La catástrofe del tsunami: Países en crisis

Las escuelas acogedoras para la infancia son el modelo para una educación de calidad en las zonas rurales de Indonesia después del tsunami

Imagen del UNICEF: Indonesia: tsunami recovery
© UNICEF HQ06-1963/Estey
La nueva escuela primaria Kampong Baro en Calang, Indonesia, construida después del tsunami, está equipada con instalaciones mejores y más acogedoras.

Por Edith Johnson

CALANG, Indonesia, diciembre de 2006 – Es el primer día de escuela para los niños y niñas de Kampong Baro, un poblado pesquero en la costa occidental de la isla de Sumatra. Muy temprano por la mañana, Mourie Yuniar, de 10 años, se prepara y acude con otros niños y niñas de su vecindario a la nueva escuela construida para ellos.

El desastre provocado por el tsunami en 2004 costó la vida de cerca de una cuarta parte de la población de la zona, entre ellos el padre de Mourie. Las olas barrieron poblados enteros en la costa de Sumatra, y dejaron sin casa a 40.000 personas.

Dos años después, las actividades de recuperación están mostrando los resultados. Mourie, su madre y su hermano se trasladaron recientemente a una nueva casa donde la niña plantó flores en el jardín que hay frente a la fachada. Ahora acude a la nueva escuela del poblado.

Imagen del UNICEF: Indonesia: tsunami recovery
© UNICEF HQ06-1976/Estey
Los alumnos de la escuela primaria Kampong Baro trasladan muebles desde un aula temporal hasta su nueva aula.

Nuevas escuelas con mejores instalaciones

A medida que los niños y niñas se reúnen frente a la escuela, se pueden escuchar sus risas. Durante el último año, los estudiantes han estado acudiendo a clase en una escuela temporal abarrotada de alumnos donde se impartían varias clases diferentes en la misma aula.

“Nuestra nueva escuela es mejor, es fresca y tiene mucha luz”, dice Mourie. “Solamente hay una clase en cada aula, así que no nos distraemos con otros grupos recitando sus lecciones o con otros maestros enseñando otras materias”.

Kampong Baro es una de las más de 360 escuelas permanentes que UNICEF ha contribuido a construir en Aceh y en la Isla de Nias, al norte de Sumatra. Las escuelas, que resisten a los terremotos, tienen mejores servicios, entre ellas abastecimiento de agua potable, retretes separados para los niños y las niñas, y acceso para los discapacitados.

Imagen del UNICEF
© UNICEF HQ06-1976/Estey
Alumnos de la nueva escuela primaria Kampong Baro en Calang, Indonesia.

En busca de nuevos estudiantes

Las escuelas son también acogedoras para los alumnos: los picaportes de las puertas están a baja altura y los retretes tienen lavabos a los que pueden llegar incluso los niños más pequeños. Antes del desastre, muy pocos niños y niñas iban a la escuela debido a la lucha entre los rebeldes de Aceh y los militares. Ahora, con las nuevas escuelas permanentes, los maestros esperan atraer a nuevos estudiantes para que acudan a clase.

“Tenemos pensado incorporar a los padres y las madres para que participen más activamente en las actividades de la escuela”, dice Ibu Salami, un maestro de la escuela primaria Kampong Baro. “Junto a ellos, esperamos mejorar la calidad de la educación y fomentar un mayor interés que antes”.

El director, Muhammad Ali, añade: “A medida que las familias de la zona comiencen a conocer la escuela, no nos cabe duda de que querrán enviar aquí a sus hijos. Yo celebraré reuniones educativas de forma habitual, porque queremos ser una escuela modelo en este distrito”.

Juntos sus compañeros de clase, Mouri disfruta de un privilegio que no tenía antes del tsunami: acceso a una educación de calidad. Le encantan las clases de dibujo y sueña con convertirse en maestra cuando sea mayor.


 

 

Vídeo (en inglés)

Diciembre de 2006: El corresponsal de UNICEF Steve Nettleton informa sobre la nueva escuela acogedora para los niños construida en Calang, Indonesia, una zona afectada por el tsunami.
 VÍDEO alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda