Panorama: la India

Historias reales

La transformación mediante la educación: La historia de Lalita

Imagen del UNICEF
© UNICEF
Lalita Kumari en la portada del informe sobre El Estado Mundial de la Infancia 2004 del UNICEF.

El polvoriento y abandonado distrito de Sitamarhi, localizado en el estado de Bihar, el más pobre de la India, parecería el sitio menos indicado para descubrir los avances en la habilitación de las niñas. Y sin embargo, una niña muy emprendedora de Bihar, llamada Lalita Kumari, superó muchos obstáculos y llegó a convertirse en una joven educada. Recientemente, Lalita disfrutó de la distinción de aparecer en la portada de la principal publicación del UNICEF, el informe Estado Mundial de la Infancia 2004.

En el distrito de Sitamarhi, donde aún reside Lalita, casi dos terceras partes de la población viven por debajo del umbral de pobreza. La alfabetización de las mujeres y la educación de las niñas nunca han tenido una alta prioridad en ese distrito. El 26% de las mujeres son analfabetas, y esa tasa es aproximadamente la mitad de la que corresponde a los varones del distrito, además de ser muy inferior al promedio estatal y nacional.

Como muchos otros pobladores de su aldea, los padres de Lalita querían que ella se casara a los 10 años, y la niña recién aprendió a leer cuando tenía 12 años. Sedienta de saber, Lalita asistió en secreto a la escuela primaria local “Jagjagi” para niñas provenientes de comunidades en situación de desventaja.

“Todavía recuerdo el día en que mi hermano me sorprendió yendo a la escuela", recuerda Lalita. “Me dio una paliza porque estaba avergonzado de que yo estudiara cuando ninguno de los hombres de nuestra familia había ido a la escuela. Mi madre justificó la violencia de mi hermano... Yo no puedo entender por qué las madres no toman partido por sus hijas”.

En 1997 se inauguró el programa “Mahila Samakhya” (Educación en pro de la igualdad de las mujeres) en la escuela internado “Mahila Shikshan Kendra”. El programa “Mahila Samakhya” formaba parte del Proyecto de Educación de Bihar, cuyo objetivo consistía en brindar educación integral a las niñas. Lalita desafió a sus padres al participar, junto a otras 24 niñas analfabetas o semianalfabetas, en el curso de ocho meses de duración que se dictó en 2000.

“En mi aldea, lo único que hacía era cortar el césped, recoger leña, limpiar y cocinar. Cuando tenía tiempo disponible, asistía a la “Jagjagi”, aunque eso lo hacía sin que mis padres lo supieran”, cuenta Lalita. En la escuela “Mahila Shikshan Kendra”, Lalita y las otras niñas aprendieron a leer y escribir, y recibieron conocimientos para la vida activa. También aprendieron a andar en bicicleta, karate, normas de higiene y cuidado de la salud y oratoria.

Imagen del UNICEF
© UNICEF India
Lalita y sus compañeras de la escuela Mahila Shikshan Kendra, en el distrito Sitamarhi, practican karate.

Tras completar el curso en “Mahila Shikshan Kendra”, Lalita regresó a su hogar y lo que había aprendido le sirvió para abrir un taller de costura. Cuando solicitó ayuda para recibir más educación, “Mahila Shikshan Kendra” la patrocinó para un curso de instructora de karate. Hoy en día, Lalita enseña karate a las alumnas de cuatro escuelas “Mahila Shikshan Kendra” a las que llega en autobús.

Tras haber sido retratada para la portada del informe Estado Mundial de la Infancia del UNICEF, Lalita fue invitada a Nueva Delhi para la presentación mundial de esa publicación. Allí conoció a dirigentes políticos y astros y estrellas de cine y participó en una conferencia de prensa. “Deseo que todas las niñas del mundo puedan ir al escuela y progresar como yo”, afirmó con vehemencia en aquella ocasión.

Ahora, muchas niñas desean ingresar en el programa “Mahila Shikshan Kendra”. El rápido aumento de la matriculación ha incrementado la demanda de nuevos establecimientos y más docentes.

“Ahora creo que todas las hijas tienen potencial, y le aconsejo a todos que cambien de opinión”, afirma Bhadai Majhi, el padre de Lalita, mientras que su madre, Saroopia Devi, no puede ocultar su orgullo. “¡Miren el respeto que se ha granjeado mi hija!”, comenta la madre, ufana.

Lalita es hoy no sólo una mujer famosa y una instructora de karate sino también una joven mujer independiente que se mantiene a sí misma y a su familia. “Quiero seguir estudiando hasta ser una maestra consumada. Quiero enseñar a las niñas acerca del mundo que no conocen, ¡y sueño con que cada aldea tenga su propia escuela!”.


 

 

Ver el vídeo reportaje (en inglés)

Aprende más acerca de Lalita y la importancia fundamental de educar a la niñez del mundo, especialmente a las niñas.
View clip (Real Format)

Búsqueda