UNICEF en situaciones de emergencia

Corren peligro las familias y las niñas y niños desplazados en Jaffna

Imagen del UNICEF
© UNOPS Sri Lanka/2006/ Finegan
Varios niños y niñas de Jaffna que han sido trasladados debido a los conflictos en Sri Lanka.

Por Blue Chevigny

NUEVA YORK, Estados Unidos, 20 de septiembre de 2006 –A pesar de que en Sri Lanka rige oficialmente un alto el fuego, el conflicto entre el grupo rebelde Tigres para la Liberación de Tamil Eelam y las fuerzas gubernamentales ha traído aparejado un aumento de la violencia en el Distrito de Jaffna, que se encuentra en el extremo septentrional de ese estado insular. En esa región, son frecuentes los bombardeos y las escaramuzas entre ambas fuerzas.

Debido a esa violencia, unos 60.000 pobladores −la mitad de los cuales son niños y niñas− han sido desplazados y han debido buscar refugio en campamentos. En su mayoría, las personas desplazadas provienen de familias de pescadores, agricultores y jornaleros, quienes han perdido sus medios de subsistencia debido al conflicto.

La mayoría de los trabajadores humanitarios que se encontraban en la región, y que habían acudido a Sri Lanka para colaborar con las labores de reconstrucción tras el tsunami de hace un año y medio, se alejó en agosto debido a la peligrosa situación imperante.

“Se ha interrumpido el suministro de energía eléctrica”, explicó Judith Bruno, jefa de la oficina de UNICEF en Jaffna. “En los últimos días sólo hemos tenido una hora de electricidad por día. En Jaffna no se puede conseguir gasolina y han cesado todas las labores de construcción. Todo está paralizado”.

Graves consecuencias sanitarias

Debido al recrudecimiento de la violencia, que se desató el 11 de agosto, los caminos que conducen a Jaffna están bloqueados, de manera que resulta imposible hacer llegar suministros de emergencia por tierra a ese distrito. Según la Sra. Bruno, se han recibido dos cargamentos de provisiones enviados por el gobierno por vía marítima, que incluyeron unas 5.000 toneladas de alimentos.

“Sin embargo, para poder satisfacer las necesidades de toda la población durante un mes se necesitan más de 10.000 toneladas de alimentos”, agregó la funcionaria. “De mantenerse la actual escasez de alimentos, los niños y niñas y las madres sufrirán graves consecuencias sanitarias. Nos encontramos en vísperas de un problema muy grave”.

La Sra. Bruno explicó que en uno de los campamentos para personas desplazadas conoció a la madre de cinco niñas y niños “que no sabía qué les iba a servir a sus hijos para el desayuno”. En los campamentos, las colas para obtener pan comienzan a formarse a las cinco de la mañana.

Imagen del UNICEF
© UNOPS Sri Lanka/2006/ Finegan
Pobladores del Distrito de Jaffna esperan en fila para recibir los alimentos y suministros que necesitan con urgencia y que les llegan por barco, ya que los caminos de la región están bloqueados.

Para combatir el estrés

Entre quienes sufren las consecuencias más graves del desplazamiento figuran los niños, y niñas, que padecen los efectos de la escasez de agua e instalaciones sanitarias y la carencia de alimentación adecuada y electricidad, además de no poder asistir a la escuela debido a lo peligroso de su situación.

“Es preciso recordar que el año pasado habían sido desplazados por el tsunami”, comentó la Sra. Bruno. “Y ahora son desplazados de nuevo, y muchos de ellos han perdido familiares en el conflicto. Pasará algún tiempo hasta que puedan superar el estrés que les causa todo esto”.

Las labores de UNICEF están orientadas en parte a ayudar a esos niños y niñas a recobrar su bienestar psicosocial, y para ello les alienta a participar en actividades recreativas, artísticas y musicales.

Conjuntos familiares de emergencia

En colaboración con el Gobierno de Sri Lanka y otros aliados, UNICEF también suministra ayuda en otros aspectos.

Por ejemplo, ha suministrado a los campamentos para personas desplazadas que funcionan en Jaffna tanques de agua de plástico de 1.000 litros de capacidad cada uno. UNICEF también ha distribuido conjuntos de materiales de emergencia para las familias. Entre los elementos entregados figuran colchones, sábanas, utensilios de cocina y tabletas de purificación del agua.

“UNICEF exhorta a todas las partes involucradas en el conflicto a que respeten el alto el fuego", dijo la Sra. Bruno. A menos que se escuche su exhortación, los niños y niñas y las familias de Jaffna y otras zonas de Sri Lanka que han sido afectados por el conflicto continuarán sufriendo.


 

 

Audio (en inglés)

20 de septiembre de 2006:
Judith Bruno, jefa de la Oficina de UNICEF en Jaffna, habla para UNICEF Radio acerca de la preocupación por el bienestar de los niños y niñas en este distrito de Sri Lanka que sufren los efectos de un grave conflicto.

AUDIO escuchar

Radio UNICEF

Búsqueda