La catástrofe del tsunami: Países en crisis

Las microempresas promueven la autonomía de las mujeres afectadas por el tsunami en Malasia

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Embon Saad y sus nietos gemelos. Ella es la presidenta de la Asociación Económica de Mujeres de Langkawi, Malasia.

Por Steve Nettleton

LANGKAWI, Malasia, diciembre de 2006 – Para los hombres que pescan con sus redes en la costa de Langkawi afectada por el tsunami, la vida comienza a volver a la normalidad. Con la asistencia del Gobierno de Malasia, ha sido posible reconstruir la flota y los puertos, y ya se pueden ver otra vez los botes de pesca en el horizonte.

Para muchas mujeres, sin embargo, reestablecer los medios de vida destruidos por el tsunami está llevando bastante más tiempo. Debido a las funciones sociales tradicionales, se consideró que las pérdidas de las mujeres eran menos importantes que las que sufrieron los hombres. Por tanto, las mujeres recibieron muy poca o ninguna compensación después del tsunami.

Las evaluaciones psicológicas de urgencia realizadas por UNICEF y sus asociados revelaron que las mujeres eran más vulnerables que los hombres debido a su situación socioeconómica, a la falta de acceso a los recursos y a las escasas posibilidades que tienen de mantener a sus familias, entre otros factores.

Imagen del UNICEF
© UNICEF 2006/Malaysia/Nettleton
Embon Saad (centro) y otros miembros de Asociación Económica de Mujeres preparan un aperitivo tradicional de Malasia para su venta.

La función de la mujer en la economía

Embon Saad ha tratado de cambiar esta situación. Es la presidenta de la Asociación Económica de Mujeres de Langkawi, una organización que tiene como misión ayudar a las mujeres a dirigir pequeñas empresas.

El tsunami fue un revés para sus actividades. Igual que las mujeres a las que trataba de ayudar, ella tuvo también que partir de cero.

“El tsunami fue una experiencia terrible. Tuvo grandes repercusiones en la vida de mi familia”, dice. “El desastre afectó mis ingresos. Yo tenía dos tiendas y ambas resultaron destruidas. Afectó mis medios de vida y redujo los ingresos de mi familia”.

Con el apoyo de UNICEF y de la organización local EMPOWER, Embon Saad ha vuelto de nuevo a prestar asistencia a las mujeres para que desempeñen una función en la economía local.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Las microempresas como ésta, de preparación y venta de alimentos, ofrecen a las mujeres afectadas por el tsunami la posibilidad de mejorar sus condiciones económicas y las de sus familias.

En 2005, ella y otras 100 mujeres recibieron capacitación sobre actitudes económicas y de mercadeo. Su asociación utilizó esta capacitación para mejorar sus pequeños negocios, mediante los cuales las mujeres locales preparan un aperitivo tradicional de Malasia compuesto de anchoas secas y maní.

La capacitación también sirvió como catalizador para el establecimiento de microempresas en el estado vecino de Kuala Muda Kedah, beneficiando a más de 50 familias.

Participación de la comunidad

UNICEF trata de ayudar a las mujeres no solamente a recuperarse sino también a participar más en sus comunidades.

“Hemos hablado con las mujeres sobre la conciencia de género, la capacidad de liderazgo y cómo pueden asumir un mayor papel en cualquier futuro desastre”, dijo la Representante de UNICEF en Malasia, Gaye Phillips. “Cómo pueden expresar adecuadamente sus necesidades sin sufrir la dominación de sus compañeros masculinos”.

El objetivo final de estas actividades es promover la autonomía de las mujeres de Malasia, para que, igual que los hombres que salen a pescar a la mar, ellas también puedan establecer su propio rumbo.


 

 

Vídeo (en inglés)

Diciembre de 2006:
El corresponsal de UNICEF Steve Nettleton informa sobre las actividades para ayudar a las mujeres de Malasia a establecer pequeñas empresas en las comunidades afectadas por el tsunami.

 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda