UNICEF en situaciones de emergencia

Los episodios de violencia más recientes impiden el acceso al Líbano de la mayor parte de la ayuda humanitaria

Imagen del UNICEF
© AP/Nasser
En Masnaa, cruce fronterizo en el Líbano meridional, una familia camina a través de un cráter para llegar a Siria.

Por Sabine Dolan

NUEVA YORK, Estados Unidos, 4 de agosto de 2006 – Los ataques aéreos contra la región septentrional del Líbano han destruido varios caminos que constituían las últimas vías de comunicación de ese país con el mundo exterior y han restringido gravemente el acceso de la ayuda humanitaria.

El cruce fronterizo en la ciudad de Arida, en la costa del Mar Mediterráneo, era el único acceso por tierra al Líbano desde Siria. Ese camino se había usado hasta ahora para transportar suministros de emergencia para miles de niños, niñas y familias que habían sido desplazados por el conflicto en Beirut y la región meridional del Líbano. Se trataba también de la ruta prevista de varios convoyes de suministros que iban a entrar al país en los días próximos.

Los ataques más recientes han causado la destrucción de cuatro puentes en diversos puntos de la ruta, cuya desaparición afecta gravemente la capacidad de respuesta a la crisis por parte de los organismos de socorro.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Lebanon/2006/Debbas
Jad, de 15 meses de edad, recibe la vacuna contra el sarampión en un campamento de desplazados que funciona en el centro de Beirut.

Una campaña de inmunización demorada

En Beirut, mientras tanto, los ataques aéreos han obstaculizado una campaña de inmunización contra el sarampión y de suministro de suplementos de vitamina A. Tres de las cinco organizaciones no gubernamentales que debían participar en la campaña no han podido hacerlo como resultado de los recientes episodios de violencia, que también impiden que muchos civiles lleven a sus hijos a vacunar, por temor a salir de sus casas.

La campaña de inmunización que lleva a cabo el Ministerio de Salud del Líbano con el  apoyo de UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y varias organizaciones no gubernamentales aliadas, está dirigida inicialmente a unos 18.000 niños y niñas desplazados que viven hacinados y en condiciones generalmente antihigiénicas en diversos campamentos en Beirut y zonas vecinas.

Se trata de una campaña de vacunación contra el sarampión de niños y niñas de hasta 15 años de edad. Los menores de cinco años también reciben la vacuna contra la poliomielitis y suplementos de vitamina A para fortalecer su sistema inmunológico.

“Lo que más nos preocupa es el sarampión, porque en el pasado hemos tenido casos de esa enfermedad en el Líbano", comentó el Dr. Nejib Nimah, Oficial Auxiliar de Salud del UNICEF. "Es muy importante que podamos vacunar a todos los niños y niñas, porque cualquiera de ellos que esté infectado puede mudarse a otro campamento o centro y propagar así la enfermedad".

Imagen del UNICEF
© Reuters/Bensemra
Niños y niñas libaneses desplazados reciben ayuda humanitaria de la Cruz Roja en un albergue provisorio instalado en una escuela en la ciudad portuaria de Tiro, en el sur del Líbano.

El costo humano y la destrucción de la infraestructura

Mientras los trabajadores de socorro tratan de prestar servicios a los niños y niñas vulnerables, la precaria situación en materia de combustible que se vive en todo el país constituye una complicación adicional. UNICEF sólo cuenta con reservas de combustible suficientes para realizar operaciones de socorro durante tres días más.

Más de tres semanas después del comienzo de las hostilidades entre Hezbolá e Israel en el Líbano, más de 900.000 habitantes de ese país, lo que equivale a una cuarta parte de su población, han sido desplazados. UNICEF calcula que un 45% de ellos son niños y niñas.
En ese lapso han perdido la vida unas 860 personas, y más de 3.000 han sufrido heridas. En Israel, entretanto, han muerto otras 55 personas y más de 200 han sido heridas.

Aparte de ese costo trágico en vidas de civiles, el conflicto ha provocado daños muy graves a la infraestructura libanesa.

“Por ahora resulta muy difícil evaluar con precisión los daños y la destrucción", afirmó  Paul Sherlock, Asesor Superior para Situaciones de Emergencias de UNICEF, tras regresar de una misión de tres días en la región meridional del Líbano. "Alguna de las aldeas que visitamos durante el día habían sufrido más bombardeos cuando regresamos, de manera que la crisis no ha terminado. Lo que queda en claro es que cuando esto se termine lo que le espera al Líbano es una cantidad enorme trabajo".

Hasta ahora, el llamamiento humanitario de UNICEF para las operaciones de socorro no ha recibido fondos suficientes. Aunque los gobiernos han realizado numerosas promesas de contribuciones, hasta la fecha sólo se ha recibido una quinta parte del total solicitado en el llamamiento.


 

 

Vídeo (en inglés)

4 de agosto de 2006:
Sabine Dolan, corresponsal de UNICEF, informa sobre una campaña de inmunización contra el sarampión que se lleva a cabo en Beirut y que ha sufrido contratiempos debido a la reanudación de los bombardeos.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Vídeo (en inglés)

4 de agosto de 2006:
Paul Sherlock, Asesor Superior para Situaciones de Emergencias de UNICEF, da a conocer sus impresiones tras una misión de tres días en la región meridional del Líbano.

 VÍDEO  alta | baja

Búsqueda