Haití

La juventud lista para participar en la recuperación de Haití tras el terremoto

Por M.P. Nunan

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 14 de septiembre de 2010 - Acudieron para hacer oír sus voces.

VÍDEO (en inglés): M.P. Nunan, de UNICEF, informa en un foro para la participación juvenil en Puerto Príncipe, Haití.

 

Las voces de los 50 jóvenes que tomaron parte en el “Movimiento para la participación de los niños y jóvenes en un programa transformador para la infancia”, que organizó recientemente UNICEF en Puerto Príncipe, la capital haitiana, se escucharon con una intensidad desconocida hasta ahora. En ese foro, los jóvenes expresaron sus opiniones sobre cuestiones sociales, económicas y ecológicas, así como sobre el papel que desempeñarán ellos y sus compañeros en el futuro de Haití.

El Movimiento para la participación consistirá en una serie de debates, foros y conferencias en los que los jóvenes haitianos darán a conocer sus esperanzas y exigencias durante las semanas previas a las elecciones presidenciales de noviembre.

Época de elecciones

Muchos de los jóvenes participantes destacaron que debido a que Haití se encuentra en plena época preelectoral, es necesario que los dirigentes regionales y nacionales escuchen lo que tienen que decir los niños, niñas y jóvenes y lo tengan en cuenta a la hora de tomar decisiones.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HTIA2010-00405/Ramoneda
Chrisline, que tiene 17 años, asiste a clases de costura en el centro Lakou para niños y jóvenes que viven en las calles de Puerto Príncipe, Haití. Recientemente se celebró en la ciudad un foro sobre participación juvenil en el futuro de Haití.

“Nuestros dirigentes deben estar al tanto de las condiciones en que viven los niños y niñas haitianos, de manera que sus programas políticos contemplen la prestación de la ayuda que necesitan”, señaló Luxon Julien, uno de los jóvenes participantes durante un acto del Movimiento para la participación.
 
“Estamos decididos a impedir la sobreexplotación de los recursos minerales, la deforestación y la erosión de los suelos”, añadió Marie Moise Louissaint, otra de las jóvenes participantes. “Llegó la hora de poner fin a la contaminación y a la ignorancia”.

Francoise Gruloos-Ackerman, Representante de UNICEF en Haití, dijo que la organización sintió la necesidad de realizar el foro debido a que casi la mitad de la población del país es menor de 18 años, lo que significa que en Haití hay 4,3 millones de niños, niñas y adolescentes.

“Hay 19 candidatos a la presidencia, y también hay una comisión gubernamental dedicada a la reconstrucción de Haití”, agregó Gruloos-Ackerman, en referencia a la recuperación de los daños causados por el violento terremoto del 12 de enero. “Nos pareció que podíamos ayudar al Gobierno y a nuestros aliados si reuníamos a los adolescentes y los jóvenes para que hicieran oír sus voces y participaran en la reconstrucción de su país”.
 
Nuevas prioridades

Una de las consecuencias del sismo de enero fue que despertó en muchos jóvenes haitianos una profunda conciencia política. Debido a ese interés juvenil, las necesidades de Haití han adquirido una perspectiva totalmente nueva.

Hanly Calizaire, una integrante de los Boy Scouts de 17 años de edad, fue otro de los jóvenes que hablaron durante la ceremonia inaugural. Hanly dijo que tras el desastre natural había meditado sobre la situación de otras personas de su generación, muchas de los cuales habían sufrido los efectos del terremoto, y que lo que había visto no le había gustado.
 
Hanly añadió que los jóvenes haitianos han sido excluidos durante mucho tiempo de los procesos de toma de decisiones sobre los temas que les afectan. “Los jóvenes decimos ‘¡Basta!’. Esto no puede continuar así. Esto debe cambiar”.
 
A continuación, el joven presentó una lista de sugerencias al Gobierno sobre cómo generar más empleos. Entre ellas figuraron la concesión de microcrédito a las pequeñas empresas y medidas destinadas a facilitar la obtención de empleos con la ayuda de las oficinas de búsqueda de trabajo.

Listos para pasar a la acción

Gruloos-Ackerman comentó que los jóvenes habían demostrado un entusiasmo “asombroso”. Añadió que le habían llamado la atención las palabras de un joven participante que dijo algo que el personal de UNICEF ya había escuchado de boca de otros jóvenes: “Ustedes dicen que los niños son el futuro, pero nosotros somos el presente. Y por eso debemos colaborar con ustedes ahora, hoy mismo”.
 
“Los jóvenes quedaron muy complacidos con el foro”, añadió la Representante de UNICEF, “aunque también un poco frustrados, porque sólo pasaron dos o tres horas juntos y les habría gustado compartir y hacer mucho más”.
 
Evans Lescouflair, Ministro de Juventud, Deportes y Acción Cívica de Haití, que también asistió a la reunión, dijo que los jóvenes de su país eran dignos de encomio por la generosidad de espíritu que habían demostrado. Recordó que durante el terremoto de enero de 2010, así como en situaciones de desastre previas, como los huracanes que se abaten periódicamente sobre Haití, los jóvenes prestaron gran ayuda a los damnificados.
 
Sin embargo, Lescouflair añadió que la situación del sector más joven de la población de Haití continúa siendo precaria.
 
“Aunque ustedes representan la parte más generosa del pueblo haitiano, también constituyen el segmento más vulnerable de nuestra población”, comentó el Ministro ante los participantes del foro. “Ustedes afrontan problemas económicos, dificultades para lograr capacitación profesional, altas tasas de desempleo y obstáculos para obtener servicios sociales básicos... De manera que les pido que tengan presentes sus responsabilidades cívicas”.
 
A lo largo y a lo ancho de Haití, muchos jóvenes están listos para pasar a la acción. “Haití volverá a ser ‘la Perla de las Antillas’, si a los jóvenes nos dan oportunidades”, concluyó Hanly.


 

 

Búsqueda