Haití

UNICEF apoya campañas de movilización comunitaria para detener la propagación del cólera en Haití

El terremoto de Haití: informe después de un año

A un año del terremoto del 12 de enero de 2010, los niños haitianos continúan sufriendo las consecuencias del desastre. A continuación, un artículo de una serie sobre el largo camino que recorre Haití del socorro a la recuperación tras un año.

Por Benjamin Steinlechner

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 6 de enero de 2011. Mientras continúa recuperándose del terremoto de enero de 2010, Haití afrenta ahora una catastrófica epidemia de cólera que ya ha dejado miles de muertos y un número mucho mayor de personas enfermas.

VÍDEO: Pedro Bujalance Andrés, corresponsal de UNICEF, informa sobre las políticas de movilización comunitaria orientadas a crear conciencia acerca de la prevención del cólera en Haití.  Véalo en RealPlayer

 

Ya antes del terremoto, la mayoría de los haitianos carecía de acceso adecuado al agua potable y a las instalaciones sanitarias. Debido a que muchas zonas del país sufren aún los efectos de ese desastre natural, las condiciones de vida se han degradado todavía más y ha aumentado el peligro de contraer el cólera que corren los niños, niñas y madres, quienes constituyen el sector más vulnerable de la población.

Para contener esa enfermedad altamente contagiosa que se transmite por el agua es necesario mejorar las condiciones sanitarias en todo el país y concienciar a la población sobre cómo prevenir la infección. A tal fin, UNICEF difunde mensajes sobre la prevención del cólera a todos los habitantes de Haití.

Una enfermedad que se puede prevenir y tratar

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Varios niños juegan en un canal de desagüe, en un vertedero de desperdicios de Puerto Príncipe (Haití) donde las deficientes condiciones sanitarias han aumentado el riesgo ante el cólera.

En las labores de movilización realizadas en todo el país participan equipos de educadores especialmente capacitados que emplean megáfonos y carteles, y difunden información sobre la prevención en iglesias y programas radiofónicos y por medio de mensajes de texto por telefonía móvil (SMS). El mensaje central es que el cólera es una enfermedad que se puede prevenir y tratar.

Otro componente importante de la movilización comunitaria ha sido la capacitación en las escuelas, basada en la premisa de que los niños y niñas pueden difundir los mensajes sobre la prevención a sus familiares y amigos. Debido a que la mayoría de las 22.000 escuelas de Haití no cuenta con agua potable ni instalaciones sanitarias o de lavado de manos, UNICEF y sus aliados también brindan respaldo a las labores de saneamiento e higiene en las escuelas. Entre ellas figuran la construcción de letrinas e instalaciones para el lavado de las manos con agua y jabón.

Otro elemento fundamental de la respuesta de UNICEF ha sido el suministro a las comunidades afectadas por el cólera de diversos elementos que pueden salvar vidas, como jabón, pastillas de purificación del agua y botiquines de higiene. UNICEF también suministró centenares de tiendas de campañas en las que funcionan centros de tratamiento del cólera en diversos puntos del país.

Medidas de prevención

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Intensa actividad en un mercado invadido por las aguas desbordadas de un canal de desagüe en Puerto Príncipe, la capital de Haití.

UNICEF colabora asimismo con DINEPA, el organismo gubernamental de agua y saneamiento, para ampliar sus actividades a los 10 departamentos de Haití mediante las labores de un grupo temático de agua, saneamiento e higiene en el que participan decenas de organizaciones humanitarias.

Con el fin de prevenir la propagación del cólera en los campamentos de desplazados y las comunidades pobres, los integrantes de ese grupo brindan apoyo a la cloración de toda el agua destinada a la población, como la que se distribuye por camiones cisternas o tuberías, o la que se vende al público.

Los expertos en cuestiones de salud vaticinan que el cólera tendrá carácter endémico en Haití durante varios años. La manera más eficaz y sostenible de impedir su propagación consiste en adoptar medidas de prevención. Sin embargo, aún cuando se pueda controlar esa enfermedad, los problemas de saneamiento e higiene que afronta Haití continuarán requiriendo intervenciones y apoyo durante un tiempo prolongado.


 

 

Búsqueda