Haití

UNICEF distribuye mile de mosquiteros para combatir el paludismo

Por M.P. Nunan

LEOGANE, Haití, 28 de octubre de 2010 – Richemond Casseus camina por un pueblo pequeño, típico como el centenar de aldeas a lo largo de la costa haitiana. Y no le gusta lo que ve.

© UNICEF Video
VÍDEO (en inglés): M.P. Nunan, de UNICEF, informa sobre la distribución de mosquiteros a las familias haitianas para combatir el paludismo.

 

“Por lo general, una casita como ésta está forrada con hojas de palma, pero no aguantaron”, dice mientras indica los huecos en medio cada listón en la pared de la casa techada con paja.

“Es importante que la familia que vive aquí tenga mosquiteros”.

Caldo de cultivo para los mosquitos

Casseus es un oficial superior de enlace con Malteser International, organización aliada de UNICEF que distribuye unos 400.000 mosquiteros que UNICEF entrega a aproximadamente 200.000 familias haitianas.

Más adelante en el camino Casseus señala un árbol de mango. Cuando la fruta queda abandonada y se pudre en el suelo tenemos caldo de cultivo para mosquitos, explica Casseus.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Unas familias esperan en fila para recibir los mosquiteros en Leogane, Haití.

Además está el barro, un signo de que el ganado vive demasiado cerca de la aldea.

“Es fácil que los mosquitos pongan sus huevos aquí y atacarían a la personas que duermen en una casa cercana. Los animales debería estar más alejados de la casa”, explica.

Casos de paludismo no registrados

Casseus acaba de llegar tras distribuir mosquiteros a las aproximadamente 650 personas de un puñado de pueblos a las afueras de Leogane. Las personas pasarón horas haciendo fila al sol para obtener los mosquiteros que fueron distribuidos en baldes de agua vacíos, junto con pastillas de purificación de agua.

Por 250 gourdes haitianos –equivalentse a 7 dólares estadounidenses– los mosquiteros están económicamente fuera del alcance para la mayoría de estos aldeanos.

Los casos de paludismo no quedan registrados en Haití, donde la tasa de prevalencia alcanza un rango entre el 5% y el 7%. Esa cifra no encaja en cambio con la estimación de UNICEF de entre el 70% y el 80% de las personas que vive en zonas costeras de poca altitud que están en peligro de contraer la enfermedad.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Los mosquiteros distribuidos por UNICEF en Leogane, Haití.

Lo que es más, UNICEF cree que sólo el 5% de niños menores de cinco años que contraen la enfermedad recibe tratamiento para ello.

Una nueva amenaza

Por esta razón, la campaña de distribución de UNICEF apunta a familias con niños menores de cinco años y mujeres embarazadas. Los mosquiteros también están rociados con insecticida para garantizar la protección.

De todos modos, el paludismo no es el único que sigue sin denunciarse. No hay ningunas estadísticas fiables para los casos de fiebre por dengue, según comenta Françoise Gruloos-Ackerman, Director de país de UNICEF.

En cuanto a la República Dominicana, Gruloos-Ackerman dijo que  “estamos en una isla y en el país vecino tienen dengue. Si tenemos en cuenta que los mosquitos no se detienen en la frontera ni en la oficina de inmigración también tenemos dengue aquí, en este país, pero no disponemos de cifras”.

Antes de la distribución realizada por UNICEF, se registró que sólo el 6% de las familias haitianas de las zonas afectadas usaba mosquiteros.


 

 

Búsqueda