UNICEF en situaciones de emergencia

África oriental, asolada por graves inundaciones

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-1425/Heavens
En el campamento Worke Meda para personas desplazadas por las inundaciones, ubicado a orillas del Lago Tana, en la región de Amhara, en Etiopía septentrional, un niño se protege del frío envolviéndose en una manta andrajosa.

Por  Sabine Dolan

NUEVA YORK, Estados Unidos, 14 de noviembre de 2006 - Decenas de miles de pobladores de África oriental se han visto obligados a abandonar sus hogares, y en muchos casos han perdido la vida, debido a las intensas inundaciones de las semanas recientes. Somalia resultó especialmente afectada por el desastre, además de las vecinas Etiopía y Kenya.

En las regiones central y meridional de Somalia, los dos ríos principales de ese país, el Jubba y el Shabelle, se desbordaron y provocaron nuevas inundaciones. Debido a que el río Shabelle también recorre Etiopía y Kenya, las crecidas han afectado asimismo a esos dos países vecinos.

"Por ahora existen varias limitaciones de carácter operacional que dificultan la posibilidades de dar respuesta humanitaria a las inundaciones", afirma Susan Ngongi, Oficial de Programas de Emergencia de UNICEF, quien explica que las aguas han destruido muchos puentes y caminos.

La funcionaria agrega que en Somalia también existen otros desafíos. "Las zonas más afectadas por las inundaciones ya eran las más vulnerables del país, y en ellas se produjeron recientemente muchos conflictos, de manera que también son inseguras", explica. "Debido a ello, nos encontramos en una situación en la que tratamos de dar respuesta al desastre con muy poco personal sobre el terreno debido a los problemas de seguridad".

Empeora la situación sanitaria

En las regiones inundadas, miles de familias campesinas pobres se ven obligadas a dormir a campo abierto bajo el frío y amenazadas por el paludismo y otras enfermedades contagiosas. La situación es motivo de creciente preocupación por parte de los trabajadores de socorro, que temen un rápido aumento de la mortalidad entre los damnificados.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-1431/Heavens
Como resultado de las inundaciones, las aguas rodean lo que queda de la aldea de Abiabo, orillas del lago Tana, en la región de Amhara, en Etiopía septentrional.

En la región nororiental de Kenya, por ejemplo, el populoso campamento Daadab para personas desplazadas se encuentra prácticamente aislado, y la situación sanitaria de sus habitantes es cada día más grave.

“Con respecto a la situación sanitaria, la mayor preocupación de UNICEF se refiere al peligro de propagación de enfermedades transmitidas por el agua. De esas enfermedades, las más peligrosas son el cólera, la disentería y la diarrea aguda", apunta la Sra. Ngongi.

Las condiciones creadas por las inundaciones con su secuela de pobladores desplazados y letrinas y fuentes de agua potable destruidas, facilita la propagación de las enfermedades transmitidas por el agua. UNICEF y sus aliados colaboran en el suministro de agua potable a los pobladores de las regiones afectadas por las crecidas.

Ayuda a las zonas más apartadas

En Daadab, donde las aguas destruyeron las letrinas desmontables del campamento, UNICEF distribuye tabletas de purificación de agua y paquetes de sales de rehidratación oral para combatir la diarrea, así como botiquines sanitarios de emergencia. El Programa Mundial de Alimentos, mientras tanto, ha enviado por vía aérea suministros de alimentos de emergencia destinados a los pobladores del campamento.
En otras zonas afectadas de Etiopía, Kenya y Somalia se realizan esfuerzos similares.

“En los tres países", informa la Sra. Ngongi, “UNICEF y sus aliados colaboran en la distribución de productos no alimenticios, y especialmente agua y suministros de saneamiento, además de alimentos preparados, como las galletas con alto contenido energético para los niños y niñas. En Etiopía, UNICEF también brinda apoyo a las clínicas móviles en la mayoría de las zonas afectadas por las inundaciones".

A pesar de todas esas actividades, la prestación de ayuda a los niños y niñas y a las familias que se encuentran en las regiones inundadas más distantes e inaccesibles sigue representando un grave desafío logístico. En algunas ocasiones, los únicos medios para llegar esos sitios son los helicópteros y las lanchas. Pero, como aclara la Sra. Ngongi, esa solución "tiene un costo considerable".


 

 

Vídeo (en inglés)

14 de noviembre de 2006:
Susan Ngongi, Oficial de Programas de Emergencia de UNICEF, se refiere a la situación imperante en las regiones de África oriental que han sufrido los efectos de las inundaciones y a las actividades de socorro.

 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda