Copa Mundial FIFA 2006

El fútbol callejero fortalece a Rocío Bello Bautista, una niña peruana de 15 años

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Rocío, de 15 años de edad, y sus amigas durante una pausa en el partido de fútbol que disputan en un patio de recreo en Villa El Salvador, en el Perú.

Para la Copa Mundial FIFA 2006, UNICEF y FIFA hacen campana para asegurar un mundo más pacifico para niños y niñas. Este es el  perfil de una de las estrellas del Equipo UNICEF.

Por Anna Azaryeva

NUEVA YORK, Estados Unidos – Atardece en Villa El Salvador, en el Perú, y Rocío Vanessa Bello Bautista, de 15 años de edad, se aleja rápidamente de su escuela tras otro día de clases, porque no tiene tiempo que perder. Rocío se dirige a un patio de recreo del vecindario para disputar un partido de fútbol callejero.

“Juego al fútbol todos los días después de clases", explica Rocío poco después, durante un descanso en el partido que disputa con sus amigas en un patio de cemento que tanto sirve para un partido de fútbol como para un encuentro de básquetbol. "Lo que me gusta del fútbol es que me permite dar inspiración a otros, especialmente a otras niñas. Y también me gusta patear y controlar el balón".

Villa El Salvador es un vasto asentamiento urbano con más de 300.000 habitantes. Durante el decenio de 1970, muchos inmigrantes pobres fueron reasentados en esta zona desértica ubicada a 19 km de Lima, la capital peruana. Inicialmente carecían de acceso a los servicios básicos y al apoyo externo. En Villa El Salvador, las tasas de pobreza y desempleo continúan siendo muy elevadas. Muchos adultos se desplazan diariamente hasta Lima para buscar empleo, y a menudo dejan solos a sus hijos e hijas.

Un lugar seguro para jugar

Hasta no hace mucho, Rocío y sus amigas carecían de un sitio seguro donde practicar deportes. En los vecindarios más pobres de Villa El Salvador, las pandillas controlaban las calles, donde los niveles de consumo de alcohol y uso indebido de drogas eran muy elevados.

Aunque la población de Villa El Salvador es pobre, se trata de una comunidad famosa por su capacidad de autogobierno. El rescate de las calles para que vuelvan a ser sitios de recreación es uno de los objetivos principales de esa comunidad.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Rocío juega de atacante en un equipo organizado por Deporte y Vida, un programa que fomenta la integración social y los valores comunitarios mediante la práctica deportiva.

Deporte y Vida, el programa que hace posible que Rocío y sus amigas jueguen al fútbol, emplea las actividades deportivas para fomentar la educación y el sentido de comunidad en los niños y niñas vulnerables. Además de ello, les ofrece un espacio de recreación seguro. En diversos puntos del Perú existen cinco programas semejantes, y en los mismos participan unos 1.400 niños y niñas.

Para Rocío, el fútbol es más que un mero deporte. Se trata de una actividad que le permite entablar amistades y ganar confianza en ella misma. "Creo que el fútbol cambió mi vida, que me hizo más feliz", comenta. "Yo era muy tímida y callada, y ahora soy mucho más franca y abierta con la gente".

Junto al patio donde los niños y niñas practican deportes y donde se disputan los partidos y torneos del fútbol, hay un salón donde pueden descansar y hacer los deberes escolares. "Cuando sea grande me gustaría ser secretaria", afirma Rocío. "O quizá estudiar para ser guía de turismo".

El fútbol conduce a la paz

Rocío comenta que desde que comenzaron los torneos de fútbol, en Villa El Salvador ha disminuido la violencia. "El deporte ha resultado muy útil con respecto a las pandillas callejeras, porque a los niños y jóvenes les entusiasman más los deportes que la violencia", explica la niña.

Rocío y los demás futbolistas de Villa El Salvador carecen de uniformes y no disponen de canchas reglamentarias para sus entrenamientos.

Pero en el fútbol callejero, lo importante es que todos participen. "Lo que más me gusta de jugar como delantera", dice Rocío, "es que puedo pasarle la pelota a las demás chicas. Y no discrimino a ninguna porque no juegue bien o porque no pueda patear con potencia”.

Un equipo de adolescentes del programa Deporte y Vida participará en el primer Campeonato Mundial de Fútbol Callejero, que se llevará a cabo del 2 al 8 de julio en Berlín, de manera paralela a la última fase de la Copa Mundial FIFA 2006. Los jóvenes futbolistas provendrán de 24 países en los que se llevan a cabo proyectos sociales que utilizan al fútbol como herramienta de paz y desarrollo.

El futbolista preferido de Rocío es Ronaldinho, y la niña espera que la selección brasileña gane la Copa Mundial. "Cuando una juega al fútbol, gane o pierda, una se anima", finaliza diciendo Rocío antes de regresar al partido en disputa.


 

 

Vídeo (en inglés)

Rocío Vanessa Bello Bautista, de 15 años de edad, explica la manera en que la práctica del fútbol callejero ha mejorado su vida y la de otros niños y niñas de Villa El Salvador, en el Perú. Filmado por Christian Mejia y editado por Rachel Warden.
 VÍDEO alta | baja

Anuncios de servicio público en vídeo

Vea a las estrellas de la copa mundial FIFA 2006 en este anuncio de servicio público: "superhinchas".
 VÍDEO alta | baja

‘El espíritu del Equipo UNICEF' – un vídeo corto que presenta a algunos jugadores del Equipo UNICEF.
 VÍDEO alta | baja

En inglés

UNICEF detrás de las escenas durante la grabación del anuncio de servicio público de MTV: "superhinchas".
 VÍDEO alta | baja

Búsqueda

 
UNICEF - FIFA World Cup 2006 - UNITE FOR PEACE