Indonesia

Tras el “tsunami”, se amplían los servicios de protección de la infancia para los huérfanos y otros niños y niñas vulnerables

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-1903/Estey
Vera, de nueve años de edad, a la entrada de un centro de acogida para niños de Banda Aceh. El centro, que recibe apoyo de UNICEF, fue inaugurado en 2007 y en la actualidad aloja a unos 120 niños y niñas huérfanos o abandonados, o que han sido víctimas de agresión sexual.

Por Rob McBride

BANDA ACEH, Indonesia, 28 de diciembre de 2009 – La sensación de calma que se siente en los patios de juego del centro infantil de Darusada contrasta pronunciadamente con las terribles experiencias que han vivido los niños y niñas que albergados allí. Todos ellos han sufrido las consecuencias del reciente conflicto en Aceh, del mortífero maremoto o de situaciones de violencia familiar.

Vea el VÍDEO

Ese último es el caso de Vera, una niña de nueve años de edad que camina en silencio junto a un cuidador.

“Mis padres se peleaban constantemente y yo no quería seguir viendo eso”, explica Vera refiriéndose a la vida en el hogar del que fue recientemente retirada.

En el centro de acogida, que recibe apoyo de UNICEF y que fue inaugurado en 2007, se encuentran unos 120 niños y niñas huérfanos o abandonados, o que han sufrido abuso sexual.

Cambios en el sistema

Aunque Indonesia contaba con un sistema de justicia de menores antes del maremoto, tras ese desastre natural se produjeron importantes cambios en materia de protección de los niños y adolescentes.

Banda Aceh cuenta ahora con un tribunal de menores que preside un juez que recibió capacitación especial de UNICEF.

“Después del 'tsunami', varios de nosotros recibimos capacitación especial, y eso constituyó un gran avance con respecto a la correcta puesta en práctica de la justicia de menores”, explica el Juez Rahmawati, que integra el nuevo tribunal.

Una gran necesidad

De todos los países del océano Índico afectados, Indonesia es uno de los que más necesita medidas de protección de la infancia debido al enorme número de niños y niñas huérfanos y vulnerables.

“Muchos niños y niñas perdieron a sus padres o quedaron separados de sus familias”, comenta Angela Kearney, Representante de UNICEF en Indonesia. “Una de las primeras cosas que hicimos fue ayudar a reunir a las familias y a las comunidades”.

En el hospital Bhayangkara de Banda Aceh se organizó una dependencia especial integrada por trabajadores sociales y agentes de policía capacitados para tratar los casos de protección de la infancia e investigar las situaciones de violencia doméstica.

Esa dependencia comenzó recientemente a obtener éxitos importantes.

“Después del ‘tsunami’, salieron a la luz muchos casos de niños, niñas y mujeres afectados por la violencia doméstica”, detalla Elfiana Ibu, jefa de la dependencia de protección de la infancia. La funcionaria tiene 20 años de antigüedad en la fuerza policial y recibió capacitación especial de UNICEF para prestar ayuda a los niños y niñas víctimas de la explotación y el abuso.

Debido a que ahora se cuenta con instalaciones integradas que ofrecen atención médica y asistencia jurídica, las autoridades alientan a esos menores, cuyas vicisitudes solían pasar desapercibidas en el pasado, a que denuncien su situación.

Pequeños triunfos

En el pacífico recinto del centro infantil de Darusada, la coordinadora del mismo, Rossmawati Burhan, reflexiona sobre los logros obtenidos en los últimos años.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-1904/Estey
Varios niños juegan al voleibol en un centro de acogida infantil en Banda Aceh. Aunque algunos de los niños alojados en centros de este tipo quedaron huérfanos debido al maremoto, el 80% restante perdió a sus padres como consecuencia del prolongado conflicto armado en esa provincia de Indonesia.

“Ya contamos con programas especiales para las víctimas de violaciones y violencia doméstica, así como para los niños y niñas que han sido abandonados por sus padres”, explica  Burhan. “Afortunadamente, recibimos pleno apoyo del Gobierno y de la comunidad local”.

Las metas de Vera, que está sentada cerca de la coordinadora, son más personales y simples.

“Quiero seguir estudiando”, dice en voz baja.” Después, quiero ir a la universidad y, quizá algún día, regresar a mi aldea”.

En el marco de la reconstrucción tras el maremoto, esta región de Indonesia ha logrado crear el ámbito de protección al que tienen derecho todos los niños y niñas del mundo.


 

 

Vídeo (en inglés)

El corresponsal de UNICEF, Rob McBride, informa acerca de la ampliación de los servicios de protección infantil tras el maremoto.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Tsunami: 5 años después

Búsqueda