Panorama: la India

Un programa deportivo imparte aptitudes prácticas para la vida a niños de las regiones apartadas de la India

Imagen del UNICEF
© UNICEF India/2011/Crouch
Laxmi Durge, una entrenadora deportiva de 18 años de edad, dirige las actividades de un grupo de estudiantes de la aldea de Murti, en la India. Laxmi participa en un programa de educación sobre el desarrollo por medio del deporte que recibe apoyo de UNICEF.

El "Estado mundial de la infancia 2011.  Adolescencia: Una edad de oportunidades", la edición del emblemático informe de UNICEF, se centra en el desarrollo y los derechos de más de mil millones de niñas y niños de todo el mundo con edades comprendidas entre los 10 y los 19 años. Esta serie de historias, ensayos y artículos multimedia pretende acelerar y elevar el nivel de lucha de los adolescentes contra la pobreza, la desigualdad y la discriminación por motivos de género.

Por Diana Coulter

CHANDRAPUR, la India, 16 de mayo de 2011. Laxmi Durge finge que está lavando lentejas frente a un nutrido grupo de niños que le observan fascinados. “¡Así es que se prepara el dahl!”, grita la joven de 18 años, que finge trastabillar bajo el peso de una olla imaginaria.

Medio centenar de alumnos repite cada uno de sus gestos y acciones. El eco de sus voces cruza el patio de tierra de la escuela y llega hasta un grupo de aldeanos que detienen su carro tirado por bueyes para observar el alboroto.

Fuertes y saludables

Los aldeanos miran durante un rato cómo Laxmi dirige a los niños en una sesión de juegos de una hora de duración. Durante un descanso de los niños, un anciano se acerca al grupo y pregunta: “¿Qué es este espectáculo?”.

“Soy la entrenadora deportiva comunitaria de la aldea”, explica la joven con orgullo. “Les estoy enseñando a los niños a mantenerse fuertes y saludables”.

Se trata de una meta ambiciosa para Murti, una apartada aldea de la comunidad marathi donde todos los alumnos de la Escuela Primaria Zilla Parishad van a clase descalzos. En su mayoría, se trata de niños provenientes de comunidades tribales dedicadas a la agricultura de subsistencia.

Sin embargo, Laxmi está decidida a trasmitirles todos los conocimientos y la inspiración que adquirió recientemente al participar en el programa “Inspiración internacional-Deportes para el Desarrollo”, que cuenta con el apoyo de UNICEF y el Gobierno de la India. Se trata de un programa cuyo objetivo consiste en generar en la sociedad un mayor grado de conciencia y aceptación del deporte como componente fundamental de la educación y el desarrollo de los niños.

El programa, que inicialmente se ejecutó en el distrito de Chandrapur, escoge a un niño y una niña de cada una de las más de 500 aldeas que participan en el mismo, les enseña cómo emplear los deportes para educar a los niños y fomentar su desarrollo y les asigna finalmente a escuelas y comunidades donde los niños y jóvenes carecen de cursos de educación física y oportunidades de practicar deportes.

El éxito mediante el trabajo en equipo

En la escuela de la aldea de Chincholi es evidente que el objetivo de Devakala Dingule, la entrenadora deportiva comunitaria de 18 años de edad, no se limita a enseñarles a los alumnos, que visten delantales rojos, un juego que consiste en correr una carrera de relevos pasándose una pelota. Los integrantes del equipo ganador aún no han terminado de celebrar su victoria cuando ella les pregunta por qué creen que ganaron. Los alumnos, inicialmente perplejos, concuerdan finalmente en que su triunfo se debió a que trabajaron bien en equipo.

Imagen del UNICEF
© UNICEF India/2011/Crouch
Devakala Gingure, una entrenadora de 18 años de edad, dirige una sesión de actividad física en la escuela de la aldea de Chincholi, en el distrito indio de Chandrapur.

“Es cierto”, les dice Devakala, “y también es cierto en la vida real. En la sociedad, debemos ayudarnos los unos a los otros. En las familias, tenemos que trabajar juntos. Y en la escuela también compartimos notas o realizamos tareas juntos. Ésa es la manera en que se llega al éxito”.

Tras un bullicioso juego de kabaddi, un deporte por equipos en el que los niños y niñas deben capturar a los oponentes antes de que crucen una línea de protección, Devakala señala que sería imposible eludir la captura sin ayuda. “Cuando aceptamos la ayuda de nuestros amigos”, comenta, “podemos ganar. Porque en la unidad encontramos la fortaleza”.

La joven confiesa que antes los deportes le parecían una actividad frívola. “Pensaba que los juegos eran pasatiempos inútiles”, explica. “Pero desde que comencé a participar en el programa y a trabajar con niños he comprendido lo importante que es la práctica deportiva y cuánta alegría nos puede dar”.

Mayor participación

A Vaishali Bawane, una alumna de 12 años de edad, el carácter agresivo de ciertos aspectos del kabaddi le resultaban desagradable, hasta que Devakala le alentó a que participara. Parte del trabajo de Devakala como entrenadora consiste en lograr la participación de las niñas, que tradicionalmente no se involucran en actividades físicas y deportivas. “Al principio tuve problemas para jugar”, comenta Vaishali, “pero desde que descubrí que puedo hacerlo me divierto mucho”.

Devakala ha colocado en la escuela un cartel donde figura el horario de las actividades deportivas de la semana, pero Chincholi es un aldea pequeña y todos los niños saben dónde vive la entrenadora, de manera que aprovechan cualquier oportunidad para acercarse a ella y seguir jugando. “A veces vienen hasta mi hogar porque quieren jugar”, señala Devalaka. “No pueden dejar de jugar”.

Prakash Nandigamwar, maestro de la escuela de Chincholi, comenta que los niños se comportan de manera similar en clase. “Me piden que organice más actividades deportivas”, apunta. “Antes, muchos niños ni siquiera querían venir a la escuela, pero ahora están mucho más interesados y han disminuido las tasas de deserción escolar”.

Aruna Kawathe, una supervisora que visita periódicamente las escuelas del distrito, también dice haber notado un cambio positivo. “Lo que está logrando este programa es aumentar la confianza de los niños en ellos mismos”, explica. “Antes, los niños y niñas no mostraban mucho entusiasmo por los deportes, pero ahora les piden a los maestros que organicen más prácticas y juegos. Les dicen que lo necesitan, que es algo que les sienta muy bien”.


 

 

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda