Panorama: la India

Utilización de la educación de jóvenes por otros jóvenes para combatir el VIH/SIDA en la India

Imagen del UNICEF
© UNICEF India
La educación de jóvenes por otros jóvenes es esencial para combatir el VIH/SIDA

MUMBAI, India, 28 de junio de 2004 – En una nublada mañana durante la estación de los monzones se reunieron estudiantes, actrices y actores, funcionarios municipales y trabajadores de asistencia humanitaria para centrar su atención en la cuestión del VIH/SIDA.

Los estudiantes de noveno grado en la Escuela Secundaria Rajendra, en Kandivalli, Mumbai, la capital del estado de Maharashtra (India occidental), reciben información sobre el aparato reproductor. A unos pocos kilómetros, en Malad, los estudiantes en la Escuela del Niño Jesús están ensayando una obra de teatro callejero sobre el VIH/SIDA.

En su oficina en Dadar, la Corporación Municipal de Bombay prepara el temario de una reunión de funcionarios de la Escuela de Medicina, a celebrarse esa misma tarde. Mientras tanto, el personal del UNICEF en Andheri está atareado reuniendo materiales para un taller de expertos participantes en el programa educacional para la prevención del SIDA en las escuelas de Maharashtra.

Dado que la gran mayoría de las infecciones con el VIH ocurren por vía del contacto sexual, el aspecto medular del Programa de prevención del VIH/SIDA en la India es la promoción de comportamientos sexuales menos riesgosos. Más de la mitad de las personas que se agregan a los infectados con el VIH tienen entre 15 y 24 años de edad; se considera que la mejor manera de contrarrestar la creciente propagación del VIH/SIDA en la India es actuar con respecto a los jóvenes.

La formación en aptitudes para la vida puede salvar vidas

En un centro de salud ubicado en un tugurio de Mumbai, la joven Saira, de 15 años, se quita su chal al sumarse a la sesión semanal de “Kishori” (formación de adolescentes en aptitudes para la vida). Dice a la clase: “Yo pediría a mi futuro esposo que se sometiera a una prueba de detección del VIH/SIDA”. Saira ha asistido durante los últimos dos años a las clases en aptitudes para la vida y así ha logrado superar sus titubeos y su timidez al hablar de cuestiones relativas al sexo y la sexualidad.

Saira agrega: “Aprendemos a confiar más en nosotros mismos y a adoptar decisiones. Yo nunca podría hablar de esas con mi padre y mi madre, pero cuando el agente de difusión de Kishori vino a mi casa y habló con ellos, me dieron permiso para asistir una vez por semana. Están satisfechos de que yo aprenda acerca de la salud, la nutrición y la higiene”.

Los trabajadores sociales capacitados por el Programa de prevención del VIH/SIDA utilizan materiales preparados por la Oficina del UNICEF en Mumbai, junto con expertos en salud, representantes gubernamentales, docentes, padres, madres y los propios adolescentes, para explicar cómo se puede prevenir la infección.

Después, por la tarde, los profesores de la Escuela de Niñas Anjuman de Bandra, en Mumbai, visitan los hogares del vecindario para convencer a las madres de que es necesario crear conciencia sobre el SIDA entre sus hijas adolescentes. No muy lejos, los miembros de la Junta Educacional de la Arquidiócesis están deliberando sobre cómo replantear su programa para apoyar la adquisición de conocimientos sobre el VIH/SIDA por los jóvenes.

Múltiples ámbitos, múltiples esfuerzos: cada uno de ellos, un fragmento del Programa educacional de prevención del SIDA que ha impartido conocimientos sobre prevención del VIH/SIDA a más de 547.399 estudiantes en 019 de las 1.136 escuelas secundarias de Mumbai. El Programa también ha creado un valioso grupo de 32.000 jóvenes educadores de otros jóvenes en Maharashtra, donde vive el 23% de las personas infectadas con el VIH en la India, cuyo total se estima en 4,58 millones.

Educadores sobre el SIDA llegan a los jóvenes trabajadores en escuelas nocturnas

En julio de 2003, el Programa educacional de prevención del SIDA había llegado a 57 de las 150 escuelas nocturnas de Mumbai. Los maestros y jóvenes educadores de otros jóvenes que participan en el programa han recibido capacitación como parte de la iniciativa para llegar a la comunidad en general, especialmente a los niños trabajadores que asisten a escuelas nocturnas. Esos niños suelen trabajar durante el día en ámbitos de alto riesgo, como restaurantes junto a las carreteras, salones de belleza y plantas industriales.

Al crepúsculo, pese a una copiosa lluvia, Santosh, un joven educador comunitario de otros jóvenes está en una de esas escuelas nocturnas hablando a los estudiantes sobre la manera de protegerse contra el VIH/SIDA.

“¿Cuál es la diferencia entre capricho y amor?” pregunta un maestro. Las sonrisitas predominan entre los 30 varones adolescentes alumnos de esa escuela nocturna, muchos de quienes pasan el día trabajando como mozos de restaurantes, camareros y conductores de rickshaw.

“¿Qué puedo hacer si yo me enamoro de una joven pero ella me rechaza?” pregunta Santosh, de 16 años de edad, quien como muchos otros adolescentes se marchó de su aldea para encontrar trabajo en Mumbai. Su pregunta abre el tema para explicaciones sobre el VIH y los comportamientos de alto riesgo.

Algunos estudiantes han oído acerca del VIH/SIDA, pero casi ninguno sabe cómo se transmite la enfermedad y, en consecuencia, su atención se centra en un gran rotafolio que ayuda al maestro a explicar los cambios corporales que ocurren en la adolescencia.

El maestro dice: “Para protegerse a ustedes mismos y a los demás contra el VIH/SIDA, tienen que lograr que el cuerpo y la mente trabajen al unísono”.


 

 

Búsqueda