Panorama: Irán, República Islámica del

El UNICEF responde rápidamente tras el violento terremoto en Irán


Este mapa no refleja ninguna toma de posición por parte del UNICEF con relación a la situación jurídica de ningún país o territorio ni el reconocimiento de ninguna frontera.

ZARAND, Irán, 22 de febrero de 2005 – Un violento terremoto que registró 6,4 en la escala Richter sacudió esta madrugada la población de Zarand, en la región sudoriental de Irán. Más de 30.000 personas, entre ellas un número considerable de niños y niñas, sufrieron las consecuencias del desastre natural, que destruyó completamente varias aldeas.

La Representante del UNICEF en Irán, Kari Egge, fue testigo presencial de las consecuencias inmediatas del temblor. “La aldea que visitamos hoy quedó totalmente en ruinas. No hay ninguna estructura ni edificio en pie. No he visto otra presencia humana que las personas que murieron en el terremoto. Dos aldeas localizadas en las alturas de las montañas se encuentran completamente aisladas y otras 10 han sufrido daños de diversa gravedad”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iran/2005
El terremoto provocó daños y muertes en por lo menos 13 aldeas cercanas a Zarand, en la región sudeste de Irán.

Las autoridades han confirmado que más de 270 personas perdieron la vida debido al terremoto, aunque se supone que el número irá en aumento. “Por supuesto, los niños constituyen uno de los sectores más vulnerables. Cuando ocurrió el terremoto, entre las cinco y las seis de la mañana, casi todos los niños estaban durmiendo. Muchos murieron sofocados, otros sufrieron lesiones mortales por los derrumbes y algunos quedaron enterrados bajo los escombros”, explicó la Sra. Egge.

El terremoto trajo dolorosos recuerdos del devastador sismo que castigó a Bam en 2003. En esa tragedia murieron más de 30.000 personas, y otras 80.000 perdieron sus hogares.

La Sra. Egge comentó que la experiencia que adquirió el UNICEF al ayudar a los niños y sus familias a recuperarse el terremoto de Bam será muy valiosa en este nuevo desastre. Agregó que el personal que había trabajado en Bam fue convocado de inmediato al epicentro del terremoto de Zarand.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iran/2005
Las aldeas cercanas a las montañas fueron las que sufrieron en mayor medida las consecuencias del terremoto. Algunas quedaron completamente destruidas.

“Nos reunimos allí y llevamos a cabo una evaluación rápida. Creo que nuestra labor en Bam nos permitió aprender mucho. Hizo posible, entre otras cosas, que pudiéramos responder de inmediato en esta oportunidad”, dijo la Representante.

En estrecha colaboración con la Sociedad de la Cruz Roja de Irán y con el gobierno de este país, el UNICEF se prepara para localizar a las familias de los niños que están perdidos o separados de sus parientes. La organización también se dedica a suministrar agua potable y servicios de saneamiento adecuados a los niños y sus familias. El UNICEF realizará asimismo una evaluación más profunda de los daños que han sufrido las escuelas a fin de ayudar a que los estudiantes puedan volver a clase lo más pronto posible.


 

 

Audio (en inglés)


22 de febrero de 2005: La Representante del UNICEF en Irán, Kari Egge, describe lo que vio inmediatamente después del terremoto de Zarand.
Búsqueda