UNICEF en situaciones de emergencia

Los niños y niñas del Líbano comienzan a recibir socorro, pero siguen en peligro

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Lebanon/Ingram
Una caravana llena de suministros de Naciones Unidas pasa a travéz de las calles destruidas de Bint Jbeil, en el sur del Líbano.

Por Jane O’Brien

NUEVA YORK, 17 de agosto de 2006 – Los suministros de agua y combustible de UNICEF ya han comenzado a llegar a una de las zonas del sur del Líbano más castigadas por la violencia. Se trata de Bint Jbeil, una población que resultó devastada durante el conflicto de un mes de duración entre Israel y Hezbolá. A pesar de la destrucción, las familias desplazadas han comenzado a regresar a la región. Además de confrontar el desafío de reconstruir sus vidas, deben hacer frente a la amenaza de las bombas sin estallar.

Simon Ingram, Oficial de Comunicación de UNICEF, viajó en el convoy que transportó la ayuda. Ingram explicó que algunas zonas de riesgo habían sido acordonadas por el  Servicio de Actividades Relativas a las Minas de Naciones Unidas, pero que el peligro aún acecha entre los escombros de los edificios derrumbados.

“El personal del Servicio de Actividades Relativas a las Minas marcó diversas partes del sur del país donde se encontraron bombas de racimo, proyectiles de artillería y hasta una bomba de 500 kg en medio de una calle, pero los pobladores siguen regresando a esas zonas en números cada vez mayores", comentó.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Gráfico de un anuncio breve de servicio público de televisión que forma parte de una campaña de advertencia a los civiles libaneses acerca de los peligros de las municiones sin estallar, que recibe apoyo de UNICEF.

Peligros para los niños y niñas

UNICEF ha puesto en marcha una campaña de concienciación y educación y distribuye panfletos a los refugiados que regresan de Siria y a las familias desplazadas a otras regiones del Líbano debido a los combates. También se muestran por televisión videos informativos, y las cadenas radiales difunden anuncios y programas especiales. Los niños y niñas corren especial peligro debido a que, por lo general, están menos enterados de los riesgos de las bombas sin estallar, que a menudo se encuentran en los sitios donde ellos juegan.

“Bint Jbeil, donde la destrucción fue enorme, es uno de los sitios más dañados", comentó el Sr. Ingram. “Hay escombros y ruinas por todos lados, y es posible que en esas ruinas se oculten bombas de racimo".

Se calcula que unos 85.000 refugiados han partido de Siria y que más de 200.000 ya han regresado a sus hogares en el Líbano. En algunos sitios, como Bint Jbeil, escasea el agua y no se dispone de servicio eléctrico. UNICEF ha suministrado combustible a dos hospitales en la región, además de miles de litros de agua embotellada.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-1148/Brooks
Un niño mira desde la parte posterior de un camión cargado con las pertenencias de su familia, que junto a miles de refugiados, regresa a su sitio de origen tras el alto el fuego en el Líbano.

Un lento retorno a la normalidad

En otras partes del país la vida retorna lentamente a la normalidad en la medida en que sigue vigente el alto el fuego. Según  Osama Makkawi, Oficial de Programas de Emergencia de UNICEF en Tiro, en esa ciudad han disminuido las congestiones de tránsito debidas al flujo de pobladores que regresaban a sus hogares.

“Tiro y Sidón están volviendo a la normalidad", explicó el Sr. Makkawi. "Las tiendas van abriendo gradualmente y el tráfico de vehículos ha disminuido en comparación con lo que se veía hace algunos días".

A medida que los caminos y rutas sean más accesibles y transitables, UNICEF comenzará a llevar a cabo evaluaciones de la situación en otras regiones que quedaron aisladas debido a los recientes combates. Un equipo de UNICEF llegará a Rmeish el viernes, mientras continúa la distribución de agua en todo el país.


 

 

Vídeo (en inglés)

16 agosto 2006:
El corresponsal de UNICEF, Karim Bin-Humam, nos informa sobre la campaña para advertir a las familias que regresan sobre el peligro de las bombas que no han estallado.

 VIDEO alta | baja

Búsqueda