La catástrofe del tsunami: Países en crisis

En el sur de la India, las guarderias infantiles son vitales para la recuperación luego del tsunami

Imagen del UNICEF
© UNICEF India/2006/McBride
En el centro Anganwadi, que recibe apoyo de UNICEF y se encuentra en la aldea de Singarathoppu, sur de la India, varios niños juegan bajo la mirada vigilante del personal.

Por Rob McBride

SINGARATHOPPU, India, diciembre de 2006 – La sencilla edificación de cemento se llena de vida a medida que los padres dejan en la guardería a sus hijos e hijas preescolares.

Este es uno de los centros Anganwadi de la India, que se ocupan del bienestar de los niños y sus familias. Estos centros se ven por todo el país, pero en el sur, donde el tsunami causó tanto sufrimiento, han sido vitales para la recuperación de las comunidades.

Como parte del esfuerzo permanente para ayudar a los miembros de esas comunidades a salir adelante, UNICEF y sus aliados suministran juguetes, muebles y material escolar, lo que motiva a los progenitores a enviar a sus hijos a guarderías como ésta.

“Antes, muchos padres solo traían a sus hijos para que recibieran la alimentación”, dice K. Premavathi, trabajador residente de Anganwadi en la aldea costera de Singarathoppu. “Pero ahora los traen para que jueguen y los dejan más tiempo”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF India/2006/McBride
Después de cada sesión matinal, los niños del centro Anganwadi reciben una comida nutritiva.
Un centro completamente equipado

Esta aldea pesquera, que fue arrasada por el tsunami, está resurgiendo de sus cenizas. Los puertos están activos, aun cuando todavía se ven restos de embarcaciones que sucumbieron durante la tragedia. Con recuerdos tan dolorosos, es admirable constatar que la vida sigue su rumbo.

Uno de los niños que se encuentran jugando en el centro Anganwadi es Preetha, que nació pocas semanas después del tsunami. En un tablero, la pequeña intenta encajar varias piezas de madera de diferentes formas en sus respectivos espacios.

Al igual que los demás niños que asisten al centro, Preetha pasa las mañanas jugando y aprendiendo, después de lo cual recibe un almuerzo nutritivo. En una comunidad pobre como Singarathoppu, este servicio es crucial para combatir la desnutrición.

Por lo general, los padres recogen a sus hijos después del almuerzo. Pero en esta región, un grupo de voluntarios apoyados por UNICEF está ayudando a extender el servicio a la comunidad.

Imagen del UNICEF
© UNICEF India/2006/McBride
Durante una visita a un hogar, la voluntaria comunitaria Uma (izquierda) conversa con una madre acerca de la buena nutrición.
Voluntarios comunitarios

Sumathi es voluntaria. Ella pasa las mañanas en el centro y, después de almuerzo, visita a los miembros de la comunidad local.

“En mis rondas suelo visitar a las madres embarazadas para comprobar que se estén cuidando debidamente”, explica. “También visito los hogares de las madres lactantes para asegurarme de que estén alimentando a sus bebés exclusivamente con leche materna”.

Sumathi camina a través de pequeñas veredas con un listado, visitando de casa en casa para habla con las mujeres y muchachas como si fuera una hermana mayor.  Veredas más allá su colega, Uma, hace la misma cosa, y revisa con una madre de familia los fundamentos de una buena nutrición.

Como todos los otros voluntarios de Anganwadi, Sumathi y Uma proporcionan un servicio esencial en la comunidad que todavía trata de sobresalir de los efectos del tsunami.


 

 

Vídeo (en inglés)

Diciembre de 2006: El corresponsal de UNICEF Rob McBride informa sobre lo que ha significado para una comunidad del sur de la India asolada por el tsunami de 2004 la creación de una guardería completamente equipada.

 VÍDEO alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Elemento multimedia

Búsqueda