Panorama: la India

En la India, una joven mujer sigue los impulsos de su corazón y derriba barreras

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Anita Khushwaha es la primera mujer en la historia de la aldea india de Bochaha que se dedica a la apicultura.

Por Rachel Warden

NUEVA YORK, Estados Unidos, 30 de abril de 2007 – Rodeada de un enjambre de abejas excitadas que tratan de defender su miel, una joven mujer trabaja con varios panales. Se trata de Anita Khushwaha, la primera mujer apicultora que se recuerde en la aldea rural de Bochaha, en la India.

Tradicionalmente se ha considerado que la apicultura es una ocupación peligrosa que sólo pueden desempeñar los hombres y niños. “Pero yo decidí muy joven”, afirma Anita, “que esto era lo que quería hacer en la vida. No le tengo miedo a las abejas, porque son como los seres humanos. Cuando uno les da amor, ellas devuelven amor”.

Desde que comenzó a trabajar con las abejas, Anita se propuso ganarse la vida en esa ocupación a pesar de que tenía todo en su contra.

La joven, que proviene de una familia muy pobre, aprendió muy pronto que la educación la ayudaría a sobrevivir. Aunque su familia quería que se quedara en el hogar y cuidara del rebaño de cabras, la niña los convenció de que lo mejor para ella era poder ir a la escuela. “Aunque mis padres no vieron con muy buenos ojos mi decisión, finalmente la aceptaron”, explica.

El papel central de la reina

Con el poco dinero que ganó desempeñándose como tutora de otros estudiantes, Anita pudo pagar sus cuotas escolares. Y cuando sus padres opinaron que había llegado la hora de que contrajera matrimonio, Anita insistió en continuar sus estudios y mantenerse a sí misma.

“Pese a que mis padres me quieren mucho, trataron de obligarme a que me casara”, recuerda Anita. “Yo respondí dejando de comer, y finalmente ellos abandonaron la idea de que venía que contraer matrimonio”.

Anita había visto a los apicultores trabajando entre los panales y le interesaba saber más sobre el tema. “Aprendí que la reina ocupa el papel central en la apicultura”, señala. También apunta que al principio sólo pudo adquirir dos abejas reinas. Hoy en día, Anita es propietaria de 125 especimenes con sus correspondientes enjambres en otros tantos panales, de los que obtiene suficiente miel e ingresos como para pagarse sus estudios universitarios.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Anita cuenta con 125 panales con sus correspondientes abejas reinas que le suministran miel y constituyen una fuente de ingresos.

La brecha entre los géneros en la educación

A pesar de los importantes avances logrados en la India en el último decenio en materia de educación, un elevado número de niños y niñas siguen sin asistir a la escuela. También persiste la disparidad de género en materia de educación, y la proporción de niñas que no terminan el ciclo primaria es mayor que la de los varones que abandonan los estudios.

En el Estado Bihar, donde vive Anita, la brecha de los géneros es profunda y sólo una de cada cinco niñas es alfabetizada.

UNICEF y diversas organizaciones gubernamentales y bilaterales de ayuda se han aliado con el gobierno a fin de mejorar los niveles de alfabetización en Bihar y otros estados con altos números de niños y niñas que no van a la escuela o que han abandonado sus estudios. Las actividades de esa alianza se concentran en las niñas de las comunidades marginadas o minoritarias, que son las que sufren las tasas más altas de analfabetismo.

La motivación de las niñas y las familias

Anita es una de las “Jóvenes Estrellas” escogidas por un proyecto de la ONG Going to School que recibe apoyo de UNICEF. El proyecto involucra la producción de una serie de cortometrajes que ilustran las vidas de niñas provenientes de comunidades en situación de desventaja en cinco estados septentrionales de la India. Se trata de niñas que, por medio de la educación, han logrado triunfos en sus vidas y han conquistado la autosuficiencia.

Las “Jóvenes Estrellas” provienen de entornos rurales comunes y corrientes, con los que sus pares se sienten identificadas. Las películas sobre las “Jóvenes Estrellas” se emplearán para:

  • Motivar a los padres para que envíen a sus hijas a la escuela y se encarguen de que no abandonen sus estudios.
  • Alienten a las niñas a asistir a clases.
  • Fomenten en sus comunidades demanda de educación escolar de buena calidad.
  • Ejerzan influencia política y movilicen recursos en pro de la educación de las niñas.

Tras haber derribado importantes obstáculos socioeconómicos gracias al dulce éxito que tuvo como apicultora, Anita obtendrá pronto su título universitario. Cuando complete su carrera académica, la joven quiere dedicarse al trabajo social. De esa manera se propone colaborar con su comunidad, donde para una niña no es fácil lograr una educación.


 

 

Vídeo (en inglés)

Abril de 2007:
Rachel Warden, corresponsal de UNICEF, informa sobre Anita Khushwaha, apicultora y “Joven Estrella”.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda