Haití

Recuperar la infancia en Haití

Protección de la infancia en la zona del terremoto

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-0190/Noorani
Una niña observa al exterior a través de las lonas de la tienda de campaña donde vive en el campamento de Nan Charles en Puerto Príncipe, la capital de Haití. Alrededor de 9.500 personas desplazadas por el terremoto viven en este asentamiento temporal.

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 16 de febrero de 2010 – Alrededor de 1.260 millones de niños y niñas –de los cuales aproximadamente 700.000 están en edad escolar– han sufrido directamente los efectos del terremoto de Haití. Necesitan urgentemente apoyo y asistencia para reconstruir sus vidas.

Vea el VÍDEO

Ante esta realidad, lo último que la Jefa de Protección de la Infancia de UNICEF Susan Bissell esperaba oír en una reciente misión a la zona del terremoto fue la risa de un niño. Pero fueron risas lo que la Sra. Bissell escuchó a medida que se acercaba a un centro de atención temporal para niños y niñas separados de sus familias por el terremoto, que UNICEF y sus asociados han establecido en la capital de Haití, Puerto Príncipe.

Normalidad después de la catástrofe
“Los niños y niñas estaba jugando en el patio del complejo", dijo la Sra. Bissell, que viajó a Haití del 31 de enero al 4 de febrero.

En medio del intenso calor del mediodía, "los niños jugaban con una pelota de plástico roja. Algunas niñas jugaban a un juego divertido con una cuerda. Se escuchaba la risa... de niños y niñas que jugaban juntos", añadió.

Ubicado detrás de una valla bien custodiada para proteger a los niños, el centro sirve de refugio temporal para sobrevivientes del terremoto de 7 a 15 años de edad. Consiste de tres amplias tiendas de campaña y una estructura cerrada, y el personal está compuesto por profesionales capacitados para satisfacer las necesidades de los niños y niñas que sufren trastornos como consecuencia del terremoto.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-0194/Noorani
Un bebé duerme a la entrada de una tienda de campaña en el campamento de Nan Charles para los supervivientes desplazados por el terremoto en Puerto Príncipe, Haití.

Tareas para reunir a las familias
Aunque los niños del centro parecen estar bien y reciben una atención adecuada, el problema ahora es localizar a todos aquellos que todavía deambulan solos por las calles y están viviendo en comunidades temporales.

“Hay todavía muchos niños y niñas no acompañados que se encuentran en compañía de otros niños y adultos, y que por tanto son vulnerables", dijo la Sra. Bissell. UNICEF y sus aliados están trabajando para establecer la identidad de estos niños y niñas y enviarlos al centro de atención temporal, donde podrán estar a salvo de la explotación, el abuso y la trata mientras se hacen todos los esfuerzos posibles para reunirlos con los miembros supervivientes de sus familias.

“Tenemos especialistas sobre el terreno que saben cómo localizar a las familias y reunir a familiares separados", dijo la Sra. Bissell, y señaló que ya se han comenzado a producir reuniones de este tipo.

La funcionaria de UNICEF describió a una niña pequeña en el centro temporal que está esperando ansiosamente para reunirse con sus progenitores. "Está segura de que sus progenitores están vivos, pero debido a los trastornos emocionales que ha sufrido, ha olvidado su dirección", dijo la Sra. Bissell. UNICEF y sus asociados han ido varias veces a lugar donde la niña cree que vive, y la búsqueda de su familia continúa.

Directrices para la atención alternativa
Aunque el centro de atención temporal proporciona apoyo físico y emocional –que resulta vital para el bienestar de los niños y niñas separados de sus progenitores en situaciones de emergencia como el terremoto de Haití– es, por naturaleza, una medida provisional. UNICEF colabora en la actualidad con el organismo de bienestar social de Haití para establecer un servicio de atención alternativa para los niños y niñas vulnerables.

En el país hay una serie de centros de atención residencial, la mayoría de los cuales están gestionados de manera privada o por organizaciones religiosas. Sin embargo, estas instalaciones siguen careciendo de cualquier tipo de regulación. Ante la falta de normas, la atención puede ser deficiente.

La Sra. Bissell sugirió que ahora sería un buen momento para que Haití ponga en práctica las directrices de atención alternativa aprobadas por las Naciones Unidas en noviembre de 2009 en relación con el 20º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño. Las directrices tienen por objetivo garantizar que no se ubique a los niños y niñas en centros de atención alternativa si no es necesario y, cuando se proporcione atención fuera del hogar, se tengan en cuenta los derechos, las necesidades y el interés superior de los niños y niñas.

Entretanto, en el centro de atención temporal de Puerto Príncipe, docenas de niños y niñas juegan, comen, duermen y reciben la orientación psicosocial que necesitan. También hay un aula provisional con bancos para reanudar su educación, un proceso que puede proporcionar a los niños y niñas un sentimiento de seguridad y normalidad en tiempos de crisis.


 

 

Vídeo (en inglés)

12 de febrero de 2010: La Jefa de Protección de la Infancia de UNICEF Susan Bissell analiza las prioridades para mantener seguros a los niños y niñas después del terremoto de Haití.
  VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda