Haití

UNICEF y sus aliados fomentan la alimentación de los lactantes y niños de corta edad en Haití

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-0128/LeMoyne
Amanece en Puerto Príncipe, Haití, y un bebé comienza a despertarse tras haber pasado la noche al aire libre, al igual que muchos otros niños y niñas desplazados por el terremoto del 12 de enero.

Por Roshan Khadivi

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 10 de febrero de 2010 – En tiempos normales, febrero es el mes en que se debería estar celebrando el Carnaval en muchos puntos de la capital haitiana, incluso en Champs de Mars, un parque ubicado en el centro de la ciudad.

Pero este año, debido al terremoto del 12 enero, el parque se ha convertido en refugio de por lo menos 15.000 personas desplazadas. Entre ellas, muchos de los sobrevivientes más jóvenes del desastre natural, y hasta de algunos que nacieron después del temblor.

En apoyo al Gobierno de Haití, y en colaboración con la Dirección Nacional de Agua y Saneamiento y con Action Contre la Faim, una ONG aliada, UNICEF suministra agua potable al campamento de desplazados de Champs de Mars. UNICEF también ha respaldado la erección en el parque de una tienda de campaña “acogedora para los niños”, en la que se brindan diversos servicios a los niños y niñas más jóvenes y vulnerables.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-0130/LeMoyne
Poco después de despertarse, una madre acaricia a su hija en un campamento de desplazados de Puerto Príncipe, la capital de Haití, donde UNICEF y sus aliados fomentan la alimentación adecuada de los lactantes y niños de corta edad afectados por el reciente terremoto.

Sigan amamantando a sus hijos

En esa tienda de campaña se prestan servicios integrados de alimentación y apoyo psicosocial a las madres desplazadas y a sus hijos lactantes. Cuatro enfermeras y una trabajadora social haitianas invitan a las mujeres embarazadas y madres lactantes del asentamiento a visitar la instalación, donde pueden descansar, recibir agua potable y orientación y amamantar en paz y en privado a sus hijos.

Al respecto, el Ministerio de Salud de Haití dio a conocer recientemente una advertencia acerca de ciertos rumores que indican que las mujeres que han sufrido experiencias traumáticas o estresantes no deberían amamantar a sus hijos e hijas.

“Quiero que este mensaje llegue a todas las madres de niños y niñas de corta edad de Haití”, afirmó el Dr. Alex Larsen, Ministro de Salud de Haití. “¡Por favor, sigan amamantando a sus hijos, porque así quizá les estén salvando la vida! Y a las personas que nos quieren ayudar desde el exterior, les agradecemos mucho su bondad, pero les pedimos que comprendan que no necesitamos que nos envíen sucedáneos de la leche materna en polvo”.

“El objetivo prioritario”, añadió Mija Ververs, Especialista en Nutrición de UNICEF, “consiste en proteger, fomentar y apoyar las prácticas más adecuadas de alimentación, especialmente el amamantamiento de todos los niños y niñas menores de un año”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-0177/Noorani
Un niño transporta una caja de suministros de UNICEF desde el camión en que acaban de llegar al centro Lakay Don Bosco de Puerto Príncipe, Haití.

Orientación y suministros

 En el marco de la respuesta coordinada ante la crisis de Haití, UNICEF es el organismo responsable de la gestión del grupo de trabajo sobre la alimentación, que se encarga de brindar orientación sobre la nutrición de los lactantes, el suministro de suplementos de vitamina A, el tratamiento de la desnutrición aguda y la prevención y el tratamiento de la deshidratación debida a las enfermedades diarreicas.

Además de esas actividades que se llevan a cabo en Puerto Príncipe, también se está organizando un grupo de coordinación de las labores de alimentación en Jacmel, una ciudad portuaria de la región meridional de Haití, y se planifica la organización de un grupo similar en la ciudad de Leogane.

Entre tanto, UNICEF y sus aliados continúan distribuyendo suministros para la prevención y el tratamiento de la desnutrición. Entre los artículos y elementos que reciben los afectados figuran raciones de Plumpy’nut, un alimento terapéutico listo para el consumo; implementos y utensilios de cocina; conjuntos de elementos básicos de agua para la familia; equipos de evaluación del estado nutricional; y diversos medicamentos.

Las madres desplazadas y sus hijos también reciben elementos para combatir la diarrea, como tabletas de zinc, así como información sobre los sucedáneos adecuados de la leche materna. Además, se distribuyen conjuntos de materiales para el desarrollo en la primera infancia, destinados a los niños y niñas menores de seis años. El conjunto no sólo contiene materiales de educación y herramientas de aprendizaje adecuadas para los niños de esa edad, sino también recipientes de agua y jabón para fomentar las prácticas de higiene adecuadas.


 

 

Búsqueda