La catástrofe del tsunami: Países en crisis

UNICEF ayuda a reunir al “Bebé 81” con sus padres

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ05-0223/Pietrasik
En un poste de alumbrado frente al Southland College, en el distrito de Galle, un cartel con los retratos de dos niños en edad escolar que se encuentran desaparecidos desde el desastre del tsunami.

KALMUNAI, Sri Lanka, 16 de febrero de 2005 - El niño de Sri Lanka de cuatro meses de edad que sobrevivió milagrosamente al tsunami, y a quien luego se le puso el sobrenombre de “Bebé 81”, se reunió hoy oficialmente con sus padres en un juzgado. Jenita y Murugupillai Jeyarajah recibieron jubilosamente a su hijo, Abilasha, de brazos de un médico, frente a periodistas y curiosos que llenaban la sala del tribunal en esta población de la región oriental de Sri Lanka.

La feliz reunión se produjo dos días después que un juez confirmara, basándose en los resultados de análisis de ADN, que ambos eran los padres de la criatura que las rugientes aguas del tsunami habían arrancado de los brazos de la madre. El niño, que fue hallado en el fango por un aldeano, fue el 81er paciente internado en un hospital de Kalmunai el 26 de diciembre, y de allí el nombre de “Bebé 81”. 

Tras la audiencia, los integrantes de la feliz familia viajaron en un vehículo del UNICEF a un templo hinduista cercano donde oraron en agradecimiento por la recuperación del niño, y ofrendaron 100 cocos al dios Ganesh, a quien se representa con cabeza de elefante.

Horas después, la familia visitó las ruinas de lo que fuera su hogar y el sitio donde las aguas arrastraron al pequeño. Posteriormente, la familia viajó al hogar de una tía de Jenita; una vivienda modesta de cemento de una sola planta donde residen provisionalmente. El niño recibió luego un gran número de visitantes, entre ellos muchos familiares. Abilasha tenía en la frente una marca negra conocida como “muttu”, que protege de los malos espíritus y que le habían pintado las enfermeras del hospital de Kalmunai.

Para los padres, que perdieron su hogar y todas sus pertenencias durante el tsunami, la reunión con el hijo puso fin a un largo período de angustia. Debido a que no tenían manera de probar que “Bebé 81” era su hijo, apelaron a los tribunales. “Las autoridades judiciales solicitaron al UNICEF que ayudara a la familia a hacerse la prueba del ADN. Les suministramos transporte y hospedaje en la capital, y hasta pagamos por los análisis de ADN”, indicó Geoff Keele, Oficial de Comunicación del UNICEF en Sri Lanka.

Los Jeyarajah fueron una de las nueve familias que reclamaron al bebé. Sin embargo, se trató de la única pareja que presentó una demanda judicial. “Para ellos se ha tratado de un proceso doloroso, porque no sólo han sufrido la terrible tragedia del tsunami y la pérdida de su hijo, sino que han sentido la constante en presión de los medios de información”, agregó Keele. 

A medida que las noticias sobre “Bebé 81” ocupaban las primeras planas de los medios de difusión de todo el mundo, la familia sufrió presiones tremendas. El padre amenazó públicamente con cometer suicidio si se le obligaba a hacerse un análisis de ADN, aunque luego se desdijo. “Les asignamos una persona que les brindara orientación, y esa persona los acompañó en el largo viaje que debieron realizar para hacerse la prueba del ADN y durante toda esta dura experiencia”, explicó Keele. 

Desgraciadamente, muchos niños de Sri Lanka no han sido tan afortunados como “Bebé 81”. El UNICEF y la organización aliada Save the Children llevaron a cabo un estudio preliminar en 400 campamentos para desplazados y llegaron a la conclusión de que hay unos 3.000 niños que han perdido por lo menos a uno de sus progenitores, y 1.100 que han perdido a ambos.

“Esos niños y niñas necesitarán muchísimo apoyo”, hizo notar Keele. Las labores del UNICEF también están orientadas a brindar a los niños la atención psicológica que necesiten. El personal de la organización brinda capacitación a docentes y profesionales médicos en materia de actividades “psicosociales” para los niños que van a la escuela. “Para ayudarles a superar el trauma, resulta fundamental llevar a cabo actividades diversas en las que participen los niños y las niñas”, terminó diciendo Keele.


 

 

Audio (en inglés)

16 de febrero de 2005
Geoffrey Keele, Oficial de Comunicaciones del UNICEF, describe la manera en que el UNICEF ayudó a reunir a “Bebé 81” con sus padres.

Enlaces sobre el tsunami

Búsqueda