Supervivencia y desarrollo infantil

El Estado de la Infancia en África pide la unidad de acción en pro de la supervivencia de los niños

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-0197/Kamber
Una niña mira desde la entrada de su hogar, en el distrito de Tadjoura, una región de Djibouti devastada por la sequía. En su informe Estado de la Infancia en África 2008, UNICEF afirma que la supervivencia de los niños y niñas africanos debe ser un imperativo mundial.

Por Mihoko Nakagawa

YOKOHAMA, Japón, 28 de mayo de 2008 – Con motivo de la Cuarta Conferencia Internacional de Tokio sobre el Desarrollo de África, UNICEF realizó en la Ciudad de Yokohama la presentación mundial del Estado de la Infancia en África 2008: Supervivencia infantil.

Presidieron la presentación del primer informe Estado de la Infancia en África Su Excelencia Ellen Johnson Sirleaf, Presidenta de la República de Liberia; Su Excelencia Jakaya Kikwete, Presidente de la República Unida de Tanzanía y de la Unión Africana, y Su Excelencia Itsunori Onodera, Viceministro de Relaciones Exteriores de Japón.

También estuvieron presentes en la ceremonia Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF;  Youssou N’Dour, Embajador de Buena Voluntad del organismo internacional, y Obiageli Ezekwesili, Vicepresidente del Banco Mundial para la Región Africana.

La supervivencia infantil en África

Durante la presentación, la Sra. Veneman comentó que unos 10 millones de niños y niñas mueren anualmente antes de cumplir cinco años, y que la mitad de esas muertes ocurre en África.

En África subsahariana, la tasa de mortalidad de menores de cinco años disminuyó en 14% entre 1990 y 2006, pero la región sigue siendo el sitio del planeta donde los niños tienen menos probabilidades de sobrevivir, ya que todavía muere uno de cada seis niños durante los primeros cinco años de vida.

“Está demostrado que muchos niños y niñas africanos mueren de enfermedades prevenibles, como el paludismo, la diarrea y las infecciones agudas de las vías respiratorias”, explicó la Sra. Sirleaf. “Es mucho lo que queda por hacer en pro de la conquista de los Objetivos de Desarrollo del Milenio 4 y 5 (referidos a la reducción de la mortalidad infantil y al mejoramiento de la atención de la salud materna)”.

“Queremos que África sea el mejor sitio para que un niño pueda comenzar a vivir”, apuntó el Sr. Kikwete.

Un enfoque basado en las pruebas

En 2006, el número anual de muertes de niños y niñas menores de cinco años se había reducido a 9,7 millones, lo que representó una disminución de un 60% con respecto a la tasa de mortalidad infantil de 1960. Esa rápida reducción de la mortalidad infantil fue posible debido a la aplicación de estrategias atinadas, a la disponibilidad de recursos adecuados, a la existencia de un compromiso político en ese sentido y al logro de una amplia colaboración.

Y en diversos países de África, incluso algunos de los menos adelantados, se realizan avances importantes. Por ejemplo, en Argelia, Egipto, Libia, Marruecos y Túnez se han logrado reducciones de las tasas de mortalidad de por lo menos el 45%, mientras que Eritrea, Etiopía, Malawi y Mozambique se han registrado disminuciones del 40%, como mínimo.

Los expertos están de acuerdo con respecto a cuáles son los servicios y las prácticas esenciales para prevenir las muertes de niños y niñas en África.

Lo que queda por hacer, según la Sra. Veneman, es ampliar los enfoques sanitarios integrados. Esos enfoques contemplan las intervenciones mediante las cuales se salvan vidas, como la inmunización, el empleo de mosquiteros tratados con insecticida, la distribución de suplementos de vitamina A y la educación de las madres acerca de la importancia de las prácticas higiénicas y el amamantamiento exclusivo.

Avanzar con los aliados

El Estado de la Infancia en África 2008 exhorta a todas las partes interesadas –los gobiernos, los organismos internacionales, las organizaciones no gubernamentales, las comunidades y el sector privado– a unirse en pro de la supervivencia infantil.

“Parte de la responsabilidad le corresponde al público”, dijo el Sr. N’Dour. “Es necesario que todos respondamos para conquistar esos objetivos”.

“La comunidad internacional debe apoyar los esfuerzos en pro de la supervivencia infantil”, dijo el Sr. Onodera.

Junto a UNICEF y otros aliados, el Gobierno de Japón brindará durante los próximos cinco años apoyo a diversas intervenciones sanitarias como la inmunización y el suministro de vitamina A, con el objetivo de salvar las vidas de unos 400.000 niños y niñas.

Como afirmó la Sra. Veneman, la supervivencia de la niñez africana debe convertirse en un imperativo mundial. Debido a que sólo faltan siete años para 2015, que es el plazo para la conquista de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, es necesario acelerar su avance.


 

 

Búsqueda