La catástrofe del tsunami: Países en crisis

Hay menos víctimas en Malasia, pero aún es necesario un importante esfuerzo de reconstrucción

Imagen del UNICEF
© UNICEF Malaysia/2005/Nadchatram
Voluntarios del UNICEF en Malasia embalan agua embotellada, jabón y alimentos para lactantes destinados a los centros de socorro de Kuala Muda y Langkawi.

NUEVA YORK, 24 de enero de 2004 – Cuatro semanas después del peor desastre natural sucedido en Malasia, el esfuerzo de socorro comienza a centrarse en reconstruir vidas y medios de subsistencia.

Cuando el 26 de diciembre un tsunami azotó la región del Océano Índico, en Malasia hubo menos víctimas que en países vecinos como Indonesia o Sri Lanka. Se calcula que 69 malaisios perdieron la vida y 8.000 personas quedaron sin hogar o vieron afectado su medio de subsistencia. La mayor parte de las víctimas eran excursionistas y pescadores deportivos locales.

Malasia se libró de un fuerte impacto del tsunami porque la isla de Sumatra la resguarda del Océano Índico. Además, los socorristas y un sistema de torres de observación advirtieron a los centros turísticos y hoteles de Penang y Langkawi.Poco después de que el tsunami golpeara, el UNICEF distribuyó agua embotellada, alimentos para niños y jabón a cerca de 5.200 supervivientes en tres centros de socorro de los distritos de Kuala Muda y Langkawi.

Un mes después, las personas cuyos hogares fueron destruidos se han trasladado de los campos socorro a alojamientos temporales. Las 12 escuelas afectadas de Kuala Muda y Langkawi han vuelto a abrir. El UNICEF trabaja con el Ministerio de Salud y otras organizaciones para evaluar las necesidades de asesoramiento psicológico de los niños traumatizados por el tsunami.

El gobierno malaisio está permitiendo que el UNICEF utilice su base aérea de Subang, y ha prestado dos aviones Hércules C-130 para ayudar a la distribución de suministros urgentes para Indonesia.


 

 

Enlaces sobre el tsunami

Búsqueda