNICEF también contemplan la capacitación de personal médico en materia de tratamiento de la diarrea. La organización continúa prestando apoyo a una amplia campaña de información y comunicación mediante la cual se alienta a las familias a filtrar el agua, preparar los alimentos cuidadosamente y lavarse las manos con frecuencia. También se exhorta a los comerciantes a que para la tradicional comida de  ifthar, que forma parte de las celebraciones de la festividad religiosa de ramadán, sólo vendan bebidas envasadas. Asimismo, UNICEF limpia y purifica los tanques de agua de las escuelas.

Las autoridades de Basra también solicitaron ayuda similar a UNICEF, que respondió enviando a esa ciudad más sales de rehidratación oral y colaborando con los organismos de gobierno para informar y alertar a la comunidad. Se espera que de esa manera se pueda prevenir un brote en gran escala en la región meridional del Iraq, que es una zona más pobre, donde muchas familias desplazadas viven en condiciones de higiene deficientes.

Un problema a largo plazo

Sin embargo, el problema del cólera no desaparecerá el inmediato del Iraq. La aparición y propagación de esa enfermedad se debe a las deplorables condiciones en materia de suministro de agua y saneamiento ambiental que reinan en todo el país. Apenas un 30% de la población del Iraq dispone de acceso habitual al agua potable, y sólo se trata el 17% de las aguas cloacales que se vierten en los cursos de agua.

UNICEF sostiene que este brote demuestra que millones de iraquíes carecen de servicios esenciales básicos, como los de agua potable, y requieren ayuda humanitaria con carácter urgente. También es fundamental restablecer las existencias de los suministros necesarios para diversos tratamientos que salvan vidas, como los de sales de rehidratación oral y de zinc, necesarios para combatir la diarrea. Al respecto, UNICEF carece aún de un millón de dólares que necesita para poder suministrar zinc a los niños y niñas iraquíes.

“La diarrea ordinaria sigue siendo una de las dos principales causas de muerte de los niños y niñas en el Iraq”, afirmó el Dr. Malyavin. “No deberíamos esperar hasta que se produzca un brote de cólera para brindarles a esos niños y niñas acceso al agua potable y a los tratamientos médicos básicos, que pueden salvar muchas vidas”.


 

 

Audio (en inglés)

25 de septiembre de 2007: Bakhtiyar Ahmed, agente sanitario de emergencia de la Oficina de UNICEF en el Iraq, se refiere a la manera en que el organismo internacional responde ante el mayor brote de cólera en la historia reciente de ese país.
AUDIO escuchar

Búsqueda