Nutrición

UNICEF y sus aliados se preparan para lo peor de la crisis alimentaria en la región del Sahel

NUEVA YORK, Estados Unidos, 26 de marzo de 2012. La región africana del Sahel es una bomba de relojería que está a punto de estallar.

En abril comienza en la región la época de “las vacas flacas”. En el Sahel, una región árida que abarca ocho países de África occidental y central, el período de lluvias se produce sólo una vez al año.

VÍDEO: 26 de marzo de 2012. La corresponsal de UNICEF, Concha Grijalba, informa sobre los preparativos para afrontar la crisis alimentaria y de nutrición en la región africana del Sahel.

 

Sin embargo, las lluvias del último año fueron insuficientes, de manera que ahora pesa sobre la región la amenaza de una crisis inminente.

Una situación de emergencia en el horizonte

Diez millones de habitantes de la región se encuentran ya amenazados por la inseguridad alimentaria.

 “Calculamos que antes de que termine 2012 más de un millón de niños y niñas padecerán desnutrición grave aguda”, señala David Gressly,  Director Regional de UNICEF para África occidental y central. "Lo más importante es saber que la desnutrición puede provocar la muerte".

Muchos desastres naturales se desencadenan en diversas partes del mundo de manera inesperada. No así en la región del Sahel, en cuyo horizonte asoma una situación de emergencia debido al aumento del costo de los alimentos, la pérdida de las cosechas y el carácter frágil de la vida en esa región.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2011-2207/Esteve
En un almacén de suministros de UNICEF en Nyamena (Chad), varios trabajadores acarrean cajas de alimento terapéutico listo para el consumo para su posterior distribución.

Cuando la cosecha de las familias en el Sahel es insuficiente para alimentar a sus integrantes, los habitantes se ven obligados a vender su ganado, lo que aumenta su vulnerabilidad cuando llega la época de escasez.

Preparativos para la crisis

Sin embargo, si uno puede predecir una crisis, puede también prepararse para ella.

UNICEF comenzó esos preparativos el año pasado, cuando adquirió y envió a la región grandes cantidades de alimentos terapéuticos y medicamentos, contrató personal adicional y ayudó a los gobiernos de la región a prepararse para la inminente crisis.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Niger/2012/Asselin
En el centro de salud Routgouna de la localidad nigerina de Mirriah, Illia Saadou da alimento terapéutico listo para el consumo a su hija Fatchima, que sufre desnutrición.

“La situación comenzará a adquirir ribetes de crisis entre abril y junio", explica Gressly. “De manera que lo que estamos haciendo ahora es prepararnos para cuando eso ocurra".

“Nuestras labores se desarrollarán en tres fases", añade. "La primera es la fase de la respuesta, en la que damos respuesta de emergencia al aumento de la desnutrición en los ocho países afectados por la situación. En segundo lugar, tenemos que establecer redes de protección en esos países, como hemos hecho ya en Níger para combatir la desnutrición que apareció este año y que continuará en los años próximos. Y en tercer término, es necesario abordar la índole crónica del problema, y la manera de hacerlo consiste en crear capacidad de resistencia ante crisis futuras similares y comenzar a atacar las causas subyacentes del problema".

Durante todas las etapas de ese proceso, UNICEF se concentrará en garantizar que los niños y niñas no sólo reciban suficientes alimentos sino también tratamiento terapéutico y médico adecuado que impida que la crisis ponga en peligro su desarrollo a largo plazo.

 


 

 

Búsqueda