Haití

Con el apoyo de sus aliados UNICEF emprende en Haití una iniciativa para mejorar la salud infantil

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-2643/LeMoyne
A health worker administers a vaccine to a baby, held by his mother, in Rivière Froide, a mountain village on the outskirts of Port-au-Prince.

Por Suzanne Suh

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 22 de mayo de 2012. El Ministerio haitiano de Salud pública y Población ha acelerado los esfuerzos para la vacunación en todo el país, como parte de un paquete más amplio de actividades intensivas para la promoción de la salud infantil. Estas intervenciones cuentan con el apoyo de UNICEF y sus aliados nacionales e internacionales, incluida la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), el Banco Interamericano de Desarrollo y los Centros para la prevención y control de enfermedades de los Estados Unidos.

Las actividades incluyeron una campaña de vacunación en combinación con distribución de suplementos de vitamina A y medicinas antiparasitarias, que comenzó el 21 de abril y cuyo obejtivo son casi dos millones y medio de niños con edades comprendidas entre los 0 y los 9 años.

Desde 2008, los esfuerzos por vacunar contra enfermedades infantiles mortales, incluida la poliomielitis y el sarampión, han llegado hasta el 60% de la población infantil haitiana. Para abordar esta cuestión, las intensas actividades se centraron en las zonas más apartadas en un esfuerzo por llegar hasta los niños más necesitados de vacunas. El objetivo es, en última instancia, alcanzar el 95% de cobertura en todo el país.

Un esfuerzo de la comunidad

En el centro de salud de St. Ann, situado en Camp Perrin, situado en el departamento Sur, una muchedumbre llegó a pesar de la lluvia caída el día anterior, que dejó los caminos casi impracticables. Una iniciativa de movilización social a gran escala –que utilizó los medios de comunicación locales, carteles, pósters, folletos, heraldos en los pueblos y concienciación cara a cara– ha alentado a los progenitores de las comunidades circundantes a llevar a sus hijos.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2011-2059/Dormino
Un niño recibe la vacuna oral contra la poliomielitis en una clínica situada en el vecindario de Canapé Vert en Puerto Príncipe y gestionada por la Fundación por el desarrollo de la familia haitiana, aliada de UNICEF.

Sokaicha, de diez meses de edad, se movía entre los brazos de su madre, que la trajo para vacunarla por primera vez. A Sokaicha se le administró una vacuna para protegerla contra la rubeola, la poliomielitis y el sarampión. Además recibió pastillas antiparasitarias y una dosis de vitamina A.

La vitamina A fomenta la función inmunitaria y previene la ceguera en los niños. Según las estimaciones, la carencia de vitamina A se cobra anualmente la vida de 670.000 niños menores de cinco años en todo el mundo y provoca la ceguera a 350.000 niños de los países en desarrollo todos los años. Las pastillas antihelmínticas brindan un tratamiento eficaz contra una variedad de lombrices parásitas y ayudan a prevenir la desnutrición y la diarrea: las principales causas de mortalidad infantil.

La madre de Sokaicha, Constant Christa (38 años), dijo que sus otros dos hijos ya han sido vacunados. "Cuando oí que llevaban a cabo actividades intensivas, me apresuré al centro de salud porque sé que la inmunización protege a los niños contra la enfermedad", afirmó.

La enfermera en jefe del centro de salud Camp Perrin, Yolène Léonard, dijo que las personas estaban determinadas a recibir la vacunación.

"La lluvia complicó mucho las cosas", expuso Léonard. "Pero la gente hace un gran esfuerzo pese a toda la lluvia. Traen paraguas o cubren a sus hijos con cobijas".

 
Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2011-2059/Dormino
Un trabajador de la salud administra una vacuna contra la poliomielitis a un lactante, que llora sostenido por su madre, en una clínica del vecindario de Canapé Vert en Puerto Príncipe.

Un apoyo para reforzar

Para acceder a las zonas apartadas, los equipos de vacunación también visitaron las escuelas para vacunar a los niños. Algunos equipos caminaron durante horas para llegar a lugares elevados en las montañas o abajo en los valles.

"Caminar nos demora a veces más de dos horas para llegar hasta los puestos de vacunación, pero es nuestro deber proteger a los niños contra estas enfermedades. Más vale prevenir que curar", comentó Dieuseul Pierre, agente de vacunación del departamento de Grande Anse.

UNICEF ha suministrado el 100% de las necesidades de vitamina A para estas actividades intensivas. UNICEF también financió todos los materiales para el programa de movilización social y brindó apoyo logístico para la campaña de vacunación, incluida la supervisión, vacunas, jeringas, cajas frías y cartillas de vacunación.

“El objetivo de UNICEF es ayudar a las madres y las familias a comprender que deben proteger a sus niños. Todos los niños deberían vacunarse", afirmó Françoise Gruloos-Ackermans, Representante de UNICEF en Haití. "Cuando protegemos a la niñez de Haití, protegemos la región. Cuando protegemos la región, protegemos el mundo".


 

 

Búsqueda