Panorama: la India

Decenas de millones de personas afectadas por las graves inundaciones monzónicas en la India requieren más ayuda

Imagen del UNICEF: India, Flood, Reuters
© Reuters/Baruah
Tres jóvenes surcan en una precaria embarcación las aguas que inundan la localidad de Bhakatpur, en el estado septentrional de Assam, donde continúan las intensas lluvias monzónicas.

Por Kun Li

NUEVA YORK, Estados Unidos, 6 de agosto de 2007 – En las últimas dos semanas, Asia Meridional ha sufrido las inundaciones monzónicas más violentas de la historia. En la India septentrional, Bangladesh y el Nepal muchas aldeas han quedado completamente cubiertas o rodeadas por las aguas, y decenas de millones de pobladores han quedado aislados o han sido desplazados.

En Bihar y Uttar Pradesh, los dos estados indios más castigados por el desastre natural, las inundaciones han afectado a unos 12 millones de personas. Centenares de miles de desplazados acampan en carreteras, vías ferroviarias, diques, terraplenes y otros puntos elevados.

Entre los elementos que los niños, niñas y familias necesitan con más urgencia figuran el agua potable, los medicamentos y los alimentos. Pese a que los organismos gubernamentales emplean helicópteros para distribuir suministros de socorro, hasta ahora sólo han logrado satisfacer las necesidades de una parte muy reducida de la población desplazada.

Peligro de hambre y enfermedades

“Estas lluvias torrenciales fueron 20 veces más intensas que cualquier otras que se hayan registrado en el pasado”, explicó Marzio Babille, Jefe de Sanidad de la Oficina de UNICEF en la India, quien se encuentra en el estado de Bihar coordinando las labores de socorro de la organización. “Muchas de estas comunidades lograron superar en el pasado los efectos de las inundaciones, pero en este caso, debido a la intensidad de las precipitaciones, les resulta absolutamente imposible hacer frente a la situación de desastre”.

Según el Gobierno de la India, las lluvias monzónicas de este año han provocado más de 1.100 muertes, aunque ese número no tiene en cuenta las bajas fatales más recientes.

Imagen del UNICEF: India, Flood, Reuters
© Reuters/Arora
Un niño empuja su bicicleta en una calle inundada por las intensas lluvias en la ciudad de Mathura, en la región septentrional de la India.
“He estado dividiendo un pequeño trozo de pan entre mis cuatro hijos, y nos hemos estado muriendo de hambre, aunque de alguna manera logramos sobrevivir”, declaró una madre sollozante a un periodista de televisión en Bihar.

En Uttar Pradesh, entretanto, se han establecido más de 180 campamentos de refugiados y 155 albergues provisorios que cobijan a unas 150.000 personas desplazadas, de las cuales más de 30.000 son niños y niñas. En el estado oriental de Assam, donde casi tres millones de pobladores se vieron obligados a buscar refugio en campamentos de emergencia o quedaron aislados de sus aldeas, existe preocupación sobre posibles brotes de enfermedades debido al retroceso de las aguas y al notable aumento de la temperatura.

Suministros, equipos médicos y voluntarios

Al desatarse la crisis, UNICEF distribuyó a más de 40.000 familias en un millar de aldeas del estado de Bihar suministros de emergencia que tenía estratégicamente almacenados. Entre esos suministros figuraron unas 5.000 láminas de plástico, 130.000 paquetes de sales de rehidratación oral para el tratamiento de la deshidratación diarreica y miles de tabletas para la purificación del agua.

“Necesitamos por lo menos un millón más de paquetes de sales de rehidratación oral, no sólo para tratar los casos de diarrea actuales, que probablemente aumentarán, sino también para prevenir futuros brotes de enfermedades”, explicó el Sr. Babille. El funcionario recordó que la experiencia indica que la carencia de esas sales suele tener graves consecuencias si se producen brotes de enfermedades transmitidas por el agua.

En colaboración con el gobierno y otros aliados, UNICEF también ha movilizado a 10.000 voluntarios comunitarios en los distritos afectados, quienes llevan a cabo tareas de vigilancia sanitaria y de detección temprana de enfermedades infecciosas en la población infantil.

Asimismo, unos 50 equipos médicos prestan atención básica de la salud y llevan a cabo una amplia campaña de inmunización en las regiones de la India afectadas por las inundaciones. El objetivo de esa campaña consiste en proteger contra el sarampión a unos 400.000 niños y niñas que también recibirán suplementos de vitamina A para fortalecer sus sistemas inmunológicos.


 

 

Audio (en inglés)

6 de agosto de 2007:
Marzio Babille, Jefe de Sanidad de la Oficina de UNICEF en la India, se refiere a las labores de socorro que se llevan a cabo en Bihar, uno de los estados del país más gravemente afectados por las recientes inundaciones.

AUDIO escuchar

Búsqueda