Honduras

UNICEF facilita el acceso a agua potable y mejora las condiciones de vida en Honduras

TEGUCIGALPA, Honduras, 6 de septiembre de 2012. UNICEF clausuró en el mes de agosto pasado el proyecto Agua y Saneamiento / Supervivencia y Desarrollo Infantil, que durante los últimos cuatro años ha logrado que miles de personas en Honduras tengan acceso a agua y saneamiento seguros.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Honduras/2011/Marcos González
Los alumnos de la escuela José Trinidad Reyes al oeste de Honduras han aprendido a usar el agua y promover buenas prácticas de salud e higiene.

El programa apoyó directamente a 45 municipalidades con escasos recursos para mejorar la gestión y calidad de sus servicios de agua y saneamiento. Además se dotó a casi 200 escuelas con agua e instalaciones sanitarias que beneficiaron a cerca de 17.000 niños y niñas.

En concreto, un total de 210.000 personas disfrutan ahora de su derecho a agua potable gracias a la provisión de bancos de cloro y a sesiones de capacitación que instruyeron a 80.000 personas de 270 comunidades, acerca de la promoción de hábitos adecuados de higiene mediante la metodología “Escuela y casa saludable” (ESCASAL). Esta iniciativa repercutió en un aumento del 61% al 94% del lavado de manos en las comunidades participantes, mientras que el uso y mantenimiento adecuado de las letrinas ascendió del 44% al 78%.

Según Sandra Cruz, integrante de Water for People –organización sin ánimo de lucro y participante en este proyecto-, “los niños van a la escuela y aplican las medidas de higiene, sobre todo el lavado de manos. Ellos salen del baño y ya tienen adquirido ese hábito”.

Destacan asimismo los efectos en la preparación y respuesta a situaciones de emergencia. Se prestó asistencia a cerca de 4.000 personas alojadas temporalmente que recibieron conjuntos de higiene y a unas 47.000 con acceso a agua potable mediante la rehabilitación y mejoramiento de infraestructuras. El proyecto contó con la financiación de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI) por valor de 3,8 millones de dólares.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Honduras/2012/Marcos González
El Especialista en Agua y Saneamiento de UNICEF Honduras, Renato Chavarría, durante la ceremonia de clausura del proyecto conjunto de agua y saneamiento y de supervivencia y desarrollo infantiles, coauspiciado por UNICEF en Honduras. Ahora 210.000 personas disfrutan de su derecho a agua potable gracias a esta iniciativa.

Objetivos cumplidos

La Representante de UNICEF en Honduras, Cristian Munduate, destacó la estrecha relación existente entre el aumento del acceso a agua potable y el descenso en el número de muertes de menores de cinco años. “Esto no es casual sino que está íntimamente ligado, […] esta cooperación con la ACDI ha contribuido en parte a la disminución de enfermedades diarreicas y de muertes entre la niñez de nuestro país”, declaró Munduate.

En la clausura, se dieron a conocer algunos proyectos realizados, como la utilización de biofiltros de arena para la desinfección de agua, actividades de prevención de dengue o la inserción global del enfoque de género.

Además, miembros de algunas de las comunidades beneficiadas compartieron sus experiencias y relataron cómo sus vidas han dado un giro de 180 grados con la llegada de agua y saneamiento. “Los niños no se enferman como antes, que les pegaba la diarrea”, recordó una vecina de la municipalidad de Trojes. “Antes el agua era muy sucia, sobre todo en épocas de lluvia. No podíamos hacer la colada, la ropa ni cambiaba de color, pero ahora que tenemos los filtros, el agua sale clara”.

Derecho universal al agua

Las enfermedades diarreicas, relacionadas con el consumo de agua y alimentos contaminados con bacterias, son una de las dos principales causas de mortalidad infantil. En Honduras, los esfuerzos en el sector de agua y saneamiento han contribuido a reducir la mortalidad infantil desde 142 en la década de 1980 hasta 23 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en el año 2005, según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud de Honduras.

Sin embargo, 1,4 millones de personas sigue sin contar con instalaciones sanitarias y casi un millón no tiene acceso al agua, de los que la mitad son niñas y niños. Por lo que aún queda mucho por hacer.


 

 

Búsqueda