La catástrofe del tsunami: Países en crisis

Agua y saneamiento para las escuelas y comunidades afectadas por el tsunami en las zonas más remotas de Myanmar

Imagen del UNICEF: Myanmar: Tsunami recovery
© UNICEF Myanmar/2006
Unas niñas de la escuela Phone Daw Pyae de Myanmar hacen fila para obtener agua potable distribuida por UNICEF y sus aliados después del tsunami de 2004.

Por Sandar Linn

PHONE DAW, Myanmar, diciembre de 2006 – Se trata de un nuevo día de escuela para los niños y niñas de Phone Daw, un remoto poblado pesquero. Con su techo rojo y unas paredes amarillas inmaculadas, la escuela del poblado es un refugio para los niños y niñas que han sufrido grandes pérdidas debido al tsunami.

Al observar las caras sonrientes de los pequeños, es difícil creer que más de una tercera parte de los 300 alumnos de la escuela provienen de familias afectadas por el desastre de diciembre de 2004. Dos años después, la comunidad se encuentra de nuevo en pie, y los niños y niñas disfrutan de un entorno pedagógico mucho mejor, como resultado de las actividades de recuperación que reciben apoyo de UNICEF y sus aliados.

Como parte de la respuesta después del tsunami, se han construido instalaciones de agua y saneamiento en alrededor de 300 escuelas de la región, entre ellas ésta de Phone Daw. También se han construido 50 estanques para abastecer de agua potable a otras escuelas y hogares.

“Gracias a UNICEF, el sistema de agua de la escuela es mucho mejor que antes”, dijo el Director de la escuela primaria Phone Daw Pyae, U Khin Htun. “Ahora, siempre que los niños y niñas tienen sed o están cansados, disponen de agua potable para beber y refrescarse”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Myanmar/2006
Los sistemas de agua y saneamiento recientemente instalados en las escuelas han animado a estudiantes como Min Htut Naing, de 9 años, a adoptar buenas prácticas de higiene.

Las nuevas instalaciones inspiran una buena higiene

Con la construcción de instalaciones de agua y saneamiento en la escuela, las buenas prácticas higiénicas como el lavado de manos han aumentado considerablemente entre los alumnos.

“Antes no me podía lavar las manos antes y después de comer, o después de utilizar el retrete, porque en mi escuela no había agua suficiente”, dijo Min Htut Naing, de 9 años, que estudia tercer grado. “Ahora sí puedo”, añadió orgulloso.

Además de la mejora de agua y saneamiento, UNICEF ha distribuido nuevos materiales deportivos y de aprendizaje en las escuelas, como parte del proceso de reconstrucción que tiene por objetivo llegar a un mayor número de comunidades, especialmente las que se encuentran más aisladas y en mayor situación de desventaja, y brindar una vida mejor a los niños y a sus familias.

“Observe a mis estudiantes”, dijo el director de Phone Daw. “Son más saludables, más felices y disfrutan del deporte. Esto les ayuda indudablemente a recuperarse del tsunami”.

 

 

 


 

 

Vídeo (en inglés)

Diciembre de 2006:
La corresponsal de UNICEF Kun Li informa sobre la labor de UNICEF en materia de instalaciones de agua y saneamiento en las escuelas y comunidades afectadas por el tsunami en Myanmar.

 VÍDEO alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda