Haití

El agua potable trae esperanzas frescas a los vencidarios pobres de Haití

Por Thomas Nybo

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 27 de marzo de 2012. Todo el día, un flujo estable de residentes, jóvenes y mayores, hacen fila para llenar sus baldes con agua potable y asequible en los puestos de agua de Cité l'Éternel, un vecindario de Puerto Príncipe (Haití).

La corresponsal de UNICEF, Concha Grijalba, informa sobre un programa que abastece de agua potable a los barrios más pobres de Puerto Príncipe (Haití).

 

Bejonét Joseph viene aquí varias veces al día. Esta madre soltera de 24 años se mudó aquí hace dos meses porque no había ningún trabajo en su aldea de montaña. Abandonó su bebé al cuidado de su madre para poder venir aquí a encontrar empleo. Joseph envía a casa el dinero que gana para pagar el alimento y la ropa de su hijo.

Ella emplea sus días como criada, limpiando y preparando las comidas para otras familias. Según Joseph, sin el puesto de agua a sólo un paseo de dos minutos del pequeño cuarto que ella comparte con su primo, la supervivencia sería mucho más difícil.

"El puesto de agua me viene bien porque por otra parte yo tendría que viajar lejos para encontrar agua", dijo.

Mejoras sostenibles tras el sismo

El proyecto de agua lo administra GRET, una organización no gubernamental francesa que recibe el apoyo de UNICEF. El proyecto tiene por objetivo 50 de los vecindarios más pobres de Puerto Príncipe, a través de la evaluación y trazado de un mapa de sistemas de abastecimiento de agua y la realización de reparaciones allí donde sea necesario. Hay aproximadamente 300 puestos en estos barrios, que están conectados con las conducciones de agua municipales y su rehabilitación representa un movimiento sostenible y concreto para reducir la dependencia, después de producirse el terremoto, de agua más cara transportada en camiones.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2012/Nybo
Bejonét Joseph es madre soltera y se beneficia de un proyecto que lleva agua limpia y asequible a su vecindario de Puerto Príncipe.

Así es cómo funciona: los residentes pagan menos de dos centavos por casi 20 litros de agua. El dinero recaudado paga la factura de agua de la ciudad, cubre los salarios de personal que dirige los puestos de agua y se utiliza para financiar proyectos de desarrollo a pequeña escala, que van desde campos de deportes a centros médicos.

Beneficios para todos

Homéus Jean Rénel encabeza el comité local de agua de su barrio, la sección norte de Cité l’Eternel.

"Tenemos un campo de fútbol construido por GRET, y además tenemos una cancha de baloncesto", señaló. "El programa también nos dio un nuevo camino que se drena correctamente cuando llueve".

Las mejoras a la comunidad son sobre todo populares entre los niños, que finalmente tienen un lugar seguro para la práctica de deportes y juegos.

En cuanto al agua, ésta beneficia a todos, jóvenes y mayores por igual.

"El programa es muy importante porque se trata del agua, y este, el agua es el símbolo de la vida," prosiguió Rénel. "Antes, no había agua pero una vez que el programa de agua comenzó, hubo aquí una vida mejor ".


 

 

Búsqueda