Haití

Diario de campo: Las escuelas en tiendas de campaña brindan refugio a los niños y niñas haitianos afectados por el terremoto

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/Valcárcel/2010
Esta escuela está instalada en una tienda de campaña de UNICEF desde febrero en un asentamiento para desplazados del distrito de Carrefour, en la zona suroccidental de Puerto Príncipe, la capital de Haití. UNICEF colabora con el Gobierno para que los niños y niñas haitianos puedan regresar a clases lo más pronto posible, para sus vidas vuelvan a la normalidad que necesitan.

By Diana Valcárcel

El siguiente diario sobre el terreno fue elaborado por Diana Valcárcel, Especialista de Comunicación de UNICEF, que trabaja en Haití.

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 15 de marzo de 2010 - En diversos puntos de la devastada capital de Haití y sus alrededores se están instalando escuelas en tiendas de campaña para los niños y niñas afectados por el terremoto del 12 enero. La iniciativa cuenta con el respaldo de UNICEF.

Vea el VÍDEO

Recientemente visité una de esas escuelas provisionales. El establecimiento se encuentra en un centro de deportes del distrito de Carrefour, en la zona suroccidental de Puerto Príncipe, transformado ahora en un campamento de desplazados. La escuela, que funciona en una tienda de campaña, es uno de los sitios más alegres que visité desde que llegué a Haití.

Un problema muy antiguo
La experiencia de UNICEF demuestra lo importante que resulta que los niños y niñas regresen a clases a la mayor brevedad posible después de las situaciones de emergencia, para que recuperen cierta normalidad en sus vidas.

En Haití, la pobreza y las deficiencias de infraestructura traían aparejada una baja tasa de matriculación escolar aún antes del terremoto del 12 enero. El seísmo sólo exacerbó un problema muy antiguo.

Según cálculos del Ministerio de Educación de Haití, un 80% de las escuelas localizadas al oeste de Puerto Príncipe resultaron destruidas o sufrieron graves daños debido al terremoto, y en la zona suroriental la proporción de escuelas destruidas fue del 35% al 40%. Esto significa que unos 5.000 centros de enseñanza resultaron destruidos y que 2,9 millones de niños y niñas no disfrutan del derecho a la educación.

Inmediatamente después del terremoto se instituyó un Grupo integrado de educación bajo la dirección conjunta de UNICEF y Save the Children con el objetivo de brindar apoyo al Gobierno para lograr el retorno de los niños haitianos a clases.

Mantener las esperanzas

La escuela provisional de UNICEF de Carrefour comenzó a funcionar el 22 de febrero y consiste en dos grandes tiendas de campaña. En una estudian niños y niñas de 7 a 12 años de edad y en la otra los alumnos y alumnas de 12 a 17 años.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/Valcárcel/2010
Un alumno de la escuela en una tienda de campaña del distrito de Carrefour aún permanece vendado debido a las lesiones que sufrió en el terremoto del 12 enero.

La escuela, diseñada inicialmente para los niños, niñas y adolescentes de los campamentos de desplazados, también recibe alumnos de las zonas vecinas, algunos de los cuales nunca habían asistido a clases.

Las lecciones están a cargo de maestros de la Cruz Roja de Haití. Chantal Duphrézin, docente del grupo de niños y niñas de menor edad, mencionó que la escuela acababa de recibir los nuevos pupitres y asientos suministrados por UNICEF.

“Estamos seguros de que Haití cambiará para bien”, dijo Duphrézin. “Debemos mantener las esperanzas. El cambio ocurrirá gracias a nuestros esfuerzos. Llegará el día en que no habrá más escombros en las calles. Eso es lo que queremos”.

Aprender con el juego
Duphrézin nos dijo que su equipo docente aplica un plan de estudios que combina los métodos de educación tradicionales con el entretenimiento, de manera que los alumnos aprendan mientras juegan. Mediante esa técnica psicosocial se facilita el proceso de reintegración de los niños en la escuela tras una situación de emergencia.

En varias escuelas instaladas en tiendas de campaña pude observar la aplicación de esa técnica. Vi grupos de alumnos y alumnas que bajo la dirección de sus maestros cantaban canciones que contenían lecciones escolares. Era evidente que los estudiantes se estaban divirtiendo mucho mientras aprendían.

En una escuela me acerqué a una niña de 12 años llamada Matsaika, que pintaba en silencio en su pupitre. La niña vive en el campamento de desplazados de Carrefour. “Cuando crezca”, me dijo, “quiero ser enfermera para curar a los demás”. Y agregó: “En esta escuela soy muy feliz”.


 

 

Vídeo (en inglés)

26 de febrero de 2010: La corresponsal de UNICEF, Nina Martinek, informa sobre las escuelas en tiendas de campañas en Haití. Este vidéo fue editada y producida por Nora Nonet.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda