Panorama: la India

UNICEF ofrece suministros a las zonas afectadas por el ciclón en Bengala occidental

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2009/Gulati
Un padre y su hija trasladan lo que queda de sus pertenencias a un lugar más seguro.

Por Anil Gulati

KOLKATA, la India, 1 de junio de 2009 – A Madhumita, de 10 años de edad, le encanta la escuela y espera convertirse un día en maestra, pero por ahora, sus sueños se han visto interrumpidos por el ciclón Aila, que sacudió su poblado en un delta de Bengala occidental a comienzos de esta semana, destruyendo sus libros de texto y obligando a las autoridades a cerrar la escuela.

Después del ciclón, el padre y la madre de Madhumita recuperaron lo poco que quedó de su hogar y trasladaron a la familia de nueve miembros a un dique cercano en Gosaba, en el delta de Sunderbans. Todavía permanecen inaccesibles 14 de las 37 islas del delta. Hasta la fecha, hay 5,1 millones de personas afectadas.

“Esto es inimaginable. No había visto una destrucción de este tipo en toda mi vida", dijo Kripa Sindhu Pradhan, un anciano del poblado de Madhumita. "Hemos visto tormentas, ciclones e inundaciones y hemos aprendido a luchar contra ellos, pero esta vez la destrucción es enorme. Diques que antes nos protegían de la marea alta se rompieron, y el agua penetró entre ellos".

Una crisis constante

"Tuvimos que viajar en barco y en bicicleta para llegar a las zonas donde trabajamos. Ahora todo está arrasado y tenemos que comenzar de nuevo”, dijo la hermana Jessya, una voluntaria que trabaja con Palli Unnayan Samiti, una organización no gubernamental (ONG) que realiza labores en el distrito.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2009/Gulati
Una niña recoge lo que queda de las pertenencias domésticas de su hogar semisumergido ante la mirada de sus padres.

Debido a que los diques están destruidos, el agua entra y sale con las mareas. Rajesh, un voluntario de una ONG que trabaja en la zona, perdió su casa debido a la tormenta y le preocupa que lo peor este aún por llegar.

"El monzón está a la vuelta de la esquina. ¿Qué pasará entonces?", preguntó.

"Vimos cadáveres de animales en el agua y peces muertos", dijo el funcionario de emergencia de UNICEF en Bengala occidental, Parnasri Ray Choudhury. "Esto aumentará la propagación de enfermedades transmitidas por el agua en la zona después de que se retire el agua".

Acceder a las personas afectadas

Un equipo de evaluación rápida de la oficina de UNICEF en Bengala occidental visitó las islas de Gosaba en barco y se reunió con muchas mujeres y niños afectados. Sin embargo, llegar a estos poblados inaccesibles sigue siendo un desafío. Las escuelas que sobrevivieron a la tormenta, como la de Madhumita, se están utilizando actualmente como refugios. Se necesita urgentemente agua potable, alimentos y refugios.

El Gobierno de Bengala occidental ha enviado lonas, bidones de agua y paquetes de alimentos secos para los afectados por el ciclón. La fuerza nacional de respuesta para desastres de la India está ayudando en las tareas de búsqueda y rescate en las zonas afectadas. UNICEF, por medio de sus asociados, Ramakrishna Mission Lokshiksha Parishad y 12 organizaciones agrupadas, está enviando suministros de emergencia preposicionados que incluyen 2.000 bidones para agua, 800.000 pastillas potabilizadoras, 3.134 unidades de higiene familiar y 90.000 paquetes de sales de rehidratación oral.

“Hemos visto un poblado después de otro sumergidos en el agua, a los niños y sus progenitores en diques rotos tratando de rescatar lo que queda de sus casas y de sus pertenencias", dijo el especialista en comunicación para programas de UNICEF, Nasir Ateeq, que forma parte del equipo de evaluación rápida. "La gente está tratando de salvar sus pertenencias usando balsas de plátanos improvisadas”.


 

 

Búsqueda