Haití

Se amplía la respuesta a la epidemia de cólera en Haití, que ahora hace hincapié en las comunidades a nivel local

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2010
El Dr. Lesly Andreey, director médico del hospital Saint-Michel, en la región haitiana de Artibonite, habla con un grupo de estudiantes sobre la prevención del cólera.

Por Benjamin Steinlechner

SAINT-MICHEL, Haití, 1 de noviembre de 2010 – Tras recorrer durante tres horas un camino empinado y accidentado, los dos vehículos cargados de sales de rehidratación oral, suero intravenoso y otros suministros médicos llegan a Saint-Michel, una pequeña región agrícola localizada a 300 km. al norte de Saint-Marc, el epicentro del brote de cólera en Haití.

A primera vista, nada parece indicar que esta pequeña comunidad ubicada en las alturas de las montañas de Artibonite se esté preparando para combatir el cólera. Sin embargo, el Dr. Lesly Andreey, Director Médico del Hospital Saint-Michel, sabe muy bien el peligro que esa enfermedad representa para esta pequeña nación caribeña.

“El jueves pasado se produjo el primer caso de cólera en esta región”, comenta el Dr. Andreey, “y desde entonces han muerto 17 personas. Desde esa fecha, también ha habido un incesante flujo de pacientes que acuden al hospital para recibir tratamiento”.

Una respuesta integral

Hasta el viernes pasado, el Ministerio de Salud había informado que desde que se produjo el brote inicial, hace dos semanas, más de 4.700 personas afectadas por el cólera habían sido internadas en centros de salud y que la enfermedad había causado 330 muertes. Las estadísticas sobre la región de Artibonite con que cuenta el Gobierno sugieren que los niños y niñas menores de cinco años representan una quinta parte de los casos de cólera registrados hasta la fecha.

La respuesta al cólera no puede limitarse a la distribución de suministros médicos, sino que requiere la realización de campañas de educación y comunicación, además de movilización social, para garantizar que la población cuente con la información necesaria para su protección.

“Hasta ahora, la respuesta se había dirigido principalmente a la parte meridional de la región de Artibonite, porque es la más afectada”, explica Mehoundo Faton, Director de Salud maternoinfantil de UNICEF, que participa en una evaluación de la capacidad de los centros de salud locales. “Pero ahora debemos prestar atención a los preparativos que deben realizar los habitantes de las zonas vecinas, ya que la epidemia se está propagando rápidamente”.

Fomento de la higiene

En Puerto Príncipe, UNICEF ha participado activamente en las labores de información a la población sobre la prevención del cólera, el saneamiento y la respuesta médica. UNICEF ha llevado a cabo sesiones de fomento de la higiene en las que participaron miles de niños alojados en más de 60 campamentos de desplazados de la capital haitiana. En esas sesiones, los niños y niñas aprenden que las enfermedades transmitidas por el agua se pueden evitar mediante prácticas higiénicas adecuadas.

En la ciudad de Gonaïves, el personal de UNICEF que coordina las labores en el terreno se reunió con sus aliados de otros organismos de protección de la infancia para organizar un cursillo práctico de capacitación sobre prevención del cólera. En el cursillo práctico, que fue dirigido por la ONG Save the Children, participaron integrantes del personal de diversos hospitales y clínicas de la zona.

Claudette Batiany  vive en Saint-Michel y afirma que a pesar de todos esos esfuerzos, ella y sus vecinos se sienten impotentes ante la situación.
“Estoy muy asustada y triste”, dice la mujer. “Yo soy maestra, pero no puedo ir a trabajar. Mis vecinos tienen cólera. Esto es terrible. Estoy muy preocupada por mi familia... y nadie sabe qué es lo que está sucediendo”.

Informar a la población

El Dr. Andreey afirma que para evitar una mayor deterioro de la situación se está difundiendo información en las comunidades. A tal fin, 85 agentes de la salud comunitarios recorren la zona explicando a los habitantes cómo protegerse del cólera.

“Esta tarde voy a hablar de prevención ante un grupo de estudiantes que se han ofrecido como voluntarios para ayudar a informar y concienciar a la población acerca de la enfermedad”, apunta el Dr. Andreey. Y agrega que es importante que las familias sepan que pueden protegerse consumiendo solamente agua pura, esterilizada o hervida, y lavándose las manos antes de tocar cualquier alimento y después de ir al baño.

Michel Wisnel, un estudiante de 20 años de edad que asiste a la presentación del Dr. Andreey afirma que el sólo consume agua purificada o hervida y que tiene mucho cuidado a la hora de escoger alimentos.

“Ya no estoy asustado porque he buscado información sobre cómo evitar la infección con el cólera”, explica. “Lo que quiero aprender hoy es a compartir lo que ya sé con otras personas”.


 

 

Búsqueda