Panorama: Irán, República Islámica del

Tres años después del terremoto, UNICEF cierra su oficia de emergencia en Bam, Irán

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ04-0005/Noorani
A Fatima Hussain Zaidah, de 5 años, la rescataron de entre los escombros de su casa desplomada, en Bam, Irán, pero seis miembros de su familia murieron en el terremoto que se produjo allí en diciembre de 2003.

Por Bahareh Yeganehfar

BAM, Irán, 26 de enero 2007 – Tres años después del devastador terremoto que sacudió la antigua ciudad iraní de Bam, el desarrollo y la reconstrucción prosiguen a buen ritmo y UNICEF ha cerrado su oficina de emergencia.

Más de 30.000 personas murieron el 26 de diciembre de 2004 a causa del terremoto, y miles más quedaron sin hogar. La ciudad y las comunidades adyacentes quedaron totalmente arrasadas.

Horas después del desatre, UNICEF de Irán coordinaba la entrega de provisiones de emergencia desde su División de Suministros de Copenhague, para mantener con vida a los niños supervivientes y sus familias.

Los suministros iniciales incluían medicamentos y equipo médico, lonas impermeables y mantas. Siguieron otros suministros en forma de artículos sanitarios, cientos de equipos de obstetricia y cirugía, tabletas para la purificación del agua, generadores portátiles, tiendas y equipos recreativos y de “escuela en una caja”.

Como en todos los desastres, la prioridad de UNICEF –además de garantizar la salud de los supervivientes– era reestablecer lo antes posible la normalidad en las vidas de los niños.

Niños y familias reunidos

Zahra, de 14 años, y Amir, de  8, quedaron huérfanos a causa del terremoto. Sin embargo gracias a los esfuerzos de UNICEF y de la organización estatal de asistencia social, los niños encontraron a sus abuelos y ahora viven con ellos.

“Todavía puedo recordar el momento en que mi padre me sacó de entre los escombros”, dice Amir, “pero él mismo no pudo salvarse. Cuando lo sacaron tenía muchas costillas rotas y sangraba profusamente. Murió antes de llegar al hospital.”

Inmediatamente después del terremoto se identificó a 3.000 niños que habían perdido uno o ambos progenitores. UNICEF contribuyó a su protección capacitando a trabajadores sociales, que siguen identificando a los niños y niñas vulnerables y a las familias que necesitan apoyo. Estos trabajadores emplean una base de datos centralizada para seguir los progresos de los niños y remitirlos a los servicios apropiados.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ04-0024/Noorani
Un trabajador de UNICEF entrega cuadernos a un grupo de párvulos, en una tienda-escuela del campamento de Bafia para personas desplazadas por el terremoto que tuvo lugar en la provincia de Kernman, en el sudeste de Irán.

Ayudar a los niños a sobrellevar la situación y aprender

Con el fin de ayudar a los niños y a sus familias a sobrellevar los efectos del desastre y de las pérdidas, UNICEF proporcionó el apoyo psicosocial inicial, seguido de asesoramiento psicológico para grupos y la formación de maestros, psiquiatras y psicólogos. En la actualidad, en la zona afectada por el terremoto cerca de 50 centros infantiles proporcionan a niños y niñas de distintas edades libros, juguetes, juegos, materiales educativos y acceso a la tecnología y a servicios de asesoramiento psicológico.

Aunque casi el 90% de la escuela de Bam quedaron destruidas por el terremoto, en apenas tres semanas se reanudaron las clases en aulas temporales. En el proceso de localizar a los niños después del desastre, se ha animado a miles de ellos que no estaban matriculados a comenzar o reiniciar sus estudios. Se han reconstruido cincuenta escuelas, a las que se ha equipado con equipos de computadoras, laboratorios de ciencias y bibliotecas.

“Esta escuela es más grande, tiene una zona verde y un patio de recreo”, le dijo una niña a Mahtab Keramati, embajadora de buena voluntad de UNICEF, quien visitó Bam en diciembre. “Nuestra anterior escuela era más pequeña y no tenía zona verde ni campo de deportes.”

Salud e higiene

El apoyo de UNICEF es visible en muchas esferas, entre ellas las de la salud, higiene y nutrición de los habitantes de Bam. Por ejemplo:

  • Un nuevo laboratorio para verificar la calidad del agua controla que sea apta para el consumo
  • En la ciudad se han instalado cientos de kilómetros de cañerías resistentes a los terremotos, proporcionadas por UNICEF, y una red de agua para las zonas rurales está casi terminada
  • En los liceos femeninos se han añadido nueve unidades de saneamiento, y se han instituido clases de educación para la higiene.

“La ciudad de Bam de hoy día es totalmente distinta a la de hace tres años, gracias a los esfuerzos de las organizaciones nacionales e internacionales, en especial de UNICEF”, dijo Mostafa Hemmat-Nejad, Gobernador adjunto de Bam para cuestiones sociales.


 

 

Vídeo (en inglés)

25 de enero de 2007:
Rachel Bonham Carter, corresponsal de UNICEF, informa sobre los logros en Bam, Irán, en el momento en que la organización repliega sus operaciones de emergencia tres años después del terremoto que tuvo lugar allí.

 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda